Anterior Los inscritos de Podemos en Castilla-La Mancha dicen 'sí' a entrar en el Gobierno del PSOE con un 78% Siguiente El Consejo Superior de Deportes suspende a Villar por un año Arriba Ir arriba
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta. EFE

El PSC tiende la mano a Colau y Podemos y elimina la 'vía canadiense' de su congreso

  • Los socialistas apuestan por una "alianza catalana de progreso"

  • Busca un pacto electoral con los partidos de izquierda catalanes, excepto ERC

  • Modifican su ponencia para enfatizar su propuesta de una Constitución federal

|

La ponencia marco que debatirá el PSC en su XIII congreso, del 4 al 6 de noviembre, evita referirse, pese a la previsión inicial, a un referéndum "a la canadiense" sobre la independencia de Cataluña como plan B por si fracasara antes una reforma federal de la Constitución y a la vez lanza una propuesta a las "fuerzas de izquierda presentes en el Parlament", apela a Barcelona en Comú de Ada Colau, Podemos, ICV y EUiA, para constituir una "alianza catalana de progreso".

En este aspecto, el texto plantea una "estrategia para impulsar la agenda del socialismo catalán", que pasa por "articular la gran mayoría progresista y catalanista que existe en Cataluña".

Sin citar explícitamente a las confluencias de la izquierda alternativa, los llamados 'comunes', los socialistas les tienden la mano: "Tanto las izquierdas que hundimos nuestras raíces en el pasado colectivo como las izquierdas de más reciente formación hemos de hacer nuestra esta responsabilidad, sin conservadurismos partidistas".

"Proponemos la más estrecha colaboración posible entre las fuerzas de izquierdas presentes en el Parlamento de Cataluña para poner en común esta voluntad y tratar de dibujar una estrategia compartida de cambio y de articulación del bloque social y político que la debe impulsar, una alianza catalana de progreso", señala.

Unir lo que fragmenta la ley electoral catalana

Fuentes de la dirección han argumentado que la ley electoral por la que se rige Cataluña, que sigue sin tener una normativa propia, no permite una suficiente proporcionalidad en el voto y castiga la fragmentación, de manera que cuanto más atomizada se presenta la izquierda menos representación obtienen las formaciones de este espacio.

Este llamamiento a conformar una alianza progresista, puntualizan las citadas fuentes, se dirige especialmente a los 'comunes' -que en los próximos meses prevén construir una nueva formación política donde confluyan ICV, EUiA, Podemos y Barcelona en Comú- y no a ERC, cuya apuesta independentista no encaja con el proyecto federal del PSC.

Eliminada la "vía canadiense" en la hoja de ruta del PSC

Por otra parte, el borrador de ponencia para el congreso del PSC modifica el redactado inicial del mes de junio, que daba a entender que si la propuesta de una reforma federal de la Constitución de 1978 no salía adelante, se proponía una "ley de claridad como la canadiense" que estableciese "las condiciones para, si corresponde, verificar el apoyo ciudadano a una eventual secesión".

Es decir, la alusión a esta vía canadiense abría la puerta a un referéndum sobre la independencia en caso de que los catalanes votaran mayoritariamente 'no' a una Constitución federal, pero ahora la han hecho desaparecer del texto que debatirán los congresistas del PSC para evitar "confusión", tal y como solicitaban diversas enmiendas planteadas por sectores del partido.

Fuentes de la dirección socialista han remarcado que no se trata de una "supresión" de la vía canadiense, sino de una modificación que persigue que se ponga todo el énfasis en la vía federal por la que apuesta el PSC y prescinde de toda referencia a un plan B en forma de referéndum sobre la independencia.

Un nuevo "contrato entre Cataluña y el resto de España"

La ponencia marco subraya que el pacto constitucional de 1978 está dando "muestras claras de agotamiento", por lo que es "urgente" alcanzar un nuevo acuerdo que "transforme en profundidad el Estado" para constituir una "auténtica federación" de "diversos entes federados" que sustituirían las actuales comunidades autónomas, se sustentaría sobre la base de una "nueva Constitución federal", que debería ser votada en referéndum por la "ciudadanía catalana, junto con el conjunto de la ciudadanía española".

Posteriormente, "la consideración del Estatut como Constitución del ente federado deberá ser refrendado por el pueblo de Cataluña, que así decidirá libremente su relación con el Estado".

Este nuevo "contrato entre Cataluña y el resto de España" incluiría el "reconocimiento de Cataluña como nación y de la plurinacionalidad de España", mientras que las instituciones se regirían en base al "respeto, la cooperación, la lealtad, la bilateralidad y el diálogo".

También se apuesta por un nuevo modelo de financiación, que "haga compatible la solidaridad interterritorial con un trato fiscal equitativo, justo, transparente y que respete el principio de ordinalidad".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente