Anterior El abogado de la joven que denunció la violación en los sanfermines dice que tiene derecho a "hacer una vida normal" Siguiente La Armada argentina descarta que el "ruido" detectado pertenezca al submarino desaparecido Arriba Ir arriba
El asesino confeso de la familia de Pioz sintió una "ganas irrefrenables de asesinar"

El asesino confeso de Pioz asegura que "tenía unas irrefutables ganas de asesinar que no podía controlar"

  • La Guardia Civil dar por cerrado el caso tras su detención

  • Asegura que Patrick Nogueira actuó solo en el crimen

|

El asesino confeso del cuádruple crimen de Pioz, en Guadalajara, el brasileño Patrick Nogueira Gouveia, declaró a los agentes de la Guardia Civil que le detuvieron en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas que el día que acabó con la vida de sus tíos y de sus primos pequeños en el chalé en el que residían "tenía unas irrefutables ganas de asesinar" que "no podía controlar".

Así lo han explicado en una rueda de prensa este lunes el teniente coronel jefe de la Guardia Civil en Guadalajara, Pascual Segura, y el jefe del Grupo de Delitos contra las Personas de la UCO, el comandante Juan Jesús Reina.

La Guardia Civil ha dado por cerrado el caso y asegura que el único autor del cuádruple es el detenido Patrick Nogueira, con lo que descartan por completo la de las hipótesis de que los asesinatos fueron cometidos entre varias personas.

Según el comandante Reina, el asesino confeso es "narcisista" y "solitario", apenas tenía amistades, bebía y fumaba mucho. Creen que aunque no tiene empatía con la gente de su entorno, sí que siente cierta "afinidad" por algún que otro miembro de su familia que vive en Brasil.

"Patrick es consciente de lo que ha hecho y quiere evitarle un problema directo a su familia de allí, por eso, afronta todo esto solo porque no quiere involucrar a nadie más", ha explicado el comandante Reina.

Se desconoce el móvil

Sobre el móvil, los investigadores no han podido precisarlo porque ni el propio Nogueira lo ha confesado, pero han descartado que el joven actuara por motivos sentimentales, tal y como se barajó en alguna ocasión, o que esté loco, algo que el propio asesino confeso ha negado.

"No tenemos claro que la causa sea por una relación sentimental. Creemos que fuese o no así, no sería la causa principal por la que Patrick asesinó a la familia. Al menos no es el detonante principal", ha señalado el comandante Reina.

En cambio, sí reconocen que el joven había mostrado en varias ocasiones, con anterioridad al cuádruple crimen, que sentía "cierta animadversión" hacia su tío.

Pero sobre todo, los investigadores señalan que Patrick Nogueira "siempre tuvo ganas de asesinar" y no las pudo contener.

Planificó el crimen

Según ha podido comprobar la Guardia Civil, había planificado previamente el crimen porque acudió a la casa de Pioz provisto de bolsas de basura, cinta aislante y una navaja que fue la que utilizó para los asesinatos, al menos, de sus tíos, porque de las muertes de sus primos pequeños, el autor confeso ha declarado tener "lagunas".

Sobre el desarrollo de los hechos, Patrick explicó que fue en autobús desde Alcalá de Henares hasta Pioz el día 17 de agosto. Ya en el trayecto fue "consciente" de las "irrefutables ganas de asesinar".

Los investigadores han podido comprobar que, según la geolocalización del móvil del asesino, llegó a la casa sobre las 16.00 horas, y permaneció allí hasta las 6.00 horas del día siguiente. Es su tía, Janaina Santos, quien le abrió la puerta el fatídico 17 de agosto. Estando conversando con ella en la cocina, sacó la navaja y la asesinó.

Después, hizo lo mismo con los dos hijos del matrimonio, aunque Nogueira dice "no recordar" cómo mató a los niños ni cómo limpió la casa, pues ha confesado tener "lagunas" sobre ese día.

El joven esperó hasta la noche a que llegara su tío a quien recibió en la puerta de la calle. Una vez que entraron en la vivienda, le abordó en el pasillo y le asesinó, aunque antes hubo "cierto forjeceo y lucha" porque el cadáver de Marcos Campos Nogueira presenta "heridas de defensa".

El asesino confeso estuvo toda la noche en la casa, se dio una ducha, se puso ropa limpia, y se acostó un rato antes de irse. Cuando dejó la casa se llevó consigo su ropa, la navaja y el móvil de su tío, que utilizó para escribir un SMS al casero para informarle de que se retrasaría en el pago del alquiler y evitar, así que el propietario fuera a la casa y descubriera el crimen.

Al parecer, Nogueira quiso volver a la vivienda para sacar los cuerpos, aunque este detalle no lo ha confesado él, pero la Guardia Civil lo cree así porque se llevó las llaves de la casa.

Aunque el joven confesó el crimen, los investigadores están convencidos de que no ha contado todos los detalles de los asesinatos. A su juicio,  si no ha relatado todo es para proteger a algunos familiares por los que siente "afinidad", y no mostrarles "la vurulencia y la monstruosidad" de lo que ha hecho.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente