Enlaces accesibilidad

El exdirector de Seguridad de Madridec: "En el Madrid Arena no había Policía Municipal ni antidisturbios y el botellón estaba ahí"

  • Según este testigo, la noche de la tragedia no había personal de antidisturbios
  • El juez consideró que no impedir el macrobotellón pudo influir en el sobreaforo
  • El exdirector de Emergencias no sabía que había una fiesta en el Madrid Arena
  • Un técnico dice que el pabellón no tenía suficientes salidas de emergencia

Por
Vista exterior del pabellón Madrid Arena
Vista exterior del pabellón Madrid Arena. EFE

El excoordinador de Seguridad de Madrid Espacios y Congresos (Madridec) José Luis Rodríguez Caamaño ha asegurado este jueves en el juicio del Madrid Arena que la noche de la tragedia "no había Policía Municipal, antidisturbios", tan solo alguna unidad de uniformados del distrito de Moncloa en la almendra central de la Casa de Campo, un testimonio que contradice la exelegada de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, quien ha delcarado que había suficientes efectivos de la Policía Municipal para atender posibles emergencias.

"En anteriores ocasiones había un dispositivo policial. Esa noche no había Policía Municipal, antidisturbios. Había alguna unidad en la almendra y el botellón estaba ahí. Cuidado". Así lo ha aseverado el exresponsable de Seguridad de Madridec, empresa municipal que gestionó el espacio del Madrid Arena, durante su declaración como testigo en la vista oral que busca conocer lo que pasó la madrugada del 1 de noviembre de 2012, cuando murieron cinco chicas en una fiesta de Halloween organizada en el pabellón municipal.

Precisamente, el exjefe de la Policía municipal de Madrid Emilio Monteagudo es uno de los acusados en el juicio. El juez Eduardo López Palop le imputó al considerar que el hecho de no disolver o impedir el macrobotellón que se formó en el exterior pudo influir en el sobreaforo y, con ello, con la avalancha mortal.

El testigo se ha referido en concreto a la ausencia de Unidades Centrales de Seguridad, conocidas como los antidisturbios -el Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Manuela Carmena, las está reorganizando-. Según su relato, esa noche no había personal de estas unidades, algo que sí había en otros eventos organizados en el pabellón.

La exdelegada de Seguridad: había suficientes policías

En cambio, Fátima Núñez ha asegurado después ante la Audiencia Provincial que "el servicio de Policía Municipal estaba reforzado al 50 por ciento aquella noche y había medios suficientes en Madrid para atender cualquier emergencia que se pudiese producir".

La exdelegada municipal ha reconocido que en el momento de los hechos no conocía el documento que reflejaba la instrucción especial que debía seguirse para los eventos celebrados en grandes espacios como el Madrid Arena y que se enteró de su existencia después de la tragedia.

Núñez también se ha desmarcado de la seguridad o gestión interna del evento de aquella noche, ya que no fue organizado por el Ayuntamiento, y ha manifestado que no sabe quién se encargaba de esa labor. La exdelegada tampoco ha sabido especificar por qué aparecía el logo del Consistorio madrileño en las entradas de la fiesta.

Por su parte, el exdelegado de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento Antonio De Guindos ha declarado que no conocía si existían deficiencias de seguridad en el pabellón del Madrid Arena. De Guindos ha coincidido con Núñez al asegurar que el Ayuntamiento no tenía autoridad alguna para dar órdenes a Madridec.

Ambos cargos municipales fueron imputados por el juez instructor Eduardo López Palop y posteriormente se les apartó de la causa. Tras su imputación, los dos dimitieron.

El exdirector de Emergencias no sabía que había una fiesta

Entre los testimonios de esta jornada en el largo juicio del Madrid Arena, el ex director general de Emergencias y Protección Civil del Ayuntamiento de Madrid, Alfonso del Álamo, ha declarado que no tuvo "comunicación oficial" por parte del Consistorio de que iba a celebrarse una fiesta de Halloween en el Madrid Arena: "Yo me enteré esa misma noche", ha dicho, asegurando que nunca eran convocados a las reuniones previas a los eventos que organizaba Diviertt, la empresa del promotor Miguel Ángel Flores.

Del Álamo ha explicado que llegó a la fiesta a las seis de la mañana y acudió a la enfermería pero no pidió explicaciones al doctor Viñals porque, según él, no era su competencia.

El testigo ha afirmado que, si hubiese sabido que se iba a celebrar un evento de más de 20.000 personas, Emergencias se habría asegurado de conocer el equipo médico a cargo de la fiesta y "es posible que Samur se hubiese desplazado en función del riesgo".

No había salidas suficientes para una evacuación

Un exjefe de licencias del Ayuntamiento de Madrid ha declarado también en el juicio que el pabellón del Madrid Arena no tenía licencia en el momento de los hechos, ya que tenía numerosas deficiencias en materia de seguridad como no tener ni "suficientes salidas de emergencias" ni tener pasillos de evacuación que cumplieran la normativa.

Así lo ha manifestado José María Esteban, extécnico del Ayuntamiento de Madrid ya jubilado. Entonces era el jefe de licencias del Consistorio madrileño, especificando en su declaración que el pabellón tenía muchas deficiencias conforme al expediente que tramitó. Así, ha especificado al tribunal que no había salidas suficientes y que las escaleras eran abiertas, con tramos donde era "fácil tropezar tanto al bajar y subir al carecer de contrahuella".

"No tenía salidas suficientes ni en nivel 0 ni en nivel 1", ha reseñado el extécnico, quien ha remarcado que en caso de evacuación masiva, esta situación sería peligrosa por la falta de accesos. Al respecto, ha insistido en que las deficiencias que registraba el recinto municipal se pudieron haber solventado, ya que él propuso varias soluciones a las que se hizo caso omiso.

Noticias

anterior siguiente