Anterior Hallan un cuerpo calcinado donde buscaban a una vecina desaparecida por el incendio en Gran Canaria Siguiente Centenares de personas se concentran en la Ciudad de la Justicia para apoyar a los detenidos por el 1-O Arriba Ir arriba
Concentración de taxistas en la Puerta Maillot en París
Concentración de taxistas en la Puerta Maillot en París. AFP FLORIAN DAVID

Cientos de taxis provocan atascos en París y los aeropuertos franceses en el segundo día de huelga

  • Es difícil circular en la capital francesa y hay bloqueos en Orly y Charles de Gaulle

  • Los taxistas también han causado retenciones en la autopista de Marsella

|

Cientos de taxis franceses participan este miércoles, por segundo día consecutivo, en una huelga para protestar por la competencia de los vehículos con chófer (VTC) que facilitan aplicaciones como Uber, con algunos atascos en el tráfico en París y sus aeropuertos, pero también en otras ciudades como Toulouse o Marsella.

La prefectura de policía de París señaló que los puntos de bloqueo a primera hora de la mañana eran los mismos que el martes, aunque no se repitieron los incidentes violentos, condenados duramente por el Gobierno, que ha puesto en marcha un sistema de arbitraje con un mediador independiente.

Los taxis se concentraron en particular en las inmediaciones del Palacio de Congresos, junto a la Puerta Maillot al noroeste de la ciudad, y en las proximidades del Ministerio de Economía en el barrio de Bercy, al este.

Bloqueos en los accesos a los aeropuertos

Se registraron bloqueos en algunos accesos a los dos aeropuertos de la capital, el de Orly al sur y el de Charles de Gaulle, al norte. La prefectura había recomendado evitar acudir a las dos plataformas en coche particular.

Fuera de París, los taxistas en huelga por segundo día consecutivo filtraban los accesos al aeropuerto de Toulouse y una "operación caracol" (retención del tráfico) se llevó a cabo por la mañana en la autopista entre Aubagne y Marsella.

Los taxistas habían decidido anoche continuar con su protesta pese a las promesas del primer ministro, Manuel Valls, de endurecer los controles a los VTC, de acudir en ayuda de los conductores en dificultades financieras y, sobre todo, poner en marcha un proceso de concertación para buscar un equilibrio económico en el sector del transporte individual de pasajeros.

Para dirigir ese procedimiento, se nombró como mediador al diputado socialista Laurent Grandguillaume.

El portavoz del Gobierno, Stéphane Le Foll, ha insistido en que "hay que encontrar una solución equilibrada" entre los taxis y los VTC que -recordó en una entrevista al canal "BFM TV"- "existen en toda Europa y en todo el mundo".

Una forma de responder a alguna asociación de los profesionales del taxi, como la Confederación General del Trabajo (CGT), que pide la prohibición de los VTC o una indemnización por la depreciación de las licencias que tienen que pagar. Precisamente este miércoles un tribunal de primera instancia ha dado la razón a los taxistas y obliga a Uber a pagarles 1,2 millones de euros.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente