Anterior El Defensor del Pueblo pregunta por la caída de las suspensiones de visitas de maltratadores a sus hijos Siguiente El Gobierno decidió aumentar su control a la Generalitat tras detectar un desvío de 6.150 euros Arriba Ir arriba
Retrato de Madonna realizado por Peter Cunningham en 1982 @Peter Cunningham

Madonna: El nacimiento de un mito

  • Las primeras imágenes de Madonna en los 80 llegan a La Términa (Málaga)

  • Todas se hicieron entre 1981 y1982, años que marcan el unicio de su carrera 

  • Son instantáneas de Peter Cunningham, George DuBose y Deborah Feingold

  • Blog de moda: El vestido de Madonna en Like a Virgin lo hizo un español

|

La gente pensaba que un día se despertaría y yo ya no estaría allí, pero se equivocaban… nunca me iré”. Esta es una de las frases más célebres de Madonna y la que quizá mejor define lo que muchos pensaron en algún momento a lo largo de la carrera de la diva.

Una carrera que comienza a principios de los años ochenta. El tiempo le ha dado la razón y nunca se ha ido, se ha reinventado- con mayor o menor éxito-, ha estado en la cima o rozándola, pero siempre ha estado, y está, ahí.

Pero como todas las artistas, Madonna no nació estrella. ¿Quién hizo que Louise Veronica Ciccone se convirtiera en Madonna? ¿Cuándo nació el mito? ¿Quién ha contribuido a que sea un icono?

Para responder a todas estas respuestas solo hay que pasear entre las salas de La Térmica, en Málaga, porque en sus paredes cuelgan las fotografías de los inicios de la cantante, aquellas que sirvieron para moldear la imagen de la reina del pop.

Es la primera vez que se ven en España, otro de los motivos para no perderse la exposición, y forman un conjunto de 50 instantes realizados por los objetivos de Peter Cunningham, Deborah Feingold y George DuBose.

Ellos nos permiten viajar al Nueva York pop y bullicioso de los primeros años de la década de los 80. Las primeras fotografías son de DuBose, dedicado sobre todo a inmortalizar la vida nocturna de Manhattan.

En 1981 le contratan para fotografiar al grupo The Breakfast pero se le indica que centre especial atención a la cantante, Madonna, que cambia de vestuario varias veces. Después vuelven a coincidir y el fotógrafo se convierte en testigo del despegue de la carrera de la ambición rubia.

“Cuando veo fotos de los inicios de mi carrera, inconscientemente me pregunto: ¿Qué es eso? A veces miro hacia atrás y recuerdo cosas que solía decir o mi corte de pelo y siento vergüenza”, reconocía años más tarde la cantante de Míchigan.

La nueva Marilyn Monroe

Un año después, en 1982, Cunningham recibe el encargo de fotografiar “una tal Madonna” para la discográfica Warner que la tiene en su cantera de nuevos talentos, ya que solo había grabado una maqueta.

Cuenta la leyenda que al fotógrafo “el nombre de Madonna no le dice nada pero que le “hace gracia que la publicista la presente como la nueva Marilyn Monroe”.

Cunningham contó, tiempo después, detalles de la sesión. Así sabemos que Madonna llegó sola y que se utilizó mucho vestuario y que con cada cambio la cantante adoptaba una personalidad diferente, interpretando distintos papeles.

Algo que hoy, 34 años después, ella sigue haciendo, tanto en sus conciertos como en sus videoclips. De aquella sesión, el fotógrafo también recuerda que ‘disparó’ en el estudio y por las calles del barrrio del Soho.

Fueron más de seis horas. Pero ni por un solo segundo a Cunningham se le pasó por la cabeza que aquella chiquilla de 24 años se convertiría en una estrella planetaria, en una de las artistas más importantes, imitadas e influyentes de todos los tiempos. En la gran Madonna.

El resto de las imágenes son de Deborah Feingod. Fueron un encargo para la revista Star Hits que quería publicar un reportaje con la artista que acababa de lanzar Everybody. En ellas Madonna posa con seguridad y cierto descaro, otro rasgo que nunca ha abandonado, pero también con cierta sensualidad.

Fotografía, vídeo y música

Además de las fotografías, el visitante puede ver películas realizadas exclusivamente para esta exposición. Son de Chema Alonso y Carlos T. Mori. Además se exhibe una nueva obra de la ilustradora Silvia PradaThink of Me (2016) que mezcla varios elementos del universo Madonna.

El público podrá además meterse de lleno en la piel de la cantante. Y es que al final del recorrido se ha montado un karaoke en el que se pueden cantar todos los éxitos que Madonna cosechó en los 80.

La muestra, comisariada por Mario Martín Pareja y Ono Arte, se podrá desde el 22 de enero hasta el 15 de mayo y quedará inaugurada con la charla que dará el fotógrafo George DuBose, que viaja a Málaga para recordar y contar cómo era Madonna antes de ser Madonna. Un nombre, que como ella misma ha reconocido, ha ayudado también a pulir su estrella.

A veces pienso que nací para hacer honor a mi nombre. ¿Cómo podría no ser diferente teniendo el nombre de Madonna? Al final, hubiera acabado siendo monja o lo que soy ahora”. 

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente