Anterior El Gobierno comunica a Baleares que recurrirá ante el TC su ley de toros Siguiente El rey llama a la "unidad de todos" para conseguir "grandes éxitos" como Barcelona 92 Arriba Ir arriba
Una emisora de radio gasta una broma a Rajoy con una llamada de un falso Puigdemont

Rajoy habla con un falso Puigdemont que le propone una reunión

  • El presidente es objeto de una broma de un programa de radio de Cataluña

  • Rajoy le ofrece quedar tras las consultas del rey: "Yo tengo la agenda muy libre"

  • Al descubrir la broma, respondió: "Hagan lo que quieran, pero no es serio"

|

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha sido objeto de una broma de un programa musical de radio de Cataluña en la que un imitador ha llegado a hablar con él haciéndose pasar por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para intentar concertar una próxima reunión entre ambos.

En la llamada, realizada el miércoles y emitida este jueves por la mañana en el programa El matí i la mare que el va parir de la emisora  Radio Fláixbac, Rajoy llega a atender en persona al falso Puigdemont y en su primer saludo en el que le pregunta al supuesto president "cómo va la vida" le recuerda que se conocieron en Girona con motivo de la inauguración del AVE.

Ante la petición del imitador de buscar un día para verse en Madrid y hacer oficial lo que ya saben que se van a decir, el jefe del Gobierno le propone esperar a ver cómo queda la ronda de contactos que está manteniendo esta semana el rey para encargar la investidura de un presidente del Gobierno y que él asegura que desconoce cómo va a resultar.

A la espera de ello y de que se decida "si hay investidura o no la hay", Rajoy propone llamarle el lunes, día 25 de enero, para fijar una fecha y señala que como él tiene "la agenda muy libre", ese encuentro podría fijarse para las 24 o 48 horas siguientes.

La broma se descubre ante la disposición de Rajoy

Tras esa respuesta, el presentador del programa se dirige al presidente del Gobierno para comentarle que se trataba de una broma, a lo que Rajoy contesta: "Comprenderá usted que esto no es serio. Hagan ustedes lo que quieran, pero, desde luego, no es serio".

A renglón seguido se interesa por la emisora desde la que le habían gastado la broma y ante el agradecimiento de su presentador por la forma en la que la había acogido, Rajoy se despide de su interlocutor. "De acuerdo, muchas gracias".

Fuentes del Gobierno se limitan a reiterar la apreciación del presidente de que no es seria esa actitud, pero ponen en valor su reacción y subrayan que es una demostración de su disposición al diálogo.

Rajoy ya ha asegurado que está abierto a hablar con Puigdemont y esta misma semana ha recalcado que, si le llama, le atenderá, tras precisar que no suele ser él el que llama habitualmente a los presidentes autonómicos una vez que éstos son elegidos.

"Si él tiene algo que decirme, le atenderé muy gustosamente. Si quiere que le vea, le veo", subrayó el pasado lunes.

Las reacciones a la broma

Mientras algunos partidos y representantes del Gobierno como el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ya han criticado la broma, que consideran que bromear con las relaciones institucionales es "banalizar" o, cuanto menos, "raro" y tiene "poca gracia", voces oficiales del PP, a falta de una reacción del propio Rajoy, creen que el presidente en funciones ha demostrado su disposición a hablar, si bien no será él quien llame para quedar.

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maíllo, ha subrayado la "actitud dialogante" y la "buena reacción" que ha demostrado Mariano Rajoy en su charla con el imitador de Puigdemont, pero añade que en la eventualidad de una cita real, la iniciativa corresponde al presidente autonómico.

"Es una broma y la reacción es buena, de 'fair play', de cordialidad, lo ha entendido. Denota el estilo del presidente", ha defendido el dirigente 'popular', en declaraciones en Fitur, en las que ha añadido que Rajoy está dispuesto a hablar "incluso con aquellos que plantean una ruptura con España".

"Le podría haber ocurrido a cualquiera", es lo único que ha querido comentar sobre el asunto el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Por parte de la Generalitat, Carles Puigdemont mantiene su intención de reunirse "con el próximo presidente" del Gobierno y no prevé alterar su agenda tras la broma radiofónica. Por lo demás, fuentes de la Conselleria de la Presidencia rehúsan valorar esta llamada, de la que desvinculan a la administración catalana.

El Govern mantiene así lo que dijo el martes la consellera de la Presidencia y portavoz del ejecutivo, Neus Munté: "En el momento en que haya un nuevo presidente en España, Puigdemont lo llamará para felicitarlo y pedirle una reunión".

Rajoy habla con un imitador de Puigdemont: "Tengo la agenda muy libre"

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente