Enlaces accesibilidad

Crisis política en Italia

Paolo Gentiloni jura como primer ministro de Italia y presenta un Gobierno continuista

  • El Ejecutivo "continuará la labor de innovación desarrollada por Renzi", afirma
  • Apenas introduce un puñado de caras nuevas y crea dos ministerios más
  • Pier Paolo Paodan seguirá en la cartera de Finanzas, clave en la crisis bancaria

Por
Gentiloni releva a Renzi como primer ministro de Italia

En apenas dos semanas, Italia ha completado el cambio de poderes: el nuevo primer ministro, Paolo Gentiloni, ha jurado el cargo este martes en el palacio del Quirinale, sede de la Jefatura del Estado, y ha presentado su gabinete, un Gobierno continuista en el que apenas hay cambios respecto al del dimisionario Matteo Renzi, que le ha cedido el mando del Consejo de Ministros poco después.

El Gobierno continuará la labor de innovación desarrollada hasta la fecha por Renzi

La rapidez en el relevo demuestra que se trata, como critica la oposición, de una prologación del mandato de Renzi, un extremo que Gentiloni no ha escondido cuando se ha dirigido a la prensa tras la reunión que ha mantenido con el presidente de la República, Sergio Mattarella, al declarar que su Ejecutivo "continuará la labor de innovación desarrollada hasta la fecha por Renzi".

Gentiloni ha trasladado a Mattarella los resultados de la ronda de consultas que ha llevado a cabo con los distintos grupos parlamentarios durante la tarde del domingo y la mañana del lunes, que le han permitido certificar que cuenta con mayoría suficiente en el Parlamento.

Así, tanto el nuevo primer ministro como su gabinete se someterán esta misma semana a la investidura de las dos cámaras parlamentarias: el martes en la Cámara de los Diputados y el miércoles en el Senado. Todo, según ha señalado Gentiloni, para que Italia pueda estar representada en el último Consejo Europeo del año, que se celebra a partir de este jueves en Bruselas.

Para este trámite, el nuevo primer ministro hereda la mayoría con la que Renzi gobernó durante más de mil días, una coalición compuesta por su formación de centroizquierda, el Partido Demócrata, y otros pequeños partidos, como el Nuevo Centroderecha. No contará, por el contrario, con el apoyo de Forza Italia, el partido del ex primer ministro Silvio Berlusconi, y tampoco con la xenófoba Liga Norte ni con el Movimiento Cinco Estrellas, de Beppe Grillo.

Gentiloni, un continuista fiel a Renzi encargado de Exteriores

Cambios en Interior, Educación y Exteriores

El Gobierno recién nombrado, que también ha jurado su cargo este mismo lunes, está compuesto por 18 ministerios, dos más que el anterior, con cinco de ellos dirigidos por mujeres y 13 por hombres. Apenas introduce un puñado de caras nuevas en el gabinete, de forma que la mayoría de ministros repiten en sus cargos respecto al de Matteo Renzi, que renunció a su cargo la semana pasada tras la derrota en referéndum de su propuesta de reforma constitucional.

Así, el conservador Angelino Alfano se hace cargo de Exteriores, la cartera que ocupaba hasta ahora el propio Gentiloni, y deje Interior, que pasa a manos del izquierdista Marco Minniti. La vicepresidenta del Senado Valeria Fedeli sustituye al frente de Educación a Stefania Giannini, mientras que el Ministerio para las Relaciones con el Parlamento queda a cargo de Anna Finocchiaro, relevando así a Maria Elena Boschi, ministra clave de Renzi y que en el gabinete de Gentiloni será subsecretaria de la presidencia.

Además, Gentiloni ha creado dos nuevos ministerios: uno de Deporte, que estará dirigido por Luca Lotti, y otro de Cohesión Territorial y del Sur, encargado a Claudo De Vincenti. Este último obedece, según el nuevo primer ministro, a que "el país no puede ignorar las formas de malestar, especialmente en las zonas más débiles de la clase media, sobre todo en el sur, donde el desempleo es una emergencia más dramática que en otros puntos".

El nuevo primer ministro, además, ha confirmado a Pier Paolo Padoan como responsable del Ministerio de Finanzas, un cargo clave para capear la crisis financiera que atraviesa la banca italiana y, en concreto, el banco Monte dei Paschi.

Tras la jura de los nuevos ministros y después del tradicional traspaso de poderes entre Renzi y Gentiloni -ya en el palacio Chigi, sede de la presidencia-, el nuevo primer ministro italiano ha presidido su primer Consejo de Ministros, que tan solo ha durado un cuarto de hora.

Noticias

anterior siguiente