Anterior La ONU alerta de que Yemen sufre "la mayor crisis humanitaria del mundo" Siguiente Rajoy niega al juez el cobro de sobresueldos y dice que "jamás" conoció la existencia de una caja B Arriba Ir arriba
El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, en una imagen de archivo
El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, en una imagen de archivo. EFE Zipi

El presidente de Cepyme pide una subida salarial moderada y considera "una exageración" el 4%

  • Garamendi rechaza la propuesta de máximos de los sindicatos

  • El líder de UGT le contesta que la moderación no significa congelar salarios

  • Critica la reforma de Sociedades que se hace "con alevosía y nocturnidad"

|

El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, ha dicho que espera que la subida salarial para 2017, que deberá acordarse con los sindicatos, se cierre este año pero para ello la propuesta deberá ser "razonable y moderada" y ha descartado el 4% apuntado, según ha dicho, por UGT.

En un desayuno informativo organizado por el Club Diálogos para la Democracia e Ibercaja, Garamendi no ha querido dar las cifras que baraja la patronal (algo que deja para la mesa de negociación) pero sí ha dicho que le parece una "exageración irrealizable" la propuesta del 4% que, según él, ha planteado el líder de UGT, Pepe Álvarez.

Garamendi ha insistido en que la moderación salarial ha sido clave para ganar competitividad pero también ha comentado que esa moderación viene como consecuencia de que los costes laborales son caros. En este sentido, ha dicho que si los costes salariales fuesen más bajos, es decir, similares a los de Europa, "los salarios en España subirían".

El presidente de Cepyme ha recordado que en 2015 se habló de subidas del 1% y se acabó cerca del 0,8%; en 2016 había una banda hasta el 1,5% y en estos momentos lo que se está firmando en los convenios es el 1,05%. Con ello, Garamendi ha querido dejar claro que la patronal va a defender la moderación salarial porque es la base para que la competitividad y las exportaciones crezcan.

Respuesta de UGT

El secretario general de UGT, Pepe Alvárez, ha planteado a la patronal CEOE la "necesidad" de que en las discusiones para la renovación del acuerdo de negociación colectiva se parta de la "base" de que "tiene que haber un cambio sustancial" de lo hecho hasta ahora, de tal forma que se produzca una "recuperación neta de poder adquisitivo" de los salarios de los trabajadores.

Al respecto, ha incidido en que "moderación salarial no es congelación salarial", sino "repartir parte de los beneficios y la productividad que se generan en las empresas", así como "ayudar a que la gente pueda vivir mejor y a la vez que las personas que no tienen empleo puedan optar a tenerlo".

El secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, ha asegurado que su sindicato no firmará con la patronal subidas salariales para 2017 por debajo del 2% y ha rechazado la oferta del 1% planteada por los empresarios. Pino ha dicho que si el 4% no es posible, el 1% que plantea la patronal tampoco y ha ofrecido, como medida de equilibrio, subidas que no estén por debajo del 2%.

Critica al Gobierno por la reforma de Sociedades

Garamendi no está de acuerdo con la reforma de impuesto de Sociedades, que se aprobará este viernes en Consejo de Ministros, y ha asegurado que está hecha desde el Gobierno "con nocturnidad y alevosía".

El hecho de que las empresas tengan que adelantar este impuesto supondrá para el Gobierno recaudar 6.000 millones de euros, "que las empresas no podrán destinar a otros menesteres" y ha argumentado que esto se hace por que "las empresas no votan".

El líder empresarial ha añadido que se trata de una política fiscal errónea y que, además, en el momento en que no haya liquidez, "se cortará la inversión y caerá el empleo", y ha insistido en que el primer objetivo de los españoles es que se generen puestos de trabajo.

Las empresas deben dirigir la formación

Garamendi también se ha referido a la formación, ha rechazado el modelo actual y ha subrayado que la formación la tienen que dirigir las empresas, que pagan el 0,6% frente al 0,1% que aportan los trabajadores.

El también vicepresidente de CEOE ha explicado que las empresas saben qué formación necesita su empresa, "mucho mejor que el Servicio Estatal de Empleo Público (SEPE), que coloca en España sólo al 1,5% de los trabajadores".

Ha insistido en que la formación tiene que venir a través del diálogo y la negociación colectiva, que es donde "verdaderamente" se ve cómo funciona y, desde la patronal, ha expresado su disposición a hablar y ha tendido la mano al acuerdo.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente