Anterior La ONU alerta de que Yemen sufre "la mayor crisis humanitaria del mundo" Siguiente Rajoy niega al juez el cobro de sobresueldos y dice que "jamás" conoció la existencia de una caja B Arriba Ir arriba
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. EFE Javier Lizón

El Gobierno aprueba la remisión del plan presupuestario para 2017 que exige Bruselas

  • El proyecto incluye "una previsión de ingresos muy prudente y conservadora"

  • Haya o no gobierno, la prórroga de los presupuestos de 2016 será inevitable

|

El Gobierno en funciones ha sido informado durante la reunión del Consejo de Ministros del Plan Presupuestario 2017, el proyecto presupuestario para el próximo año que debe remitir a Bruselas antes de este sábado 15 de octubre y que es una prórroga de los Presupuestos Generales de 2016 actualizada conforme a las últimas previsiones gubernamentales.

"Remitimos un proyecto sin cambio de política econonómica -algo que no puede hacer un Gobierno en funciones- que supone la continuación del Presupuesto de las medidas adoptadas en 2016", ha asegurado la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha subrayado que "la previsión de ingresos en este plan es muy prudente y muy conservadora, en cuanto a que se aplica sin más la proyección del cuadro macroeconómico".

En rueda de prensa, la vicepresidenta en funciones -quien no ha dado ningún detalle del plan presupuestario- ha asegurado que en estos momentos "es precipitado hablar de cifras y medidas", pero ha recordado que será el próximo Ejecutivo el que tenga que adoptar las medidas pertinentes para seguir con la reducción del déficit público, si bien ha incidido en que el crecimiento económico será favorable a la consecución de ese objetivo.

Por otra parte, el Gobierno en funciones ha visto también el informe de Acción Efectiva, que contempla el resumen de las medidas adoptadas para la reducción del déficit en 2016, y que incluyen lo que el Ejecutivo en funciones ha hecho para cumplir el 4,6% de este año tras las recomendaciones de la Comisión Europea para garantizar la corrección del déficit: el acuerdo de no disponibilidad de gasto de 2.000 millones de euros, la exigencia de la aplicación de la regla de gasto para las comunidades autonomas, el cierre del grifo del gasto aprobado en julio y la reforma del Impuesto de Sociedades para recaudar 8.000 millones más.

Qué ocurrirá a partir de ahora si hay gobierno y si no lo hay

Tras la reunión del Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha explicado los pasos a seguir por el Gobierno en los dos posibles escenarios que se plantean en la actualidad: si hay Ejecutivo o se va a terceras elecciones. En cualquier caso, la prórroga de los presupuestos de 2016 será inevitable, pero hay diferencias.

En el primer caso, si finalmente hubiera investidura, el nuevo Gobierno podría aprobar "probablemente en noviembre" los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública y los límites de gasto de todas las administraciones y de gasto financiero del Estado (el techo de gasto), como paso previo a la elaboración de los Presupuestos de 2017.

El nuevo Ejecutivo -según Sáenz de Santamaría- "ya tendría mucha capacidad para aprobar un decreto ley con medidas de naturaleza presupuestaria, todo ello sin perjuicio de los pactos correspondientes".

En el segundo caso, la vicepresidenta en funciones ha recordado que ya se está tramitando el proyecto de ley de cambio de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y de Sostenibilidad Financiera, que podría estar aprobado en torno al próximo 25 o 26 de octubre, dependiendo de si los grupos parlamentarios presentan enmiendas en el Senado y de que cuente con mayoría absoluta en el Congreso. Así, el Ejecutivo en funciones aprobaría el objetivo de estabilidad presupuestaria y deuda pública de las administraciones territoriales, pero no el techo de gasto.

Posteriormente se prorrogarían para 2017 las cuentas de 2016 y el Gobierno en funciones tendría que estudiar las alternativas legales posibles para adoptar determinadas medidas de carácter presupuestario, como las referidas a la revalorización de las pensiones y los salarios de los empleados públicos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente