Anterior El Tribunal Administrativo del Deporte abre expediente a Villar por unanimidad Siguiente Puigdemont: "Si el Tribunal Constitucional me suspende de mis funciones, no lo aceptaré" Arriba Ir arriba
Una persona analiza un informe financiero
Una persona analiza un informe financiero. Getty Images

España, por debajo de la media europea en ingresos fiscales en 2014

  • Los ingresos por impuestos y cotizaciones equivalían al 34,4% del PIB español

  • El mayor porcentaje correspondía a las cotizaciones y el menor, a Sociedades

  • La media de la UE alcanzó el 40% en ese mismo año, según Eurostat

  • Dinamarca se situó en cabeza, con ingresos superiores a más de la mitad de su PIB

|

La suma de la recaudación de impuestos y cotizaciones sociales en España equivalía en 2014 al 34,4% del producto interior bruto, casi seis puntos porcentuales por debajo de la media de la Unión Europea (40%) y siete puntos menos de la media de la zona euro (41,5%), según los datos difundidos este viernes por la oficina estadística europea, Eurostat. Esto coloca al país en el puesto 18 dentro de la UE, igualado con Reino Unido, pero lejos de las otras grandes economías europeas.

Según los datos de Eurostat, ese porcentaje mejoró ligeramente el del año anterior, cuando era del 33,8%, pero quedó por debajo del 35,9% que España registró en este mismo indicador en 2005.

El país con mayor porcentaje de ingresos fiscales respecto a su PIB fue Dinamarca (50,8%), seguido de Bélgica y Francia (ambos con 47,9%), Finlandia (44%), Austria (43,8%), Italia y Suecia (ambos con 43,7%).

Las proporciones menores se registraron en Rumanía (27,7%), Bulgaria (27,8%), Lituania (28%) y Letonia (29,2%).

La mayor cuantía a través de cotizaciones sociales

Al analizar el porcentaje que correspondía en España a cada tipo de impuesto o cotización, el mayor porcentaje de ingresos sobre PIB se produjo por cotizaciones sociales (12,5% del PIB), seguido de los impuestos sobre producción e importaciones (11,6% del PIB).

En ambos casos, aunque aún por debajo de la media europea (13,4% y 13,6%, respectivamente), la situación de España se asemejaba a la de más países, salvo en el caso del IVA -uno de los impuestos sobre la producción-, donde el Estado español es el tercero que menos recauda respecto a su PIB,  un 6,2%. Sólo Italia e Irlanda ingresan menos por este tributo (6% y 6,1%, respectivamente).

Por su parte, en lo referente al IRPF, los ingresos sumaban el equivalente al 7,7% del PIB, algo menos de dos puntos por debajo de la media europea (9,4%), pero muy alejado del 29,4% que registraba Dinamarca, el 14,9% de Suecia, el 13,4% de Finlandia, el 12,8% de Bélgica y el 12% de Italia.

Por último, los ingresos por impuestos sobre los beneficios empresariales sólo equivalían en España al 2% del PIB, sólo cuatro décimas inferior a la media europea. En este punto España ocupaba el puesto 18 de la UE, muy por debajo de los líderes en este capítulo: Chipre (6,4%), Malta (6,3%) y Luxemburgo (4,4%), los países más pequeños del bloque, pero que cuentan con numerosas empresas que pagan allí sus impuestos para aprovechar unos acuerdos fiscales favorables a los beneficios.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente