Anterior Puigdemont, contra el 155: "Hoy hay que jurar la Constitución para comprar estetoscopios" Siguiente Mueren en un tiroteo dos guardias civiles y un civil que buscaban a un atracador huido en Teruel Arriba Ir arriba
El detenido en Valladolid ha admitido su pertenencia a la organización terrorista Daesh.
El detenido en Valladolid ha admitido su pertenencia a la organización terrorista Daesh. EFE

Prisión incondicional para el presunto yihadista detenido en Valladolid

  • La Audiencia Nacional le acusa de pertenencia y colaboración con Daesh

  • Además, de enaltecimiento del terrorismo

  • El juez ha decretado libertad para el otro sospechoso arrestado en Murcia

|

El juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal ha decretado prisión incondicional para el presunto yihadista detenido ayer en Valladolid y le acusa de los delitos de pertenencia y colaboración con la organización terrorista Daesh, además de enaltecimiento del terrorismo yihadista en internet mediante la difusión de mensajes y consignas..

El magistrado de refuerzo en el Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional ha dejado en libertad a otro sospechoso detenido en Murcia aunque le impone comparecencias semanales, retirada del pasaporte y la prohibición de salida del territorio.

Los presuntos yihadistas, que responden a las identidades de Ali A. y Kamal T. y son de nacionalidad marroquí, han prestado declaración ante el magistrado esta tarde. La investigación ha permitido poner de manifiesto el proceso de Ali A. de interiorización de los contenidos propagandísticos del Estado Islámico hasta asumir su propia pertenencia a la organización terrorista.

Según las investigaciones, Ali A. intentó entrar en Siria para luchar junto al grupo terrorista pero fue detenido por la Policía turca en la frontera, tras lo que volvió a España e ideó un plan para volver a Turquía e integrarse como combatiente del Daesh. Para ello, contó con la ayuda del otro detenido, amigo suyo.

La investigación a estas dos personas pone de manifiesto que el detenido en Valladolid decidió, con ayuda de su amigo Kamal, prepararse para trasladarse a la frontera con Siria, para lo que contactó con un miembro del autodenominado Estado Islámico desplegado allí con la función de "pasador".

En el auto de prisión, el juez relata cómo a través de los sellos de su pasaporte se sabe la ruta de los Balcanes que siguió para intentar evadir los controles de Turquía y acceder a Siria, una vía usada frecuentemente por el Daesh para introducir a combatientes en este país. Así, se trasladó a la localidad de Gaziantep en la frontera entre los dos países, donde funciona una de las redes reclutadoras del Daesh.

Adoctrinamiento mediante internet

El presunto yihadista de Valladolid, sostiene el juez, se aisló socialmente de forma voluntaria, de manera que solo mantenía contacto con su círculo más cercano, se radicalizó en el Islam y adoptó una serie de medidas de vigilancia y protección tras su vuelta a España. Siguió un adoctrinamiento mediante internet usando programas como Wifislax, que permite interceptar redes wifi y acceder a ellas bajo una identidad segura.

En Valladolid, Ali A. trabajaba en el campo y estaba considerado por el Ministerio del Interior como "muy peligroso".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente