Enlaces accesibilidad

Bruselas vuelve a rebajar una décima el crecimiento de la eurozona y la UE por los "riesgos elevados"

  • Alerta de la ralentización de China y del impacto del referéndum sobre el Brexit
  • Este año la CE prevé un crecimiento del 1,6% en la zona euro y del 1,8% en la UE

Enlaces relacionados

Por
Banderas de la Unión Europea ondean delante de la sede de la Comisión
Banderas de la Unión Europea ondean delante de la sede de la Comisión. Getty Images

La Comisión Europea en sus previsiones de primavera ha rebajado el crecimiento previsto este año en una décima por los "riesgos elevados" en el contexto global. Así para la zona euro estimaba en invierno un avance del PIB del 1,7% y ahora lo deja en el 1,6%, mientras que para el conjunto de la Unión Europea era del 1,9% y lo reduce al 1,8%.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, señala que "el crecimiento en Europa se mantiene a pesar de un entorno mundial más difícil. Hay signos de que los esfuerzos de las autoridades para integrar a los refugiados tienen un impacto económico positivo, pero queda mucho por hacer para reducir las desigualdades."

Bruselas advierte que las exportaciones netas ralentizarán su crecimiento en 2016 y serán neutras en 2017, por lo que el crecimiento dependrá de la demanda interna. La inversión se recuperará el año que viene y alcanzará el 3,8% en la eurozona y en la UE, el consumo privado se ralentizará por el repunte de la inflación que reducirá los ingresos reales.

En la zona euro, el PIB cerrará el año con un avance estimado del 1,6% y aumentará al 1,8% en 2017. El crecimiento de la Unión Europea terminará en 2016 en el 1,8% y alcanzará el 2% el año siguiente.

Riesgos geopolíticos

Entre los riesgos externos para el crecimiento figura la ralentización de China y otros mercados emergentes, la incertidumbre geopolítica que podría tener consecuencias más graves de lo previsto para la economía europea, incluida una brusca subida de los precios del petróleo o nuevas turbulencias en los mercados financieros.

Bruselas también ve riesgos considerables en la evolución interna de los Veintiocho, desde la implantación de las reformas estructurales al referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE. El vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, ha hecho hincapié en que "nuestras perspectivas de crecimiento dependen cada vez más de las posibilidades que creemos los europeos. Es decir, hay que intensificar las reformas para modernizar nuestras economías y garantizar un crecimiento fuerte y duradero".

Mejorará el mercado de trabajo

La Comisión considera que la mejora del mercado de trabajo seguirá a un ritmo moderado por la mejora de la coyuntura unida al alza limitada de los salarios. En algunos países las reformas laborales y las medidas presupuestarias favorecen la creación neta de empleo, pese a que las disparidades entre Estados miembros se mantienen.

En la eurozona, la tasa de paro debería reducirse del 10,9% en 2015 al 10,3% en este ejercicio y bajar la barrera psicológica del 10% en 2017 (9,9%). En la UE, el desempleo tendría que bajar del 9,4% de 2015 al 8,9% en 2016 y al 8,5% el año que viene.

El tigre celta crecerá un 4,9%

La economía de la UE que más crecimiento va a registrar en 2016 según Bruselas será Irlanda con una tasa del 4,9%, seguida por Rumanía con el 4,2%, Malta (4,1%), Polonia (3,7%) y Suecia (3,4%). España es el décimo país con mayor crecimiento (2,6%) previsto y la economía que más crecerá de las cinco grandes de la UE.

En concreto, Alemania crecerá un 1,6%, dos décimas menos de lo previsto en invierno. Italia pierde fuelle, un 1,1%, Bruselas rebaja su previsión tres décimas y el PIB de Francia progresará un 1,3%. Después de España, Reino Unido es la potencia que más crece, un 1,8% (tres décimas menos que lo estimado en febrero).

Por el contrario, Grecia es el único país donde se espera que la economía se contraiga en 2016 (su PIB caerá un 0,3%, la mitad de lo previsto en invierno), sin embargo Bruselas estima que la economía helena volverá a crecer en 2017 a un ritmo del 2,7%.

La deuda y el déficit se reducen

Asimismo, el Ejecutivo comunitario calcula que el déficit público en la zona euro se reducirá gracias a una mayor actividad económica y por unos intereses más bajos. En este sentido, la previsión del déficit de la eurozona se mantiene en el 1,9% este año y del 1,6% el año que viene.

La deuda pública igualmente se reducirá, augura el Ejecutivo comunitario, desde el 92,9% del PIB en el caso de la eurozona en 2015, al 92,2% este año y al 91,1% en 2017. En el caso de la UE, bajará hasta el 86,5% en este ejercicio y un punto menos (85,5%) el próximo año.

Por último, Bruselas asegura que la inflación se mantendrá cerca de cero en los meses venideros y debería elevarse de forma más marcada en el segundo semestre tras un aumento de los precios de la energía y por el fortalecimiento del consumo interno. En concreto, la inflación anual para la zona euro será del 0,2% este año (tres décimas menos que lo previsto en invierno) y alcanzará el 1,4% en 2017. En la UE, los precios subirán el 0,3% en 2016 y el 1,5% en 2017.

Noticias

anterior siguiente