Anterior La Policía mexicana difunde el retrato robot de uno de los supuestos secuestradores de la española desaparecida Siguiente 'El ciudanano ilustre' y 'Un monstruo viene a verme' se reparten premios artísticos y técnicos en los Platino Arriba Ir arriba
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la concejal de Ciudadanos Begoña Villacís
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la concejal de Ciudadanos Begoña Villacís, en una imagen de archivo. EFE

Las víctimas del terrorismo, "entre otras", darán nombre a las calles 'franquistas' de Madrid

  • La medida se aprueba con el sí de C's, PSOE y Ahora Madrid; el PP se abstiene

  • Se dedicará una calle a Melchor Rodríguez, último alcalde de Madrid republicano

  • No habrá ayudas económicas para los vecinos afectados por los cambios

|

Las víctimas mortales del terrorismo, "entre otras", darán nombre "preferentemente" a las calles cuya nomenclatura se sustituirá por sus vínculos franquistas, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, como ha aprobado este miércoles el Pleno de Cibeles en una enrevesada votación por puntos y tras un debate tenso.

La propuesta, presentada por Ciudadanos y enmendada 'in voce' tras un receso en el Pleno, recordará a las víctimas mortales del terrorismo naturales de Madrid o con vinculación con la ciudad. Ha contado con el respaldo de C's, PSOE y Ahora Madrid y la abstención del PP, cuya portavoz, Esperanza Aguirre, ha mostrado su rechazo a la coletilla "entre otras" de la enmienda.

Por unanimidad de todos los grupos se ha aprobado la propuesta de Ciudadanos de que se dedique una calle al anarquista Melchor Rodríguez García, el último alcalde de Madrid republicano, que detuvo las matanzas de Paracuellos, por generar "gran consenso social y político y por su gran relevancia para la reconciliación y la concordia tras la Guerra Civil".

La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, propuso imponer el sentido común y el consenso para aplicar la Ley de Memoria Histórica y el Plan Integral de la Memoria de Madrid sin levantar bandos y recordó que la lucha contra ETA sí unió a los españoles, por lo que defendió su propuesta de dedicar a víctimas del terrorismo los nombres de calles que se quiten a franquistas, pues hasta ahora sólo hay tres.

Quién decide qué calles cambian de nombre

La delegada de Cultura y Deporte, Celia Mayer, mostró su sorpresa por esta propuesta después de que C's apoyara el Plan Integral de la Memoria que dejaba un plazo de cuatro meses para estudiar el cambio del nomenclátor, sometiéndolo a la cátedra de Memoria Histórica de la Universidad Complutense y a propuestas de vecinos, y aseguró que ha de obedecer a criterios objetivos y de consenso y que la idea de Ciudadanos introduce un factor subjetivo.

Villacís lamentó que la decisión última se hurte al Pleno y se confíe a historiadores y asociaciones vecinales, y pidió responsabilidad a los grupos para que recuerden lo que ha sufrido Madrid el terrorismo, que dejó muertos en todos los partidos y estamentos profesionales.

Desde el PSOE, Mar Espinar acusó a C's de utilizar la Ley de Memoria para sacar rédito político y dio la razón a Mayer en que ha de ser una entidad independiente como la cátedra o los propios vecinos quien proponga los nuevos nombres de calles. También reprochó a C's hacerse una foto con las víctimas en lugar de tratar de consensuar la propuesta con el resto de grupos municipales.

El concejal del PP Pedro Corral agradeció la "templanza" introducida por Ciudadanos en la Ley de Memoria, en lugar de utilizarla para dividir a los españoles en buenos y malos en función de por qué asesinatos de la Guerra Civil muestren más empatía. Corral acusó a la izquierda de tratar de imponer una sola verdad y rechazar a la mitad de la población como hizo el propio Franco, frente a lo que defendió reconocer a todas las víctimas.

Errores históricos en los nombres que se quieren retirar

Corral también recriminó varios supuestos errores históricos en los nombres escogidos por la cátedra de la Complutense para retirar del nomenclátor, que cree que debería dedicarse a estudiar los crímenes del castrismo cuando la preside la hijastra de Fidel Castro. Y sugirió encomendar la revisión del callejero a historiadores plurales.

En concreto, sobre la supresión de la calle Francisco Iglesias, Mayer anunció que se va a aplazar hasta aclarar si procede eliminar el nombre o no, mientras que de otros que el Ayuntamiento se propone retirar siguiendo a la citada cátedra dijo que su participación en el bando franquista anulaba los méritos en aviación o investigación que hubieran acumulado antes.

Ahora Madrid y el PSOE lograron rechazar que se perdonara la retirada de la calle a personas que hubieran sido premiadas por méritos distintos a su participación en la Guerra Civil, como Iglesias y el aviador Zapata, aunque luego se hubieran levantado contra la República.

También votaron en contra de que cada cambio de nombre se sometiera a votación en el Pleno (aquí hubo empate y decidió el voto de calidad de la alcaldesa, Manuela Carmena) o deba llevar un informe justificativo, así como han rechazado compensar económicamente a los vecinos y comerciantes afectados por el cambio de nombre en su calle, que tendrán que llevar a rótulos, tarjetas y demás, reclamaciones del grupo de Ciudadanos.

En cuanto a las molestias para los vecinos, Mayer ha detallado que los servicios jurídicos municipales ya están trabajando en un protocolo para "facilitar los trámites". El plan se presentará a finales de abril y coincidirá con el cambio de nomenclatura de las 30 primeras calles. Los cambios en los nombres se llevarán a cabo "en 2016 y 2017". 

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente