Anterior Condenan a cuatro meses de prisión a una mujer que amenazó de muerte a Stephen Hawking Siguiente Un asalto con rehenes en un restaurante de Bangladesh deja al menos 26 muertos Arriba Ir arriba
El Astro-H está fabricado por JAXA y la NASA estadounidense.
El Astro-H está fabricado por JAXA y la NASA estadounidense.

Japón pierde contacto con Astro-H, su satélite recién lanzado para observar agujeros negros

  • El dispositivo fue puesto en órbita el pasado 17 de febrero

  • Las evidencias apuntan a que podría haber sufrido varias "rupturas"

  • Su misión también era la de estudiar agrupaciones de galaxias

|

Japón ha perdido el contacto con su satélite astronómico Astro-H, lanzado el 17 de febrero para observar agujeros negros y agrupaciones de galaxias, ha confirmado un portavoz de la Agencia nipona de Exploración Aeroespacial (JAXA).

La comunicación con el aparato falló desde el inicio de sus operaciones, programado para el pasado sábado 26 de marzo a las 16.40 hora local (07.40 GMT), ha explicado la agencia.

La causa del fallo de comunicación está siendo investigada y la JAXA trata de recuperarla tras haber recibido una breve señal del satélite durante sus indagaciones, aunque reconoce que todavía no es capaz de establecer cuál es el estado del aparato.

En este sentido, el Centro Conjunto de Operaciones Espaciales (JSpOC) estadounidense, que rastrea objetos artificiales que orbitan alrededor de la Tierra, informó a través de Twitter de que ha observado cinco objetos cerca del satélite astronómico japonés, sugiriendo que el aparato podría haber sufrido varias "rupturas".

El astronauta del Centro de Astrofísica de Harvard-Smithsonian Jonathan McDowell replicó, no obstante, en la red social que la presencia de "escombros" no significa que el aparato "se haya hecho pedazos", sino que pequeñas piezas han podido desprenderse de él y que el satélite "podría estar básicamente intacto".

Orbitar a 580 kilómetros de altura

El Astro-H, de unos 14 metros de largo y unas 2,7 toneladas de peso, es el satélite más pesado lanzado hasta ahora por Japón. El dispositivo, fabricado por JAXA y la NASA estadounidense, y otras instituciones, tenía el objetivo de orbitar a unos 580 kilómetros de altura y para observar agujeros negros y agrupaciones galácticas distantes a través de sus detectores de rayos gamma y cuatro telescopios de rayos X.

Entre estos destaca el "Micro-calorímetro de rayos X", un instrumento de última generación que ostenta el mayor espectro para observar rayos X en el espacio diseñado hasta la fecha.

El satélite fue lanzado a bordo de un cohete H-2A desde la estación espacial situada en la isla de Tanegashima, en la prefectura de Kagoshima (suroeste del país).

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente