Enlaces accesibilidad

Theresa May lidera una carrera a tres para elegir al sucesor de David Cameron

  • El sucesor de Cameron deberá activar y negociar con Bruselas el 'Brexit'
  • Theresa May ha obtenido 165 apoyos, por delante de Leadsom y Gove
  • Los aspirantes Liam Fox y Stephen Crabb se caen de la carrera sucesoria

Por
Theresa May, ministra del Interior británica y candidata a la sucesión de David Cameron
Theresa May, ministra del Interior británica y candidata a la sucesión de David Cameron REUTERS DJM/RT

La ministra británica de Interior británica, Theresa May, ha liderado este martes la primera votación entre los diputados del Partido Conservador para suceder a David Cameron al frente de la formación y del Gobierno del Reino Unido. Este sucesor deberá activar y gestionar la negociación que concluya en el 'Brexit', la separación de la UE.

May, partidaria de la permanencia, ha recibido el respaldo de 165 parlamentarios de un total de 329, seguida de la secretaria de Estado de Energía y Cambio Climático, Andrea Leadsom, que reunió 66 apoyos, y el ministro de Justicia, Michael Gove, partidario apasionado del 'Brexit' que recabó 48 adhesiones.

Quedan fuera de la carrera por liderar el Partido Tory el exministro de Defensa Liam Fox, eliminado con solo 16 votos, y Stephen Crabb, ministro de Trabajo y Pensiones, que ha renunciado tras conseguir unos escasos 34 votos, tras lo cual expresó su apoyo a la candidatura de May.

El próximo jueves y el martes 12 se repetirá el proceso, hasta que queden solo dos aspirantes, que se someterán a una votación entre los 150.000 afiliados del partido cuyo resultado se conocerá el 9 de septiembre.

Una tensa sucesión

La renuncia de David Cameron después de la victoria del 'Brexit', la salida de la UE, el 23 de junio, ha obligado a su partido a elegir el sucesor que lidere el trámite con Bruselas que precederá al divorcio definitivo.

Cinco rivales peleaban por este puesto, Theresa May, ministra de Interior, Andrea Leadsom, secretaria de Estado de Energía y Cambio Climático, el ministro de Justicia, Michael Gove, y los ahora descartados exministro de Defensa, Liam Fox, y Stephen Crabb, ministro de Trabajo y Pensiones. Aspirantes unidos por la bancada, pero separados por el apoyo o rechazo al 'Brexit, una atmósfera de tensión envuelve el proceso.

Como reflejo del clima enrarecido que sobrevuela la competición, el aspirante Gove ha sido protagonista de una controversia estos días relacionada con la renuncia del que fuera candidato favorito al legado de Cameron, el exalcalde de Londres, Boris Johnson.

Gove se había postulado durante la campaña como convencido colaborador de Boris Johnson. Ambos eran un "equipo de ensueño" para la prensa, y Gove considerado el futuro titular de Economía bajo la batuta de Johnson.

Pero poco antes de que Johnson anunciara su posición, se hizo pública una crítica del titular de Justicia a su liderazgo, a lo que se sumó la difusión de unos correos en los que presuntamente Gove y su mujer, la periodista Sarah Vine, cuestionaban la idoneidad para el puesto de primer ministro de su correligionario político.

May: "Soy la única capaz" de "negociar el mejor acuerdo"

Una encuesta divulgada este martes por la fima YouGov sugiere que May, de 59 años, no es solo la candidata favorita entre los diputados conservadores, sino también entre la militancia de la formación, que la apoyaría con el 63% de los votos, según ese sondeo.

La responsable de Interior ha señalado tras conocer el resultado de la primera ronda de votaciones que los conservadores tienen ante sí la "enorme tarea" de "unir al partido y al país" después de la victoria del 'Brexit' el pasado 23 de junio.

Además de esa tarea, May, que ha defendido la permanencia en el bloque comunitario antes del plebiscito, se marca el objetivo de "negociar el mejor acuerdo posible para abandonar la UE y hacer que el Reino Unido funcione para todo el mundo".

"Soy la única candidata capaz de cumplir esas tres cosas como primera ministra, y esta noche está claro que soy también la única capaz de lograr el apoyo de todo el Partido Conservador", ha añadido.

La ministra del Interior expresó pocos días antes del referéndum su desacuerdo con la política migratoria comunitaria y ha recalcado tras la victoria del "brexit" que su objetivo como primera ministra sería rebajar en "decenas de miles" los inmigrantes que llegan cada año al Reino Unido.

May sostiene que el resultado del plebiscito, en el que el 51,9 % de los británicos votaron por romper con Bruselas, debe respetarse, y descarta cualquier intento de permanecer en la UE ante el temor a consecuencias económicas negativas para el Reino Unido.

En todo caso, May no prevé activar antes de finales de este año el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que inicia la cuenta atrás de dos años para que Londres abandone el club comunitario.

Además de la solvente ventaja de May sobre el resto de aspirantes, la votación de hoy confirmó a Leadsom como firme candidata a discutirle el puesto hasta la última fase del proceso de elección interno de los conservadores.

La antigua directiva bancaria, de 53 años, ha recibido en las últimas horas el apoyo del exalcalde de Londres, Boris Johnson, lo que ha contribuido a que supere en votos a Gove, que partía entre los favoritos.

Leadsom: la salida de la UE es una "enorme oportunidad"

Leadsom, una de las "tories" más activas a favor del "brexit" durante la campaña, ha sostenido en los últimos días que la salida de la Unión Europea es una "enorme oportunidad" para el país y asegura que comunicaría oficialmente a Bruselas el deseo británico de abandonar el bloque tan pronto como fuera nombrada primera ministra.

Diputada conservadora desde 2010, Leadsom se ha mostrado partidaria de garantizar los derechos de los ciudadanos comunitarios que viven y trabajan en el Reino Unido, si bien defendería nuevas restricciones para la llegada de europeos tras el "brexit".

La primera votación de los conservadores se produjo en una jornada en la que la libra esterlina volvió a marcar un valor mínimo desde 1985 respecto al dólar, debido a la incertidumbre económica que ha provocado el resultado del referéndum.

El sector inmobiliario del Reino Unido sufrió en junio su mayor frenazo en siete años ante la perspectiva de que los británicos pudieran votar a favor de la salida de la UE, lo que ha llevado a tres firmas británicas (M&G Investments, Aviva y Standard Life) a bloquear temporalmente sus fondos inmobiliarios para evitar la retirada de capital por parte de sus clientes.

Ante el nerviosismo por el posible impacto negativo del "brexit", el Banco de Inglaterra anunció que relajará las exigencias de capital de reserva a las entidades británicas para fomentar el crédito, al tiempo que estudia la posibilidad de rebajar los tipos de interés, en el mínimo histórico del 0,5% desde 2009.

Noticias

anterior siguiente