Anterior La juez confirma que procesa al PP por destruir los discos duros de Bárcenas, pero no por encubrirlo Siguiente Flores, condenado a cuatro años de cárcel por la tragedia del Madrid Arena Arriba Ir arriba
Los restos fueron hallados a 30 kilómetros al oeste del lago Turkana, en Kenia.
Los restos fueron hallados a 30 kilómetros al oeste del lago Turkana, en Kenia.

Una masacre prehistórica que apunta hacia los orígenes de la guerra

  • Descubren en Kenia restos de 27 personas asesinadas de forma violenta

  • Los huesos fosilizados tendrían aproximadamente 10.000 años

  • Sería el primer testimonio de violencia entre grupos en la antigüedad

|

Investigadores del Centro Leverhulme de Estudios Evolutivos Humanos (LCHES, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, han encontrado huesos fosilizados de un grupo de cazadores-recolectores prehistóricos que fueron masacrados alrededor de hace 10.000 años. Los científicos creen que es la evidencia histórica datada científicamente más temprana de conflictos humanos, un precursor antiguo de lo que actualmente se conoce como guerra.

Los restos parciales de 27 personas, que incluyen al menos ocho mujeres y seis niños, fueron hallados a 30 kilómetros al oeste del lago Turkana, en Kenia, en un lugar llamado Nataruk. Doce esqueletos estaban en un estado relativamente completo, y diez de ellos mostraron signos claros de una muerte violenta: incluyendo traumatismos extremos en el cráneo y los pómulos, manos, rodillas y costillas rotas, lesiones por flechas en el cuello y por lanzamientos de piedras en el cráneo y el tórax de dos hombres.

 Los cuerpos no fueron enterrados y algunos habían caído en una laguna que después se secó. Los cuerpos no fueron enterrados y algunos habían caído en una laguna que después se secó.

Varios de los esqueletos estaban boca abajo; la mayoría con fracturas craneales graves y al menos cinco mostraron "una forma de trauma", algunos con posibles heridas de flecha. Cuatro fueron descubiertos en una posición que indica que sus manos, probablemente, habían sido atadas, entre ellas las de una mujer en las últimas etapas del embarazo. Se descubrieron huesos fetales.

Los cuerpos no fueron enterrados y algunos habían caído en una laguna que hace mucho tiempo se secó, preservándose los huesos en los sedimentos. Los hallazgos sugieren que estos cazadores-recolectores, tal vez los miembros de una familia extensa, fueron atacados y asesinados por un grupo rival de cazadores-recolectores prehistóricos.

Los orígenes de la guerra son controvertidos: si la capacidad de la violencia organizada se produce profundamente en la historia evolutiva de nuestra especie o es un síntoma de la idea de propiedad que se produce con el asentamiento de la tierra y la agricultura. La masacre de Nataruk es el registro más antiguo de violencia entre grupos prehistóricos de cazadores-recolectores que permanecieron en gran parte nómadas.

Los restos parciales de 27 personas incluyen al menos ocho mujeres y seis niños.

"Las muertes en Nataruk son testimonio de la violencia entre grupos y la guerra en la antigüedad", afirma Marta Mirazon Lahr, de LCHES, quien dirigió el Proyecto IN-AFRICA y dirigió el estudio Nataruk, publicado este miércoles en la revista Nature. "Estos restos humanos registran la muerte intencional de un pequeño grupo de cazadores-recolectores sin sepultura deliberadadamente y presentan pruebas únicas de que la guerra era parte del repertorio de las relaciones intergrupales entre algunos cazadores-recolectores prehistóricos", afirma.

Entre 9.500 y 10.500 años

El sitio fue descubierto en 2012. Después de una cuidadosa excavación, los investigadores utilizaron radiocarbono y otras técnicas de datación de los esqueletos, así como muestras de caparazones y sedimentos que rodeaban los restos, colocados en Nataruk a lo largo del tiempo. Los autores estiman que el evento se produjo hace entre 9.500 a 10.500 años, en torno al inicio del Holoceno: la época geológica que siguió a la última Edad de Hielo.

La masacre de Nataruk puede haber resultado de un intento de apoderarse de los recursos. La masacre de Nataruk puede haber resultado de un intento de apoderarse de los recursos.

Ahora un matorral, hace 10.000 años el área alrededor de Nataruk era un lago fértil que sostenía a una sustancial población de cazadores-recolectores. El sitio habría sido el borde de una laguna cerca de las orillas de un mucho mayor lago Turkana, probablemente cubierto de pantanos y bordeado por bosques y corredores boscosos.

Esta ubicación junto al lago puede haber sido un lugar ideal para que habitaran los cazadores-recolectores prehistóricos, con fácil acceso al agua potable y la pesca y, por lo tanto, tal vez, un lugar codiciado por otros. La presencia de cerámica sugiere que ocurrió para el almacenamiento de los alimentos que comían.

"La masacre de Nataruk puede haber resultado de un intento de apoderarse de los recursos -territorio, mujeres, niños, alimentos almacenados en macetas- cuyo valor era similar al de las sociedades agrícolas posteriores productoras de alimentos, entre las cuales los ataques violentos contra los asentamientos se convirtieron en parte de la vida", señala Mirazon Lahr.

"Esto sería ampliar la historia de las mismas condiciones socioeconómicas subyacentes que caracterizan a otros ejemplos de la guerra primitiva: una manera más estable, materialmente más rica de vida. Sin embargo, Nataruk puede ser simplemente la evidencia de una respuesta antagónica estándar de un encuentro entre dos grupos sociales de ese momento", propone.

Hombres, mujeres y niños

El antagonismo entre los grupos de cazadores-recolectores de la historia reciente dio lugar a menudo a hombres asesinados, con las mujeres y los niños subsumidos en el grupo victorioso. Sin embargo, en Nataruk parece que pocos, si no alguno, se salvaron.

De los 27 individuos registrados, 21 eran adultos: ocho hombres y ocho mujeres y cinco desconocidos. Restos parciales de seis niños fueron encontrados mezclados o en las proximidades de los restos de cuatro mujeres adultas y de dos adultos fragmentados de sexo desconocido.

Nataruk es uno de los casos más claros de la violencia entre grupos prehistóricos de cazadores-recolectores.

No se encontraron niños cerca o con cualquiera de los hombres. Todos menos uno de los restos jóvenes son niños menores de seis años; con la excepción de un joven adolescente, de entre 12 y 15 años dentalmente, pero cuyos huesos son notablemente más pequeños para su edad.

Diez esqueletos muestran evidencia de lesiones mayores con probabilidades de haber sido inmediatamente letales y cinco --posiblemente seis-- casos de trauma asociados con heridas de flecha, cinco casos de golpe con un objeto contundente en la cabeza, probablemente causado por un palo de madera. Otros traumas registrados incluyen rodillas, manos y costillas fracturadas.

Restos de obsidiana

Tres artefactos fueron encontrados en dos de los cuerpos, probablemente restos de flecha o lanza, con dos hechos de obsidiana: una roca volcánica negra fácilmente talladas de manera cortante como una maquinilla de afeitar. "La obsidiana es rara en otros sitios de finales de la Edad de Piedra de esta área del oeste de Turkana, lo que puede sugerir que los dos grupos enfrentados en Nataruk tenían asentado su hogar en lugares diferentes", dice Mirazon Lahr.

La obsidiana sugiere que los dos grupos enfrentados procedían de lugares diferentes.

Un esqueleto adulto masculino tenía una 'hojita' de obsidiana todavía incrustada en el cráneo, que no perforó el hueso, pero otra lesión sugiere una segunda arma le aplastó toda la parte frontal derecha de la cabeza y la cara. "El hombre parece haber sido golpeado en la cabeza por lo menos con dos proyectiles y en las rodillas por un objeto contundente, cayendo boca abajo en el agua poco profunda de la laguna", detalla Mirazon Lahr.

Otro varón adulto recibió dos golpes en la cabeza --uno sobre el ojo derecho y el otro en el lado izquierdo del cráneo--aplastándole el cráneo en el punto de impacto, haciendo que se agrietara en diferentes direcciones.

Una de las mujeres estaba embarazada

Los restos de un feto de seis a nueve meses de edad fueron recuperados desde el interior de la cavidad abdominal de una de las mujeres, que fue descubierta en una posición inusual de sentada, con las rodillas rotas sobresaliendo de la tierra, como Mirazon Lahr y sus colegas pudieron ver cuando la encontraron. La posición del cuerpo sugiere que pudieron atarle las manos y los pies.

"Aunque nunca sabremos por qué estas personas fueron asesinadas de forma tan violenta, Nataruk es uno de los casos más claros de la violencia entre grupos prehistóricos de cazadores-recolectores", sentencia Mirazon Lahr, y evidencia de la presencia de la guerra a pequeña escala entre las sociedades recolectoras.

Para el coautor del estudio, el profesor Robert Foley, también de LCHES, los hallazgos en Nataruk son un eco de la violencia humana de la antigüedad, tal vez, como el altruismo que nos ha llevado a ser la especie más cooperativa en el planeta.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente