Anterior Un hombre hiere con un cuchillo a un policía en la frontera de Melilla al grito de "Alá es grande" Siguiente Mariano Rajoy, testigo de Gürtel y primer presidente que declara en un juicio Arriba Ir arriba
Imagen de la escritora Sara Mesa, autora de la novela 'Cicatriz'. JHONATAN POLANCO

'Cicatriz', una novela sobre la avaricia del amor

  • La crítica valora la novela como una de las destacadas de 2015

  • El libro de Sara Mesa es Premio El Ojo Crítico de Narrativa de RNE

|

La escritora Sara Mesa (Madrid, 1976) se declara “sorprendida” ante el ascenso de su última novelaCicatriz (Editorial Anagrama, 194 páginas, 16,90 euros).

El relato, una inquietante historia de amor platónico marcado por un extraño vínculo de dependencia, ha obtenido los parabienes de la crítica, que lo ha situado como uno de los libros destacados de 2015, y del público, a pesar de que sus personajes “son raros y extremos” como por otra parte ocurre en todas sus creaciones, según afirma la autora.

Como guinda, la novela de Mesa ha cosechado el Premio El Ojo Crítico de Narrativa de RNE. El jurado ha valorado del argumento “la capacidad de dar la vuelta al concepto estereotipado de la seducción presentándolo en sus facetas más agrias: la posesión, la vanidad y la necesidad de sentirse fetichizado”.

La novelista cifra uno de los atractivos de Cicatriz en la capacidad de “involucrar” a través del tratamiento de temas universales como el amor, enmarcado en un retrato contemporáneo. “Muchos lectores se sienten identificados, además es fácil de leer”, explica Sara Mesa en una entrevista con RTVE.es.

Cicatriz narra la historia de Sonia que conecta con un chico llamado Knut a través de un foro literario de internet. El vínculo a distancia se prolongará a través del tiempo en un particular tira y afloja de obsesión y cierto fetichismo, que aboca a un final imprevisible que mantiene en vilo al lector.

La relación está viciada desde sus inicios. El amor es enfermizo y adopta la forma de intercambio comercial, en un viaje que explora la presión psicológica en las relaciones.

“Tú me envías una foto para que pueda verte. Yo a cambio te envío los libros que me pidas. Puedes pedirme varios. No hay problema”.

Una estructura de lazos invisibles que ha capturado la atención de la escritora desde siempre.“Me gusta observar cómo se estructuran las relaciones de poder en núcleos de personas pequeños, pueden ser de trabajo, de pareja, de familia. Están los que mandan, los que obedecen, los que fingen… Son temas que me interesan y siempre aparecen en mis libros. Son como una marca de la casa”, relata.

"El tema fundamental de la novela es la culpa"

Los dos protagonistas de la novela son a priori antagónicos pero en el fondo son complementarios y se retroalimentan. “Las relaciones de poder y sumisión se estructuran entre las dos partes. En la novela no hay un personaje fuerte y otro sumiso, ambos intercambian los roles”, señala Sara Mesa

Knut es culto y educado pero también es un misántropo y se dedica a robar sistemáticamente en grandes almacenes. Repele y atrae a partes iguales: “Es un narcisista, tiene necesidad de ser el centro de todo”.

Sonia se dibuja con un rol más convencional, aprisionada por las circunstancias, pero con una insaciable curiosidad-y vanidad- que asumirá por momentos las riendas que guían a la pareja.

 Portada de la novela

 Cicatriz es una historia original, escrita con un estilo conciso, directo, rápido, transparente y casi con la asepsia de un cirujano. Lleva de la mano al lector a través de una estructura de saltos temporales que fluye perfectamente. El argumento consigue incomodar al espectador, que observa a modo de voyeur la desasosegante maraña en la que las criaturas de Mesa se enredan.

Sonia y Knut se comunican a través de cartas, sms e internet durante años. La red se convierte en una herramienta para la impostura, a la vez que evidencia nuevas formas de soledad e incomunicación de plena actualidad. Es un juego angustioso sin fin.

“Ambos son farsantes y hacen una imagen de ellos para el otro”, explica Sara Mesa, que opina que “el gran problema actual de las redes sociales es la pérdida de intimidad”.

El relato también funciona como una muñeca rusa que esconde muchos temas para la reflexión en su interior: robos a gran escala, el poder y su reverso tenebroso, atracción sexual, perversión, consumismo, expiación, la literatura como redención o la imposibilidad de lograr los sueños.

“El tema fundamental para mí es la culpa y cómo se enfrentan los personajes a ella. Ambos se equivocan y hacen cosas mal pero en sus actitudes se comprenden”, sentencia la autora que ya prepara la publicación de dos nuevos cuentos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente