Anterior Pau Gasol: "La unión es la forma de superar estas experiencias tan catastróficas" Siguiente Identifican a los cinco presuntos terroristas abatidos en Cambrils y buscan a un huido Arriba Ir arriba
Una persona tecleando en un ordenador
Una persona tecleando en un ordenador. Getty Images

Estrasburgo da la razón a una empresa que inspeccionó los mensajes privados de un trabajador

  • La empresa le pidió que abriera una cuenta de Yahoo Messenger para temas laborales

  • El empresario accedió a la cuenta pensando que contenía comunicaciones con sus clientes

  • El trabajador utilizó la cuenta para hablar con familiares de temas personales

|

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha dado su visto bueno por primera vez a que un empleador espíe los mensajes privados en la cuenta profesional de internet de un trabajador.

En la sentencia, los jueces de Estrasburgo concluyen que los tribunales de Rumanía, que habían dado la razón a la empresa frente a las denuncias del empleado finalmente despedido, alcanzaron "un justo equilibrio entre el derecho del demandante al respeto de su vida privada" y "los intereses del empleador".

Para ellos no fue "abusivo que el jefe quiera comprobar si sus empleados realizan tareas profesionales en sus horas de trabajo" y señalan que el empresario "accedió a la cuenta de Barbulescu pensando que contenía comunicaciones con sus clientes". El TEDH recuerda que los tribunales rumanos no han hecho mención al contenido concreto de los mensajes.

Bogdan Mihai Barbulescu, de 36 años, trabajó entre 2004 y 2007 en una empresa privada como ingeniero encargado de las ventas. Sus jefes le pidieron que abriera una cuenta de Yahoo Messenger para responder a las demandas de los clientes.

La compañía informó al demandante el 13 de julio de 2007 de que sus comunicaciones por Yahoo Messenger "habían sido vigiladas del 5 al 13 de julio", y que esos registros demostraban que "había utilizado internet con fines personales". Entre las comunicaciones intervenidas, había transcripciones de mensajes con su hermano y su novia "acerca de cuestiones personales como su salud o su vida sexual". El 1 de agosto de ese año la empresa dio por finalizado su contrato de trabajo "por infringir el reglamento interior de la empresa que prohibía el uso de sus recursos con fines personales".

Los tribunales rumanos rechazaron la demanda que Barbulescu presentó por violación de su derecho a la correspondencia después de que la empresa consultara sus comunicaciones, ya que el demandante había sido debidamente informado del reglamento interior. El Tribunal de Apelación juzgó la conducta del empleador "razonable", ya que la vigilancia de las comunicaciones "fue el único medio para establecer que había habido una infracción disciplinaria".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente