Anterior El juzgado asume por la vía penal el caso de Juana Rivas y cita a las partes el próximo 8 de agosto Siguiente La Generalitat denuncia a la Guardia Civil por "vulneración de derechos" tras llamar a declarar a altos cargos Arriba Ir arriba
El consumo de alimentos es la principal causa de pérdida de biodiversidad.
El consumo de alimentos es la principal causa de pérdida de biodiversidad. THINKSTOCK

El mundo ha perdido casi un 60% de sus vertebrados en las últimas cuatro décadas

  • La causa principal es el sistema alimentario de la humanidad

  • Harían falta 1,6 planetas para satisfacer la demanda de recursos naturales

  • Así se desprende del Informe Planeta Vivo 2016, hecho público por WWF

  • Consulta aquí el Informe Planeta Vivo 2016

|

Las poblaciones de animales vertebrados (peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos) han disminuido cerca del 58% entre 1970 y 2012 debido la degradación de la biodiversidad del planeta, causada principalmente por el sistema alimentario de la humanidad, que necesitaría 1,6 planetas para satisfacer su demanda de recursos naturales.

Así se desprende del Informe Planeta Vivo 2016, hecho público por WWF en todo el mundo y presentado en una rueda de prensa en Madrid por Enrique Segovia y Eva Hernández, director de Conservación y responsable del Programa de Agua y Agricultura de esta ONG en España. [Consulta aquí el Informe Planeta Vivo 2016].

El informe, que cumple su undécima edición desde que naciera en 1994, revela datos preocupantes como el descenso dramático de la biodiversidad y la transformación que sufre el planeta por las actividades humanas en el transcurso de una sola generación.

Si todo el mundo viviera como un ciudadano luxemburgués, la humanidad necesitaría 15,8 planetas para satisfacer las demandas de recursos naturales.

El estudio, de carácter bianual y realizado en colaboración con la Red de la Huella Global, la Red de la Huella Hídrica y la Sociedad Zoológica de Londres, incluye dos indicadores básicos: el Indice Planeta Vivo (IPV), que analiza la tendencia de 14.152 poblaciones de 3.706 especies de vertebrados desde 1970, y la Huella Ecológica, que mide el área que requiere la humanidad para satisfacer su demanda de recursos naturales.

Segovia ha explicado que el IPV ha descendido globalmente un 58% entre 1970 y 2012 (último año con datos científicos consolidados), lo que equivale a una disminución media anual del 2%, debido principalmente a la pérdida y degradación de hábitats, la sobreexplotación de especies, la contaminación, las especies invasoras, las enfermedades y el cambio climático.

Caídas "escalofriantes"

El director de Conservación de WWF España ha indicado que las poblaciones de agua dulce han caído un 81%, lo que calificó de "escalofriante", debido principalmente a la pérdida y degradación de hábitats; las terrestres han disminuido un 38%, también por el mismo motivo, y las marinas un 36%, en este caso por la sobreexplotación.

Segovia señala que la proyección para 2020 es una pérdida de especies de vertebrados del 67%, lo que considera "insostenible". "No vamos en la dirección correcta. Supone una llamada de atención para que se produzca un freno a la pérdida de biodiversidad", ha indicado, antes de estas cifras suponen "una llamada de atención a empresas, gobiernos y ciudadanos de cambiar el rumbo", y que "tenemos poco tiempo, hay que hacerlo ya".

759 millones de personas padecen desnutrición, pero la cifra de personas con sobrepeso asciende a 1.900 millones.

Por otro lado, la Huella Ecológica ha aumentado más de la mitad desde 1970, es decir, la humanidad está consumiendo una cantidad de recursos equivalente a 1,6 planetas. Segovia comentó que, de seguir así, en 2020 se necesitarían 1,75 planetas. Esto significa, por ejemplo, que las personas cortan madera más rápido de lo que los árboles pueden producir, extrayendo agua a mayor velocidad de lo que los acuíferos se pueden reponer o emitiendo CO2 más rápido de lo que la naturaleza puede absorber.

Los países con más Huella Ecológica total son China, Estados Unidos y la India (con España en el 22º puesto), mientras que el ranking per cápita está encabezado por Luxemburgo, seguido de Australia y Estados Unidos (España es 48ª).

Esto quiere decir que si todo el mundo viviera como un ciudadano luxemburgués, la humanidad necesitaría 15,8 planetas para satisfacer las demandas de recursos naturales, o 3,7 si lo hiciera como un español.

Sistema alimentario insostenible

Los datos del informe demuestran que el sistema alimentario actual es insostenible. Casi el 80% de los terrenos agrícolas se destina al ganado para producir carne y lácteos. Sin embargo, estos productos animales suministran apenas el 33% de las proteínas que consumen los seres humanos en el mundo.

La agricultura ocupa el 34% del área de tierra del planeta, es responsable del 69% de las extracciones de agua dulce y, junto con el resto del sistema alimentario, genera casi la tercera parte de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Asimismo, aunque 759 millones de personas padecen desnutrición, la cifra de personas con sobrepeso ascendió a 1.900 millones.

Por otra parte, el informe de WWF habla de los límites de la Tierra y destaca que ya se han sobrepasado cuatro (pérdida de integridad de la biosfera, cambio climático, flujos biogeoquímicos y cambio del uso del suelo), mientras que son seguros la acidificación del océano, el uso del agua dulce, la carga atmosférica de aerosoles, la contaminación producida por nuevas sustancias y el agotamiento del ozono en la estratosfera.

Cambios estructurales a nivel mundial

Eva Hernández ha explicado la perspectiva 'un planeta' de WWF con el fin de mantener íntegros los ecosistemas, conservar la biodiversidad y proporcionar seguridad alimentaria, hídrica y energética. Para ello, considera necesario reorientar los flujos financieros, preservar el capital natural, producir mejor, consumir de forma más responsable y una gobernanza equitativa de los recursos.

"La producción de alimentos es la principal causa de pérdida de biodiversidad", indica, antes de recalcar que debe cambiarse el sistema alimentario con dietas sanas y sostenibles, reduciendo el desperdicio de comida, expandiendo las innovaciones, optimizando la productividad, promoviendo prácticas agroecológicas y diversificando los cultivos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente