Anterior El presidente de Polonia veta la controvertida reforma de la justicia de su propio Gobierno Siguiente Unanimidad parlamentaria para sentar las bases del pacto de Estado contra la violencia de género Arriba Ir arriba
Ramón Espinar, de Podemos, jura su cargo ante el presidente del Senado, Pío García Escudero
Ramón Espinar, de Podemos, jura su cargo ante el presidente del Senado, Pío García Escudero. EFE

La Mesa del Senado rechaza que las coaliciones de Podemos tengan grupo

  • La mayoría absoluta del PP lo impide; el PSOE y el PNV se abstienen

  • Los socialistas esperan un informe jurídico y la decisión final de la Mesa

  • Habrá seis grupos en el Senado: PP, PSOE, Podemos, DiL, ERC y PNV

|

La Mesa del Senado ha rechazado que los senadores de las coaliciones autonómicas formadas por Podemos y otros partidos constituyan grupo propio en la Cámara Alta, al oponerse el PP por entender que así lo impide el Reglamento. Por su parte, PSOE y PNV han optado por la abstención. Los 'populares' cuentan con cuatro miembros en la Mesa, por dos del PSOE y uno del PNV.

Según lo aprobado, la Mesa ha admitido así la creación de seis grupos parlamentarios, los que tendrán el PP (142 senadores), el PSOE (63), Podemos, ERC, Democràcia y Llibertat y el PNV, con diez senadores cada uno.

Los dos grupos catalanes se forman finalmente con el préstamo de senadores socialistas, dos en cada caso, y el PNV con senadores de Coalición Canaria y Cambio-Aldaketa. Todos los parlamentarios cedidos volverán ahora a su formación de origen.

Podemos buscará ahora un único grupo

El vicepresidente primero del Senado, Pedro Sanz (PP), ha explicado que los servicios jurídicos de la Cámara Alta han explicado que por el artículo 27.3 del Reglamento no cabe que senadores de un mismo partido estén en dos grupos; el que pretendían las confluencias contaría con miembros de Podemos, partido que tiene ya un grupo propio.

Las candidaturas de confluencia de la formación morada podrán recurrir esta decisión sobre la que resolverá la Mesa en una próxima reunión que se celebrará el próximo miércoles.

El portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar, ha explicado que su partido quiere formar un único grupo con 23 componentes, para lo que negociará ahora con En Comú Podem, Compromís Podem y En Marea, con la idea de que respete el papel de las distintas confluencias y que incluso cambie de nombre.

El Reglamento permite crear lo que se llaman grupos territoriales dentro de cada grupo parlamentario, con sus propios portavoces y turnos de intervención en los temas de su Comunidad.

"Queremos visibilizar lo que la gente ha votado: que estamos juntos, pero que los territorios y las naciones que forman este país tengan voz propia en la cámara territorial. La unidad de España se garantiza defendiendo la España que existe, que es diversa", ha explicado.

El PSOE defiende los dos grupos

El socialista Joan Lerma, vicepresidente segundo de la Mesa, ha reiterado el criterio de su partido favorable a este segundo grupo de las confluencias de Podemos, porque el Reglamento prohíbe que un mismo partido presente dos grupos parlamentarios diferentes y este no es a su juicio el caso.

"Desde el punto de vista jurídico es discutible y desde el punto de vista político no es aconsejable negar la voz a quienes tienen opinión diferente a Podemos, los coaligados en las comunidades autónomas", ha explicado.

Lerma ha argumentado la abstención del PSOE, en lugar del voto a favor, porque que los letrados del Senado van a realizar un informe al respecto y quieren esperar a conocer su criterio. "Si la fundamentación por escrito es clara, apoyaremos la decisión de la Mesa. Hasta ahora, nos parece que jurídica y políticamente se justificaba la constitución de un grupo parlamentario diferente", ha explicado.

El vicepresidente segundo ha defendido por otro lado el préstamo de senadores de su partido a ERC y DiL para que tengan grupo propio para ayudar a que en el Parlamento tengan voz partidos "a quienes los ciudadanos han votado masivamente". Y ha asegurado que el PP nunca lo haría porque, aunque quisiese, "los otros partidos no lo podrían aceptar: el PP no tiene interlocución, ese es su problema".

Sobre las quejas de dirigentes del PSOE por este préstamo, ha asegurado que entiende las opiniones diferentes, pero que "a la hora de la verdad" todos llegarán a la misma conclusión: "Es mejor que tengamos interlocución con todos a que nos neguemos a hablar con alguien, con independencia de que nuestro criterio esté alejado".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente