Anterior Cae una banda rumana que "surfeaba" camiones para robarlos en marcha por el método del surfeo Siguiente El Gobierno recurre al Constitucional la reforma del reglamento del Parlamento catalán Arriba Ir arriba
La Audiencia Nacional juzga al exjefe militar de ETA Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, 'Ata'.
La Audiencia Nacional juzga al exjefe militar de ETA Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, 'Ata'. EFE

El fiscal pide 3.860 años de cárcel para el jefe de ETA por el atentado de la casa cuartel de Burgos

  • Empieza en la Audiencia Nacional el juicio contra Mikel Carrera Sarobe

  • Era el jefe militar de la banda terrorista cuando se produjo el atentado, en 2009

  • Ya pesan dos cadenas perpetuas sobre él por asesinar a dos guardias civiles

|

El fiscal ha elevado de 3.498 a 3.860 años su petición de cárcel para el exjefe de aparato militar de ETA Mikel de Karikoitz Carrera Sarobe por ordenar el atentado con furgoneta bomba en la casa cuartel de la Guardia Civil de Burgos en 2009, al ser 160 los heridos y no 145 que contabilizó inicialmente.

La Audiencia Nacional ha iniciado este lunes el juicio de Carrera Sarobe, alias "Ata", por esta causa en la que han pedido la misma pena para él las acusaciones ejercidas por la Asociación Víctimas del Terrorismo, la Asociación Unificada de Guardias Civiles y a título particular varias víctimas mientras que la abogada del acusado ha pedido su absolución.

'Ata' era el jefe militar de la banda terrorista en el momento de producirse el atentado, el 19 de abril de 2009. La Fiscalía le considera el responsable de ordenar la colocación de una furgoneta con 700 kilos de amonal en las inmediaciones de la casa cuartel.

Declaración de dos testigos

El acusado se ha negado a prestar declaración y durante la sesión de este lunes han testificado los etarras Íñigo Zapirain y su compañera sentimental, Beatriz Etxebarría, ya condenados a 3.860 años de cárcel al igual que el también integrante del comando Otazua de ETA Daniel Pastor como autores materiales de atentado cometido en la madrugada del 29 de julio de 2009.

Ambos han negado conocer al acusado y han asegurado que declararon tras ser detenidos que Mikel de Karikoitz fue quien les ordenó el atentado por las torturas que recibieron de la Guardia Civil que les obligaron a ello con amenazas incluso a ella con una agresión sexual, lo que ha sido negado por los guardias civiles que han comparecido.

'Ata' ha sido condenado a sendas cadenas perpetuas en Francia por los asesinatos de dos guardias civiles -Fernando Trapero y Raúl Centeno- en Capbreton y del policía francés Jean-Serge Nérin, considerada la última víctima mortal de ETA, y el juicio que celebra la Audiencia Nacional es el único al que se someterá en España antes de ser devuelto al país galo.

'Ata' habría ordenado el atentado

Según las conclusiones provisionales del fiscal Vicente González Mota, 'Ata', como jefe del aparato militar de ETA desde 2009 hasta su detención en 2010, "dio orden" al comando Otazua para que perpetrara el atentado "suministrándoles información" sobre la casa cuartel.

En cumplimiento de ese mandato, los tres integrantes del Otazua "se aprovisionaron del material necesario para cometer el atentado buscando atentar mortalmente contra el mayor número de personas y provocar daños en el cuartel", sostiene el fiscal.

Después se desplazaron a Burgos para recopilar información sobre el lugar donde colocar la furgoneta con explosivos, y transmitieron todos los datos recabados a Carrera Sarobe, que fue quien les suministró en Francia el vehículo que se usó en el ataque y que había sido robado en el país galo.

Tras pintar la furgoneta de otro color, sustituirle las placas de matrícula por otras dobladas (copiadas de las de otro vehículo) y cargarla con explosivos, Daniel Pastor la dejó aparcada en la parte trasera del acuartelamiento sobre las 14.15 horas del 28 de julio de 2009 y sobre las cuatro de la madrugada del día siguiente explotó el artefacto, compuesto por 700 kilos de amonal y un temporizador.

A consecuencia de la explosión, 160 personas resultaron heridas de diversa consideración, señala el fiscal, que destaca que en ese momento se encontraban 118 personas en el cuartel (42 hombres, 35 mujeres y 41 niños).

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente