Anterior La oposición venezolana presenta un "acuerdo de gobernabilidad" para deponer a Maduro Siguiente La Guardia Civil registra el Parlament de Cataluña en busca de datos sobre el caso del 3% y el exconseller Gordó Arriba Ir arriba
Pili Zabala (Podemos), Alfonso Alonso (PP), Idoia Mendia (PSE), Miren Larrion (EH Bildu) e Iñigo Urkullu (PNV), antes de debate en la ETB.
Pili Zabala (Podemos), Alfonso Alonso (PP), Idoia Mendia (PSE), Miren Larrion (EH Bildu) e Iñigo Urkullu (PNV), antes de debate en la ETB. EFE
Elecciones País Vasco 2016

Los candidatos vascos no concretan unos posibles pactos que pivotan sobre el autogobierno

  • Bildu se ofrece a "ir a Madrid" por la soberanía ante un Urkullu reticente

  • El 'derecho a decidir' y el euskera centran otra vez el segundo debate electoral

  • El momento más tenso, entre Alonso y Zabala por no reconocerla como víctima

|

En el segundo debate electoral celebrado en la radiotelevisión pública vasca, la ETB, los candidatos de PNV, EH Bildu, PSE-EE, PP y Elkarrekin Podemos no han querido concretar más allá de lo conocido hasta la fecha cuáles serían los pactos que posibilitarían el gobierno que salga de las elecciones vascas del próximo 25 de septiembre, cuya victoria atribuyen las encuestas al PNV. Aunque, por lo escuchado a los candidatos, parece que el eje de un posible acuerdo giraría hoy en día en torno al modelo territorial y al futuro del autogobierno vasco.

En ese sentido, Bildu volvió a tender la mano al PNV, y también a Podemos, por un "acuerdo de país", al que Iñigo Urkullu prefirió no sumarse y apostar por "mantener la cultura del acuerdo" en la política vasca. La candidata de Elkarrekin Podemos, Pili Zabala, dispuesta a "hablar con todos", solo puso como posible línea roja "que se respeten los derechos humanos de todas las personas".

Por su parte, el PSE, cuyos votos podrían ser clave y suficientes para mantener a Urkullu en la Lehendekaritza, de acuerdo con las encuestas, se desmarcó de la cuestión nacionalista -"no estaremos en hacer funcionar al país mientras otros juegan a la independencia"-, mientras que el PP se presentó como "contrapeso para que Euskadi no se deslice en aventuras que la pueden dividir".

"Pacto con el Estado" por el autogobierno o reforma del Estatuto

A pesar de ello, la candidata de Bildu, Miren Larrion, cabeza de lista por Álava, dijo estar dispuesta "a ir a Madrid” con el PNV para llevar su plan de desarrollo de la soberanía. "Y saber qué va a pasar cuando nos digan que no, porque nos van a decir que no", añadió.

Urkullu no quiso responder a esta parte de la pregunta, porque cree que se puede tener la "esperanza" de debatir con unas Cortes Generales con una composición nueva a la actual, con las que tratar en el marco de la legalidad un "pacto con el Estado" que "reconozca la realidad nacional de Euskadi y la garantía de una relación de igual a igual", al tiempo que achacaba a los partidos vascos que en la última legislatura no haya podido desarrollar este proyecto caído de su programa de gobierno.

En el otro extremo, el candidato del PP, Alfonso Alonso, criticó que plantear una consulta soberanista introduce una "confrontación" en la sociedad vasca que solo produce "inestabilidad" y pidió que si se reforma el Estatuto de Gernika "se cuide el consenso". En parte coincidió con la candidata del PSE, Idoia Mendia, que pidió una reforma del Estatuto, pero renegando de "caminos que lleven a ninguna aventura", en referencia al independentismo catalán.

En la reforma del actual Estatuto, "que ya tiene 37 años" y bajo el que no todos los vascos se sienten "a gusto", insistió la cabeza de lista de Elkarrekin Podemos, que repitió su apuesta por el "modelo de Canadá", país donde se “llevó adelante el derecho a decidir de forma democrática, legal y bilateral".

DEBATE ELECTORAL Foto de familia de los candidatos vascos antes de debatir

Así pues, no se desveló nada estrictamente nuevo. Y eso que este segundo debate de la ETB en apenas 48 horas, emitido en su segundo canal y en castellano, se ha desplegado a lo largo de más de dos horas y cuarto con un formato que facilitaba el debate auténtico. Dividido en cinco bloques de 15 minutos cada uno -economía, políticas sociales, modelo de país, pacificación y convivencia, y pactos- no tenía establecidos límites de tiempo ni turnos de cierre, lo que aprovechó Urkullu para ser el último en hablar en casi todos, y se caracterizó por un tono moderado, solo roto por las frecuentes interrupciones de Mendia a sus interlocutores y un par de momentos en los que se elevó la tensión.

Rifirrafes por el euskera y el reconocimiento a las víctimas de ETA

El primero llegó entre PSE, EH Bildu y PNV al hablar de la exigencia de perfiles de euskera para el acceso a los puestos de la administración pública, entre Idoia Mendia, en aras de la igualdad de oportunidades y la justicia, Larrion en pro de los esfuerzos de los vascos para adquirir destreza en su lengua, y Urkullu defendiendo la dignidad de su idioma y el ordenamiento actual.

El segundo llegó en la parte correspondiente al fin del terrorismo y la pacificación. Discrepaban los candidatos acerca de las diferentes formas de entender cuál es la "memoria" que hay que construir y preservar tras el final de las acciones terroristas de ETA, entre "establecer bien el relato de lo que ha ocurrido" y el reconocimiento de todas las víctimas "por igual", cuando Pili Zabala pidió una "justicia restaurativa" que incluya los abusos cometidos por las fuerzas de seguridad del Estado sobre familias como la suya.

En este punto, salió la consideración del caso de la candidata de Podemos como víctima del terrorismo -es hermana de José Ignacio Zabala, asesinado por los GAL-, estatus que Alfonso Alonso se negó a darle para preferir caracterizar a Zabala como "víctima de un abuso" por parte de funcionarios del Estado, diálogo que acabó con una mirada helada y un largo silencio sostenido entre ambos.

El bloque terminó con otro rifirrafe de Urkullu tratando de extraer de la candidata de Bildu una condena del terrorismo en nombre de la izquierda abertzale más allá de que "matar estuvo mal".

Economía y políticas sociales

En el capítulo económico, que abrió el debate, los candidatos se centraron en explicar cómo pagar sus principales objetivos de empleo, inversión y crecimiento. Ahí coincidieron básicamente en aprovechar las competencias autonómicas y el concierto económico vasco y promover la inversión, poniendo todos énfasis en la innovación y la industria.

Coincidiendo en esas vías comunes, había espacio para que en las intervenciones de los candidatos se deslizaran críticas a la gestión ajena en función de sus estrategias electorales: el PP cuestionaba al PNV, Podemos y el PSE se reprochaban entre sí, el PNV frenaba las críticas de la socialista y el ‘popular’, y Bildu buscaba al PNV.

En cuanto a las políticas sociales, hubo un cuestionamiento general a Urkullu de los "abusos" y defectos en la prestación de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), destinada a la cobertura de gastos básicos para familias sin ingresos, y el actual lehendakari se enzarzó unos minutos con Miren Larrion en torno a un caso de desahucio producido esta misma jornada en Vitoria Gasteiz.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente