Anterior La tasa de paro juvenil bajó del 40% en el segundo trimestre por primera vez desde finales de 2009 Siguiente Mireia Belmonte completa la triple corona con su oro mundial en 200 mariposa Arriba Ir arriba
El ex jefe de la policía municipal defiende que el dispositivo policial en el Madrid Arena era "suficiente"

El exjefe de la Policía Municipal defiende que el dispositivo policial en el Madrid Arena fue el "correcto"

  • Apunta a Cándida Jiménez como la responsable del operativo

  • Asegura que el dispositivo pasó de tener 12 a 18 agentes

  • Afirma que la prioridad del dispositivo era el Madrid Arena y no el botellón

  • Seguriber asegura que la seguridad interna la llevaba Kontrol34

|

El exjefe de la Policía Municipal Emilio Monteagudo ha defendido este miércoles en el juicio del Madrid Arena que se celebra en la Audiencia Provincial que el dispositivo policial desplegado para la fiesta de Halloween era "correcto" y "suficiente".

Monteagudo es el único de los procesados que no está acusado por la Fiscalía, pero sí por las acusaciones particulares representadas por las familias de las víctimas, que apuntan a su responsabilidad por no evitar el botellón del exterior, que consideran como clave en la tragedia que se produjo más tarde en el pabellón.

"Naturalmente que si", ha respondido cuando ha sido preguntado sobre si el número de efectivos desplegados era el correcto.

Se elevó el nivel de riesgo a alto horas antes

Ahora bien, ha subrayado que el nivel de riesgo se elevó aquella misma noche de medio a alto, por lo que se dotaron de más medios, es decir, se pasó de 12 a 18 efectivos, aunque las acusaciones aseguran que no se llegó a modificar nunca ese nivel. "Ella tenía efectivos suficientes", ha destacado.

Según Monteagudo, la responsable policial disponía también de dos patrullas más que ella misma destinó a Plaza de España y a la Plaza de los Cubos, porque "no entendía que esos efectivos la podían hacer falta".

No obstante la acusaciones particulares, que han iniciado el interrogatorio a Monteagudo al no estar acusado por la Fiscalía, defienden que el número de agentes fue de 12 y no de 18 porque nunca se llegó a modificar el nivel de riesgo.

Pero se ha desmarcado de su responsabilidad sobre esa variación porque es una decisión que compete a dos mandos policiales que son el inspector y subinspector del distrito 1. "Fue una orden verbal que hizo el inspector y que fue perfectamente legal", ha añadido.

Ya el día 6 de noviembre el mando policial Gerardo del Rey le comunicó que aquel día se produjo una variación del nivel de medio a alto. "Creo recordar que vi el informe de Gerardo que argumentó la toma de decisión", ha explicado.

Y ha calificado de "no habitual" la presencia de policías de paisano en eventos de este tipo salvo que exista una motivación relacionado con alguna posible actividad ilícita como tráfico de drogas o reventa de entradas.

No se solicitaron refuerzos

Respecto al desarrollo de la noche, ha negado que la responsable policial solicitara refuerzos, sino que sólo se limitó a comunicar que, en caso de llamadas por problemas relacionados con el consumo de alcohol en la zona de Lago, "a un kilómetro del evento", se derivasen a patrullas del distrito de Latina y no se ocupasen los agentes desplegados en el Arena.

En esa comunicación que se produjo a las 00.19 horas Jiménez "no hizo ninguna petición de refuerzo", ha señalado, si bien una abogada de la acusación particular ha leído el texto de la grabación de aquella llamada en la que la responsable policial afirma que "no disponen de personas para disuadir" la concentración de personas en el metro de Lago y en área del lago.

Pero Monteagudo ha recordado que existía un turno de refuerzo que Jiménez podía haber solicitado por emisora y que ella no lo hizo. Si que ha reconocido que ella "tenía facultad inspectora" para entrar y comprobar si había sobreaforo en el interior del recinto.

La "prioridad" de la Policía era el Madrid Arena

El exjefe de la Policía Municipal ha defendido también que la policía "priorizó su misión" en el pabellón en lugar de denunciar un botellón que estaba celebrando "a un kilómetro de distancia" en la zona de Lago.

Monteagudo ha dicho que la Jefa de Policía del Distrito de Moncloa-Aravaca, Cándida Jiménez, decidió centrarse en su misión principal en el recinto, que no ha detallado cual era, en lugar de denunciar el botellón que se estaba produciendo en el exterior.

"Dentro de la priorización del Madrid Arena y respecto a lo que ocurra a un kilómetro, ella por su experiencia y su buena fe optó por no denunciar ese botellón, por no intervenir", ha asegurado. Igualmente, ha dicho, "el botellón interior no era competencia nuestra", aunque no ha explicado si se refería al interior del pabellón o al aparcamiento.

El exjefe de la policía municipal de Madrid es el último acusado en declarar por la trágica fiesta de Halloween del Madrid Arena y lo hace durante la octava sesión del juicio.

Según el auto del juez Rodríguez Palop, la Policía Municipal de Madrid "ni evitó, ni palió, ni aminoró, sino que tuvo una actitud que benévolamente puede ser calificada de contemplativa y en todo caso muy alejada de sus estrictas obligaciones" respecto al botellón que se estaba celebrando en el exterior del edificio.

Seguriber afirma que la seguridad interna la llevaba Kontrol34

Tras los interrogatorios a los quince acusados, que han finalizado este miércoles con la declaración de Emilio Monteagudo, ha sido el turno de los cinco responsables civiles implicados en el caso: Madridec, Seguriber, Ayuntamiento Kontrol 34 y Diviertt, aunque sólo han declarado los dos primeros.

Después de Monteagudo, el siguiente en comparecer ha sido el representante legal de Seguriber, Javier González, quien ha afirmado que la seguridad interna del recinto municipal la llevaba Kontrol 34 -contratada por el promotor de la fiesta, Miguel Angel Flores-- y que Seguriber se encargaba de la seguridad exterior.

El representante legal de Seguriber ha respondido a la fiscal Ana Muñoz que tuvo conocimiento del contrato entre Seguriber y Madridec con posterioridad a la macrofiesta, al igual que el plan de vigilancia que se había establecido.

A preguntas del letrado de Miguel Angel Flores ha reconocido que había vigilantes de Seguriber en las puertas de Emergencia para colaborar con el jefe de Emergencias si se activaba el plan, que dependía de Madridec.

Por otra parte, el representante legal de Seguriber ha señalado que no recuerda si en la trágica noche los miembros de Kontrol 34 llevaban chalecos amarillos o su portaban distintivos en los que se reflejara que eran controladores de acceso.

Madridec facturó a Diviertt por un aforo de 5.000 personas

La representante legal de Madrid Destino, la empresa municipal que reemplazó a Madrid Espacios y Congresos (Madridec), ha asegurado que la factura para el alquiler del Madrid Arena en la fiesta de Halloween del 1 de noviembre de 2012 fue para un aforo menor de 5.000 personas. Se da la circunstancia de que el promotor del evento Miguel Ángel Flores dijo en el juicio que el "precio de arrendamiento (del Madrid Arena) dependía del aforo".

Varela ha reconocido que el Madrid Arena no dispone de licencia de funcionamiento porque la tiene "por proyecto", si bien ha precisado que "no es necesaria" ya que lo imprescindible es que se cumplan los requisitos y condiciones para su uso.

Además, Varela ha afirmado que sí existía plan de autoprotección en el Madrid Arena. En este sentido, la representante legal ha señalado que hay que establecer un plan de autoprotección cuando se solicita "un uso distinto" del pabellón.

Aún así, ha asegurado que existe "paralelamente" un plan de seguridad "que se elabora en función de los datos para que se den las condiciones de seguridad". A preguntas del letrado del promotor de la fiesta, Miguel Angel Flores, Varela ha confirmando que Madridec sigue alquilando el Madrid Arena con las gradas replegadas íntegramente.

También ha dicho que no le consta que fuera obligatorio imponer la seguridad interior a una empresa subcontratada, en alusión a Kontrol 34, la compañía contratada por la promotora Diviertt para encargarse de la seguridad interior.

Ahora bien, ha atribuido a la empresa del promotor Miguel Ángel Flores la gestión del parking del recinto, donde se celebró el macrobotellón. "No hay documento que adscriba la titularidad a Madridec", ha precisado.

No obstante, los jefes de Seguriber, empresa contratada por Madridec para la seguridad exterior del evento, afirmaron en el juicio que la empresa municipal siempre cobra diez euros por entrar al parking que, en este caso, se ocupaban de cobrar vigilantes de seguridad.

El juicio del Madrid Arena se reanuda el próximo 9 de febrero con las declaraciones de los primeros testigos, en concreto de los tres únicos familiares de las fallecidas que han sido llamados por la Fiscalía. Se trata de Ángel María Esteban Sanz y Tania Esteban, padre y hermana de Katia Esteban, y Verónica Arce, hermana de Cristina Arce.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente