Anterior El Tour de Landa salva el papel del ciclismo español Siguiente Puigdemont: "Si el Tribunal Constitucional me suspende de mis funciones, no lo aceptaré" Arriba Ir arriba
El año 2016 podría convertirse en el más caliente de la historia por sus temperaturas extremadamente altas

El año 2016 podría convertirse en el más caliente de la historia por sus temperaturas extremadamente altas

  • El hielo del Ártico marca su segundo mínimo anual de retroceso desde 1978

  • Cada año, el hielo del Ártico se reduce durante la primavera y el verano

|

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha advertido este viernes de que 2016 está en camino de convertirse en el año más caliente que se haya registrado en la historia, con temperaturas extremadamente altas.

"Hemos sido testigos de un prolongado periodo de extraordinario calor y todo indica que esto se convertirá en la nueva norma", ha sostenido el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, al apuntar que se han observado niveles inusualmente altos de concentración de dióxido de carbono y se han roto récords de temperatura.

Esta situación y el calentamiento de los océanos ha acelerado el blanqueamiento de los arrecifes de corales, ha recordado.

"La temporada excepcionalmente larga de calentamiento global continuó en agosto, que fue el más caliente en registros tanto en la superficie terrestre como en los océanos", agregó la portavoz de la OMM, Claire Nullis, basándose en datos de la NASA y del Centro Europeo para las Previsiones Meteorológicas a Mediano Plazo.

El hielo del Ártico alcanzó su mínima extensión en verano

Además, según los últimos datos, la superficie de hielo en el Ártico alcanzó su mínima extensión durante el verano (boreal) el pasado día 10 de septiembre, con lo que fue la segunda más reducida desde el aó 1978, cuando empezaron los registros por satélite. Esa superficie es comparable con la observada en el mismo periodo de 2007.

La extensión de hielo en el Ártico fue de 4,14 millones de kilómetros cuadrados y se cree que la principal razón para que la situación no fuese dramática tiene que ver con que el verano en esa parte del mundo fue fresco, nublado y con tormentas regulares.

"Históricamente, esas condiciones meteorológicas desaceleran la pérdida de hielo durante el verano, pero en lo esencial estaremos sólo un peldaño por debajo del récord", indicó Nullis.

La menor superficie de hielo ártico data del 17 de septiembre de 2012, cuando disminuyó hasta los 3,39 millones de kilómetros cuadrados.

La cubierta de hielo marino del Océano Ártico y los mares que lo rodean ayuda a regular la temperatura del planeta, influye en la circulación de la atmósfera y el océano, y tiene un impacto en las comunidades y los ecosistemas del Ártico.

El hielo del Ártico se reduce cada año durante la primavera y el verano hasta que alcanza su punto mínimo anual. El hielo marino vuelve a crecer durante los meses de otoño e invierno, cuando el sol está por debajo del horizonte en el Artico.

La masa fundida del Ártico sorprende a científicos

Este verano, la masa fundida del hielo marino del Ártico sorprendió a los científicos, cambiando el ritmo varias veces. La temporada de deshielo comenzó con un grado mínimo histórico anual máximo en marzo y una rápida pérdida del hielo en mayo.

Sin embargo, en junio y julio, las bajas presiones atmosféricas y el cielo nublado ralentizaron la masa fundida. Entonces, después de dos grandes tormentas que pasaron a través de la cuenca del Ártico en agosto, el derretimiento del hielo del mar se aceleró hasta principios de septiembre, informa la NASA.

"Es bastante notable que el mínimo medido en el mar de hielo este año haya terminado siendo la segunda más baja, después de la forma en que avanzaba la fusión en junio y julio --ha señalado Walt Meier, un científico del hielo marino en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA-- Junio y julio son por lo general meses clave para la fusión, ya que es cuando tienes 24 horas al día de luz solar, pero este año hemos perdido impulso durante esos dos meses".

Pero en agosto, dos ciclones muy fuertes cruzaron el Océano Ártico a lo largo de la costa de Siberia. Estas tormentas no tuvieron tanto impacto inmediato en el hielo marino como el gran ciclón de 2012, pero a finales de agosto y principios de septiembre había "una pérdida de hielo bastante rápida en los mares de Chukchi y Beaufort que pudo ser un efecto retardado de las tormentas", ha señalado Meier.

A la cubierta de hielo marino en el Ártico no le ha ido bien durante otros meses del año. Un estudio publicado recientemente que incluye 37 años de análisis mensuales de hielo marino en el Ártico y la Antártida encontró que no ha habido ningún récord máximo en extensión del hielo marino en el Artico en cualquier mes desde 1986. Durante ese mismo período de tiempo, se han producido 75 nuevos registros mínimos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente