Anterior El Parlament revoca a Daniel de Alfonso como jefe Antifraude tras las grabaciones con Fernández Díaz Siguiente La lista de grandes morosos desvela una deuda con Hacienda superior a 15.700 millones Arriba Ir arriba
Logo de la banca UBS a la entrada de su sede en la ciudad suiza de Zúrich
Logo de la banca UBS a la entrada de su sede en la ciudad suiza de Zúrich. AFP

La Justicia belga acusa al banco suizo UBS de varios delitos de fraude fiscal, blanqueo y organización criminal

  • Sospecha que captó clientes en Bélgica y les incitó a evadir impuestos

|

La Justicia belga ha imputado este viernes al banco suizo UBS de varios delitos de "organización criminal, blanqueo, ejercicio ilegal de la profesión de intermediario financiero en Bélgica y de fraude fiscal grave y organizado", después de que un juzgado de instrucción haya aceptado la petición de la Fiscalía del país, que considera que la entidad "captó" clientes belgas para incitarles a evadir impuestos.

La Fiscalía belga ha presentado cargos contra la entidad suiza como "autor o coautor" de esos delitos, al haber encontrado indicios de que UBS "captó clientes directamente en el mercado belga (sin pasar por su filial en este país), con el objetivo de incitarles a sumarse a prácticas de evasión fiscal", según ha explicado la Fiscalía en un comunicado.

El juez de instrucción de Bruselas, Michel Claise, que ha procesado al banco ya acusó en junio de 2014 al máximo responsable de su filial belga, Marcel Brühwiler, por blanqueo y fraude fiscal. En aquel momento, la Fiscalía señaló que "varios miles de millones de euros" habían salido de Bélgica hacia Suiza de forma ilegal, después de que UBS Bélgica hubiera propuesto durante la última década a las fortunas belgas abrir cuentas sin declarar en Suiza.

Otro proceso paralelo y similar en Francia

Ahora, la acusación contra la matriz suiza llega "después de la excelente colaboración de las autoridades francesas dentro de una comisión rogatoria ejecutada recientemente", explica la Fiscalía belga.

La imputación en Bélgica se produce tan solo una semana después de que se cerrara en Francia la investigación sobre presunto fraude fiscal que ha llevado a la imputación de UBS y de su filial francesa -y a la fijación de una fianza récord para la matriz- por la sospecha de haber puesto en práctica entre 2004 y 2012 un sistema para incitar a los clientes franceses más ricos a abrir cuentas en Suiza sin declararlo al fisco galo.
 

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente