Anterior El SPD reitera su intención de liderar la oposición tras la derrota electoral Siguiente La Fiscalía ordena a Trapero requisar urnas e identificar a los responsables de los centros electorales Arriba Ir arriba
Turismos de Renault en la planta de fabricación que la compañía tiene en la localidad francesa de Aubergenville
Turismos de Renault en la planta de fabricación que la compañía tiene en la localidad francesa de Aubergenville. REUTERS Jacky Naegelen

Renault revisará unos 15.000 vehículos para ajustar sus motores y reducir las emisiones

  • Después de que el Gobierno francés confirmara que algunos sobrepasan los límites

  • El fabricante explica que se trata de parte de la producción del Captur en Valladolid

  • Queda pendiente la solución del principal problema del sistema de filtrado

|

El fabricante de automóviles Renault va a contactar con los propietarios de unos 15.000 coches para ajustar su motor, después de que el Gobierno francés confirmara la semana pasada que algunos de sus modelos sobrepasan los niveles legales de emisiones de gases contaminantes.

Así lo ha anunciado en la emisora de radio RTL la ministra de Energía y Medio Ambiente francesa, Ségolène Royal, y lo ha confirmado después el propio fabricante, después de reunirse el lunes con la comisión técnica independiente que descubrió el exceso de emisiones de algunos de sus motores diésel.

La ministra francesa ha insistido en que "los nuevos coches deben cumplir las normas" y ha señalado que el plan técnico presentado por la compañía "puede hacerse rápidamente, porque para ajustar un motor basta media jornada".

Una parte de la producción de la planta de Valladolid

Renault ha explicado a RTVE.es que los vehículos que se van a revisar son una pequeña parte del Captur, un modelo que por ahora sólo se ensambla en la factoría que tiene en Valladolid.

En declaraciones emitidas por la emisora gala France Info, el director de ingeniería de la compañía, Gaspar Gascón Abellán, ha señalado que el pasado julio se descubrió que había "un error" en el calibrado que se corrigió a comienzos de septiembre y que ha dado lugar a los ajustes que se han anunciado.

Ese error afecta a la versión diésel dCi de 110 caballos. Según la emisora de radio se trataba de automóviles que se encontraban todavía en los concesionarios y no se habían vendido, algo que ha desmentido un portavoz de la compañía francesa a RTVE.es, quien ha confirmado que son coches que ya se han vendido y están en circulación.

Cuando lleguen a los talleres estos vehículos, ha afirmado el portavoz de Renault, se realizará una operación para corregir un error de calibración del control del motor. En determinadas condiciones, que la compañía no ha especificado, el coche emite más gases contaminantes (del tipo NOX) de lo estipulado, pero siempre -asegura la compañía- dentro de la ley.

Afectados por las temperaturas

"Renault se ha comprometido a revisar un determinado número de vehículos, unos 15.000, para verificarlos y ajustarlos correctamente para que el sistema de filtración funcione" en todas las condiciones de temperatura, ha explicado Royal, en referencia al principal problema detectado por la comisión independiente.

Según explican los medios de comunicación franceses, los modelos de Renault con exceso de emisiones presentan dos problemas. El primero es un fallo técnico que impide el buen funcionamiento del sistema de filtrado de gases y que se repara con un simple recalibrado. Pero el segundo es más complicado de solucionar y tiene que ver con la reducción del rendimiento del filtrado con temperaturas por debajo de 17 grados y por encima de 35 grados, es decir, las temperaturas más habituales en la mayoría del país.

La revisión de los 15.000 vehículos anunciada este martes serviría para corregir el primer problema técnico, pero la principal preocupación de la comisión independiente es el segundo problema, que representa un fallo en la producción industrial de Renault para el que aún se desconoce cómo actuará. 

Renault se ha comprometido a presentar un plan a finales de marzo para reducir las emisiones de sus nuevos coches, pero también de algunos que ya están en servicio. Fuentes de la compañía gala han subrayado a RTVE.es que el plan se anunció el pasado mes de diciembre -tras la Cumbre del Clima de París- y está dotado con 50 millones de euros para buscar ideas con el objetivo de reducir las emisiones de óxido de nitrógeno.

Además, la ministra Royal se ha mostrado crítica con las pruebas realizadas hasta ahora para controlar las emisiones y homologar los vehículos. "No eran suficientes", ha subrayado antes de insistir en que habrá "tests en situaciones de conducción real y con distintas temperaturas exteriores".

Exceso de emisiones, pero no fraude

Ségolène Royal ordenó realizar mediciones de las emisiones de varias marcas de vehículos comercializadas en Francia, después de que estallara el escándalo de la manipulación masiva practicada por Volkswagen.

El pasado 14 de enero se publicaron los resultados que confirmaban el exceso de emisiones de CO2 y óxido de nitrógeno (NOX) en varios modelos Renault y de otras marcas, cuyos nombres aún no se han conocido, aunque algunos medios de comunicación franceses aseguran que Opel y Mercedes serían algunas de las implicadas.

Las acciones del fabricante galo se hundieron en Bolsa, aunque remontaron algo cuando el Ejecutivo francés explicó que no se había detectado fraude ni manipulación para ocultar ese exceso de contaminación.

Según la ministra, los otros fabricantes que sobrepasan los límites de emisión también han aceptado acudir ante la comisión independiente para aclarar lo sucedido y encontrar una solución.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente