Enlaces accesibilidad

Un exdirectivo de CCM declara que no había razones "técnicas ni objetivas" para no aprobar las cuentas

  • El exvicepresidente de la caja defiende la gestión de su superior
  • Recuerda que Hernández Moltó cobraba 165.000 euros brutos al año
  • El presidente anterior cree que la fusión con Unicaja habría salvado la entidad

Por
El expresidente de Caja Castilla-La Mancha, Juan Pedro Hernández Moltó
El expresidente de Caja Castilla-La Mancha, Juan Pedro Hernández Moltó. EFE Fernando Alvarado

El exvicepresidente primero de Caja Castilla La Mancha (CCM) Federico Rodríguez Morata ha dicho que "no había ninguna razón técnica ni objetiva" por la que oponerse a aprobar las cuentas de la entidad, cuya viabilidad se había puesto en duda "de no haber intervenido" el Banco de España en marzo de 2009.

Ante el juzgado central de lo penal, Rodríguez Morata ha asegurado que le "duele en el alma" la situación en que se sumió a CCM tras la publicación de los estados provisionales del 2008, y evitando "palabras gruesas" ha asegurado que las cuentas "iban a ser formuladas" en el primer trimestre de 2009 porque "no existían argumentos" para votar en contra.

Sobre la concesión de créditos "de muy alto riesgo", Rodríguez Morata ha insistido en que, de producirse alguna objeción o duda sobre aspectos relevantes, era el presidente quien "sugería" que se frenase la operación con el fin de "evaluarla detenidamente".

Defiende a Moltó

Como ya hicieran exdirectivos de la entidad en la sesión anterior, Rodríguez Morata ha defendido que el entonces presidente de CCM, Hernández Moltó, "nunca se extralimitó de sus funciones" de presidente no ejecutivo, y que de haberlo notado "lo hubiera corregido". Los inspectores del Banco de España declararon ante el juez lo contrario, que Moltó se extralimitó.

"El presidente cobraba el mismo salario que un subdirector de área, 165.000 euros brutos al año sin posibilidad de dietas", y ha añadido que "lo demás son especulaciones y comentarios".

En la misma línea se ha pronunciado el expresidente de la caja hasta 1998, Tomás Martín Peñato Alonso, que ha señalado que la intención del Consejo "fue siempre" adoptar los requerimientos del Banco de España.

Peñato cree que la caja podría haberse salvado si se hubiera llevado a cabo la fusión con Unicaja, una operación que habría fracasado por las informaciones sobre el agujero patrimonial en CCM.

Refinanciación de créditos

También ha comparecido el administrador de una de las sociedades beneficiarias de los préstamos de CCM, Solventia Corporativa, Ignacio Barco Fernández, quien ha dicho que 47 de los 50,1 millones concedidos por la caja en 2008 fueron destinados a la refinanciación de antiguos créditos, con el fin de adaptar a las sociedades cabeceras del grupo a las nuevas exigencias del mercado.

Barco ha afirmado que él y su hermano Antonio, ambos en situación de concurso de acreedores personal, ofrecieron a la caja la posible salida a Bolsa de Renovalia como garantía complementaria, una cotización que finalmente no se produjo, al estar las expectativas "por debajo del mercado".

El miércoles continuará el juicio contra Hernández Moltó y el exdirector general de CCM, Ildefonso Ortega, para quienes la Fiscalía Anticorrupción pide dos años y medio de prisión e inhabilitación profesional durante el tiempo de la condena por presunto delito societario.

Noticias

anterior siguiente