Enlaces accesibilidad

Claves del referéndum en Italia

Los italianos votan la promesa de estabilidad que les ofrece la reforma constitucional de Renzi

  • Italia vota este domingo la reforma constitucional impulsada por el primer ministro
  • El principal cambio es la reducción del papel del Senado en el diseño institucional
  • También elimina las provincias y refuerza las atribuciones del Estado central
  • El objetivo es reducir la inestabilidad política, pero suscita considerables dudas

Por
Papeleta electoral para el referéndum sobre la reforma constitucional en Italia.
Papeleta electoral para el referéndum sobre la reforma constitucional en Italia. EFE DRN ASE

Los italianos acuden a las urnas este domingo con un dilema en la punta del voto: abrazar la estabilidad que les promete la reforma constitucional impulsada por el Gobierno o desautorizar al primer ministro, Matteo Renzi, y abocarse a un nuevo volantazo político que, incluso, podría cuestionar su pertenencia al euro y a la Unión Europea.

El referéndum sobre la reforma, que prevé una reducción del papel del Senado en el diseño institucional y un refuerzo de las atribuciones del estado central, ha dividido al país y el resultado es incierto: los últimos sondeos apuntan a una victoria del no con el 55% de los votos, frente al 45% del , aunque una cuarta parte del electorado se muestra indeciso.

A esa carta se encomienda Renzi, que llegó a amenazar con dimitir si no se aprobaba su propuesta y que ha recalcado que el referéndum es "fundamental no para el Gobierno, no para un partido, sino para el país". Italia "se juega todo", ha reiterado, mientras la oposición esgrime sus dudas sobre los cambios constitucionales propuestos y acaricia la posibilidad de cobrarse la cabeza política del primer ministro.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi

El primer ministro italiano, Matteo Renzi. REUTERS REUTERS

La jibarización del Senado

El aspecto fundamental de la reforma constitucional es la reducción de las atribuciones del Senado, que acabaría con el bicameralismo perfecto instituido tras la Segunda Guerra Mundial. Ahora, tiene las mismas competencias que la Cámara de los Diputados, lo que alarga la tramitación de las leyes, que puede durar años, y abona la inestabilidad política, puesto que el Gobierno puede caer por una moción de censura de cualquiera de las dos cámaras.

Con este sistema, Italia encadena 63 gobiernos distintos en los últimos 70 años, por lo que Renzi propone convertir el Senado en un órgano de representación territorial: en lugar de 315 senadores elegidos directamente, la reforma contempla que haya cien senadores designados por las regiones, con inmunidad parlamentaria pero sin sueldo; además, desaparecerían los senadores vitalicios.

En cualquier caso, la clave es que el Senado ya no podría votar una moción de censura contra el Gobierno y solo se pronunciaría en el caso de futuras reformas de la Constitución, leyes que afecten a los entes locales o a las minorías lingüísticas y la ratificación de tratados internacionales. Mientras tanto, actuaría como órgano consultivo de las leyes que tramite la Cámara de Diputados y de enlace entre el Estado y las regiones o la Unión Europea.

Eliminación de las provincias y refuerzo del Estado central

El segundo gran cambio que propone la reforma es la reformulación del capítulo V de la Constitución, que regula la relación entre el Estado y las administraciones locales y regionales. Lo más llamativo es que, en aras de eliminar duplicidades, se suprimen las 110 provincias, cuyas funciones habían disminuido en los últimos años; de esta forma, Italia se organizaría por debajo del Estado central en municipios, ciudades metropolitanas y regiones.

Sin embargo, la reforma incluye también la devolución al estado de una veintena de competencias locales y regionales, desde energía a infraestructuras estratégicas, pasando por las políticas laborales, el sistema de Protección Civil o la gestión de puertos y aeropuertos.

Más aún, establece lo que se ha dado en llamar cláusula de supremacía, que permite a la Cámara de los Diputados aprobar leyes en materias que son competencia de las administraciones locales "cuando así lo precise la unidad jurídica y económica de la República".

Chapas en favor del 'no' en el referéndum constitucional de Italia

Chapas en favor del 'no' en el referéndum constitucional de Italia. AFP AFP

Los partidarios del  y del no

A favor de la reforma está, por supuesto, el Gobierno de centro-izquierda y la mayoría del partido de Renzi, el Partido Democrático, así como su aliado de la derecha moderada Nueva Centroderecha. Antiguos primeros, como Romano Prodi y Enrico Letta, o líderes extranjeros, como Barack Obama y Angela Merkel, también han apoyado los cambios constitucionales.

En contra se sitúa el resto del espectro político, de la extrema derecha a la extrema izquierda, con especial relevancia para Forza Italia, el partido conservador del ex primer ministro Silvio Berlusconi, y el Movimiento 5 Estrellas, la formación antisistema que lidera el cómico Beppe Grillo.

Tensión por supuesto fraude electoral en el referéndum sobre la reforma constitucional en Italia

La oposición denuncia que la reforma concentra el poder en el Gobierno y pone en riesgo el delicado equilibrio de poderes armado en 1948. También critica aspectos más concretos, como la posibilidad de un Senado con senadores designados y no elegidos se convierta en un refugio para corruptos que se aprovechen de la inmunidad parlamentaria, aunque el denominador común de todos los partidos que abogan por el no es la posibilidad de forzar la dimisión de Renzi.

Renzi tropieza en las regionales italianas ante el empuje de la Liga Norte y Movimiento 5 Estrellas

Las consecuencias del ‘no’

Dado que Renzi amagó con dimitir si perdía el referéndum y luego reculó, no se sabe a ciencia cierta que puede pasar en caso de que gane el no. El Movimiento 5 Estrellas, que encabeza los sondeos de intención de voto, ha avanzado que exigirá la convocatoria de elecciones anticipadas, consciente de que, con la división de la derecha, es la única alternativa real al Partido Democrático.

Sin embargo, es poco probable que Renzi acceda a volver a las urnas antes de que se apruebe la reforma electoral que ha impulsado en el Parlamento, en paralelo con la reforma constitucional, que introduce una significativa prima en la Cámara de Diputados para garantizar la mayoría al partido más votado. Un cambio que puede acentuar la ingobernabilidad de Italia si la reforma constitucional no sale adelante y el Senado mantiene su poder. O que, si sale adelante, puede conceder la victoria definitiva al Movimiento 5 Estrellas si se adelantan las legislativas.

Desde el punto de vista económico, el triunfo del  reforzaría la estabilidad de la tercera economía de la zona euro, muy cuestionada por la debilidad de sus principales bancos, mientras que la victoria del no podría desencadenar desde turbulencias a corto plazo hasta, según los más pesimistas, la salida de Italia del euro. Los italianos tienen la palabra.

Noticias

anterior siguiente