Anterior El activista argentino Santiago Maldonado falleció "por ahogamiento" en un río, según la investigación Siguiente Superviviente de violencia: "No quería tener una niña para que no pasara por lo mismo que yo" Arriba Ir arriba
El presidente del BCE, Mario Draghi, durante su intervención en el Foro de Davos 2016
El presidente del BCE durante su intervención de este viernes en el Foro de Davos. REUTERS Ruben Sprich

Draghi insiste en que el BCE no va a pedir más provisiones a la banca para cubrir activos de riesgo

  • Trata de frenar así las dudas sobre la solvencia de algunas entidades italianas

  • Dice que la petición de detalles sobre gestión de préstamos morosos es rutinaria

|

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha asegurado este viernes en el Foro Económico de Davos que el organismo no va a pedir a la banca ni más capital ni más provisiones de las que ya existen para cubrir sus activos de riesgo. Estas palabras del máximo responsable del organismo europeo tratan de frenar las especulaciones abiertas sobre la banca italiana, después de que el BCE remitiera a algunas entidades de ese país -y de otros de la eurozona- un cuestionario sobre su gestión de los préstamos impagados.

Draghi ha subrayado que ese cuestionario no supone que existan necesidades adicionales de provisiones o capital en esos bancos. "Como supervisor, en nuestra evaluación ya identificamos totalmente los créditos de riesgo y las necesidades de capital y provisiones en el conjunto de la eurozona", ha insistido.

"El cuestionario fue mal interpretado, no se trata de nuevas necesidades, sino de conocer cómo se gestiona esta cuestión en los diferentes países para saber qué es útil", ha precisado durante su intervención en Davos.

Según ha reiterado el presidente del BCE, algunos, "la prensa, por ejemplo", han interpretado que el supervisor "iba a pedir más capital a los bancos", cosa que no es verdad.

Confirma la disposición del BCE a inyectar más liquidez

Sobre sus palabras al término de la reunión del consejo de gobierno del BCE de este jueves, Draghi ha confirmado que el regulador europeo cuenta con numerosos instrumentos para hacer frente a la baja inflación y las amenazas para las perspectivas económicas, y tiene la determinación y la capacidad de hacer uso de ellos.

"Tenemos la determinación, la voluntad y la capacidad de actuar y desplegar estos instrumentos", ha indicado el banquero italiano, remarcando sus palabras del jueves, que anticiparon que el instituto emisor podría aplicar medidas adicionales de liquidez en marzo ante el empeoramiento de la situación económica.

Según ha subrayado en Davos, hay varias razones por las que el crecimiento en la zona del euro es tan débil, entre ellas, destaca la cuestión demográfica, por el envejecimiento de la población, pero también otras más puntuales y recientes como la crisis de los refugiados.

Sobre esto, Draghi se ha mostrado partidario de actuar cuanto antesinvirtiendo los recursos necesarios y cooperando porque, "si los Estados no cooperan entre sí, esto no sale adelante". "Cooperar no es ignorar", ha advertido antes de añadir que "ignorar el problema no hará que éste desaparezca".

La crisis de los refugiados representa para Europa "un desafío importante", que obviamente, "no se sabe dónde va a desembocar", pero -ha opinado- "si hay determinación y confianza, sobre todo confianza", Europa podrá resolverlo.

El presidente del BCE también se ha pronunciado sobre la situación de Grecia, que hace un año era el problema más agudo que tenía la Unión Europea, con la posibilidad de una salida del país de la moneda única. "La situación es ahora muy distinta", ha señalado.

Draghi ha destacado que el Gobierno heleno está trabajando en la consolidación fiscal y en la reforma de pensiones, los dos puntos más complicados, por lo que cabe esperar que pase con nota la próxima revisión.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente