Enlaces accesibilidad

'Sully': Clint Eastwood y Tom Hanks homenajean al heroico piloto del Hudson

  • Director y actor recrean la hazaña del piloto que evitó una tragedia amerizando en el río Hudson
  • La película también cuenta el juicio posterior al accidente
  • Se estrena este viernes, 4 de noviembre

Por
Tráiler de 'Sully'

En un momento histórico en el que estamos tan necesitados de auténticos héroes, Clint Eastwood y Tom Hanks recrean la historia de uno de ellos: Chesley “Sully” Sullenberger, el piloto comercial que, en 2009, salvó a los 155 pasajeros de su avión tomando una decisión insólita: amerizar en el río Hudson (lo que se dio en llamar El milagro en el Hudson).

Podía haber sido una de las mayores tragedias de la historia porque el avión, que perdió sus dos motores nada más despegar (al colisionar con una bandada de pájaros), podía haber caído en mitad de Nueva York

Una emocionante historia con la que Eastwood (El francotirador, Million Dollar Baby) y Hanks recuperan a los héroes inmaculados del cine de siglo pasado (alejándose de los antihéroes actuales). Aquellos cuya integridad, valor y capacidad de reacción estaban fuera de toda duda y les permitían salvar cualquier situación.

La recreación del amerizaje es espetacular
La recreación del amerizaje es espetacular

La recreación del amerizaje es espetacular

Un homenaje a los héroes anónimos

Y es que la película también es un homenaje a todos aquellos héroes anónimos (bomberos, policías, pilotos de avión...), que arriesgan su vida para mantenernos a salvo. Un mensaje que algunos pueden calificar como rancio, pero que en el cine sigue sigue funcionando estupendamente.

Lo mejor es que, aunque el final sea un poco panfletario, durante toda la película Eastwood consigue mantenernos en tensión mostrándonos el accidente de avión desde todos los ángulos posibles. Todo ello mezclado con la investigación que siguió al suceso, en la que el seguro y la compañía aérea quisieron desacreditar a nuestro héroe, intentado demostrar que podía haber aterrizado perfectamente en algún aeropuerto cercano.

Una película que logra lo más difícil: mantener el suspense (aunque conozcamos el resultado final de antemano) gracias a una férrea dirección (en la que destacan las escenas aéreas y la recreación del accidente), un guion milimetrado y un montaje trepidante pero que, en todo momento, está al servicio de la narración. Una película que vuelve a demostrar por qué Eastwood es un mito viviente, a pesar de sus manifestaciones políticas.

Tom Hanks está fabuloso en su papel de Sully
Tom Hanks está fabuloso en su papel de Sully

Tom Hanks está fabuloso en su papel de Sully

Un héroe sin fisuras

Pero todos esos logros técnicos no restan protagonismo al mejor efecto especial de la película: la actuación de Tom Hanks, que vuelve a demostrar que nadie puede encarnar a los héroes anónimos como él (como en la reciente El puente de los espías, de Spielberg).

Hanks, envejecido para la ocasión, está fabuloso en el papel de ese héroe anónimo que salvó 155 vidas. Y le aporta un toque de ironía y humor muy agradecido en escenas clave.

Hanks es el protagonista absoluto  de la película y está en casi todos los planos, pero está muy bien secundado por otros grandes actores como Aaron Eckhart (que interpreta, magníficamente, al copiloto del avión) y Laura Linney, en el papel de la esposa del héroe (un papel corto pero en el que demuestra todo su talento y naturalidad). 

Tom Hanks y Aaron Eckhart
Tom Hanks y Aaron Eckhart

Tom Hanks y Aaron Eckhart

Un equipo de lujo

Destacar el milimetrado guion de Todd Komarnicki (Elf, Atrapado en un pirado), que está basado en el libro El deber supremo, escrito por el propio Sullenberger y Jeffrey Zaslow.

La película reúne a Eastwood con algunos de sus habituales colaboradores, que también trabajaron a su lado en El francotirador: el director de fotografía Tom Stern y el diseñador de producción James J. Murakami, ambos nominados al Oscar por su trabajo en Al final de la escalera; la diseñadora de vestuario Deborah Hopper; y el montador Blu Murray. La música ha sido compuesta por Christian Jacob y la banda The Tierney Sutton.

Eastwood también es productor de la película junto a Frank Marshall, Allyn Stewart y Tim Moore, con Kipp Nelson y Bruce Berman como productores ejecutivos.

Una emocionante película, basada en hechos reales, que se estrena este viernes, 4 de noviembre.

Si hubiese intentado aterrizar en el aeropuerto podía haberse estrellado en Nueva York

Si hubiese intentado aterrizar en el aeropuerto podía haberse estrellado en Nueva York

Noticias

anterior siguiente