Anterior Al menos 16 soldados afganos muertos por error en un ataque del Ejército americano Siguiente El cine iberoamericano celebra su cuarta fiesta en Madrid con la mira puesta en potenciar la industria Arriba Ir arriba
Los presidentes de Asturias, Javier Fernández; Andalucía, Susana Díaz, y Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en el Comité Federal del PSOE
Los presidentes de Asturias, Javier Fernández; Andalucía, Susana Díaz, y Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en el Comité Federal del PSOE. EFE

Javier Fernández: Sánchez "no aceptaría" la abstención de los independentistas para ser presidente

  • Según el presidente asturiano, Javier Fernández, tras el Comité Federal del PSOE

  • Los presidentes de Andalucía y Aragón también rechazan ese apoyo

  • Sánchez insiste en que "no buscará" los apoyos de partidos como ERC y DiL

|

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha reconocido este sábado ante los líderes territoriales de su partido que tiene "ganas" de iniciar el diálogo político con otras fuerzas de cara a la investidura. El Comité Federal celebrado este sábado le da el plácet para buscar un acuerdo con Podemos y Ciudadanos si el rey le encarga formar gobierno, pero con una limitación bendecida por varios de sus barones: no buscar el apoyo de los independentistas para llegar a ser presidente.

Lo ha dicho en la puerta de la sede de Ferraz, en Madrid, el presidente asturiano, Javier Fernández, quien ha asegurado este sábado que el líder del PSOE "no aceptaría" una abstención de los partidos independentistas como vía para obtener una mayoría suficiente que le permita ser investido presidente del Gobierno, y ha tomado esas palabras de Sánchez como un compromiso.

A la salida del Comité Federal del PSOE en el que el secretario general ha propuesto consultar a la militancia el futuro acuerdo de gobierno, Fernández ha explicado que Sánchez ya ha avanzado que "no aceptaría" la abstención de partidos como ERC o DiL, situación que sería imprescindible en el caso de llegar a un acuerdo con Podemos y con PNV, y si Ciudadanos vota en contra, junto al PP.

En su primera intervención en el Comité Federal, el máximo órgano socialista entre congresos, Sánchez había remarcado su intención de mirar "a izquierda y a derecha" para intentar aglutinar una mayoría de cambio, y en esa exposición final reiteró que con ello está siguiendo las directrices marcadas por el Comité Federal el pasado mes de diciembre.

Díaz, Fernández y Lambán no aceptan el "peaje" independentista

Según varias fuentes, el asunto del rechazo a los independentistas acaparó parte de las intervenciones en el Comité Electoral. Los presidentes de Asturias, Andalucía y Aragón expresaron sus reticencias a que un gobierno socialista que intente Sánchez cuente ni siquiera con la abstención de los independentistas.

La primera en tomar la palabra después de la intervención inicial del secretario general fue la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que ha entrado en materia asegurando que, al hablar de acuerdos, no le vale con comprometerse a "mirar a izquierda y a derecha".

Según fuentes socialistas presentes en la reunión, Díaz se ha dirigido a sus compañeros para explicarles que si el "peaje" que hay que pagar para gobernar es el del voto de los independentistas que ponen en cuestión la unidad del país a ella "no le valdría".

A esta misma tesis se sumó el exdiputado Eduardo Madina, rival de Pedro Sánchez en las primarias a secretario general. Todo ello llevó a Sánchez a recordar que "el PSOE no buscará los apoyos de los independentistas" y recordó que fue él quien "desbloqueó" la situación en Cataluña cuando, nada más conocer la resolución del Parlamento autonómico, telefoneó desde Portugalete al presidente del Gobierno para "liderar" un pacto de los defensores de la Constitución frente a la amenaza secesionista.

El apoyo de Ciudadanos

Ante estas objeciones, el líder del partido ha respondido que no entiende tanta "prevención" cuando siempre ha asegurado que no buscará un acuerdo con estos partidos. Esta es la línea que aprobó el anterior Comité Federal del 28 de diciembre, cuando se acordó que para que el PSOE pudiera sentarse a hablar con el partido que fuera, éste tendría que renunciar a sus planteamientos separatistas.

Así las cosas, Sánchez va a tratar de explorar la alianza que más simpatía despierta, un pacto con Podemos y Ciudadanos que daría estabilidad al gobierno progresista y reformista que pretende, y que es la fórmula defendida por los presidentes de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, y de Aragón, Javier Lambán.

El presidente de Aragón ha recalcado que si los socialistas consiguen alcanzar un pacto de Gobierno entre PSOE, Podemos, IU y Ciudadanos será "irrelevante" la posición que adopten los dirigentes de partidos independentistas.

Y Susana Díaz, en declaraciones a los periodistas, puso por la mañana como ejemplo su propia experiencia en Andalucía, donde tiene "un buen acuerdo" con el partido de Albert Rivera. Ante sus compañeros, cuando ha rechazado la posibilidad de apoyarse en los independentistas, ha insistido en que hay otras fuerzas con las que el PSOE se puede entender, bajo la idea de igualdad, unidad y justicia social.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente