Anterior Remite el temporal en España, aunque se mantienen avisos en una veintena de provincias Siguiente España sigue perdiendo población y registra 32.000 muertes más que nacimientos en 2017 Arriba Ir arriba
El líder del PPC, Xavier Garcia Albiol
El líder del PPC, Xavier Garcia Albiol EFE lf

Albiol acusa a Mas de "morir matando" y Rivera califica de "patético" el acuerdo entre JxSí y la CUP

|

El presidente del PPC, Xavier Garcia Albiol, ha criticado que Artur Mas "muere matando", en referencia al acuerdo alcanzado entre Junts pel Sí (JxSí) y la CUP, que permite la investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat, un acuerdo que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha calificado de "patético".

Albiol, ha afirmado que Artur Mas "muere matando", ha tachado el acuerdo de "victoria de la CUP" y ha pedido un gobierno "fuerte" en España. "Hoy mas que nunca España necesita un gobierno fuerte con capacidad para responder al desafío separatista del nuevo gobierno de Cataluña", ha afirmado Albiol ante los medios de comunicación.

El líder popular ha asegurado que "no estamos ante un acuerdo, estamos ante una victoria de la CUP" y ha indicado que la formación anticapitalista dijo el pasado 28 de septiembre "que no investiría a Mas y hemos llegado al último minuto, pero Mas no será mañana presidente de la Generalitat".

El exalcalde de Badalona ha afirmado que la situación es "surrealista y esperpéntica" y ha subrayado que "es muy grave" que Junts Pel Sí (JxSí) pretenda "corregir el resultado de las urnas", algo que ha descrito como "antidemocrático" y que "hipoteca" a todos los catalanes.

También ha reaccionado al acuierdo el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que en su cuenta personal de Twitter ha afirmado: "Mas sigue, pone a Puigdemont de presidente, tendrá investidura con 2 tránsfugas de la CUP para seguir dividiendo a los catalanes. Patético".

Rivera ha publicado este tuit después de que el presidente catalán en funciones, Artur Mas, haya anunciado hoy en rueda de prensa su renuncia a optar a la reelección en beneficio del alcalde de Girona, Carles Puigdemont.

Además, el líder de Ciudadanos ha comentado en otro tuit que "la CUP se compromete con Mas a que sus diputados no puedan votar ni una sola ley ni moción con C's, PSC, PP o CSQP"; "miedo a la democracia", ha añadido Rivera.

Por su parte, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha afirmado, tras conocer el acuerdo, que Junts Pel Sí "anula" a la CUP y ha acusado a aquel de ser "representante" de los que "se niegan a luchar contra la corrupción".

"Es la constatación de un fracaso, de Artur Mas, del proyecto político de JxSí, y de que sólo quieren tener tiempo para alargar la agonía de CDC", ha asegurado Arrimadas en una rueda de prensa en la sede de Ciudadanos en Barcelona.

La jefa de la oposición en el Parlament ha calificado de "fraude democrático" el acuerdo, ya que, a su juicio, Mas ha afirmado querer "corregir los resultados de las urnas" al hacer dimitir a diputados electos de la CUP. Ha destacado que Puigdemont "se parece a Mas", que "ha instrumentalizado las instituciones y el municipalismo para favorecer el independentismo" y que ha mostrado en público "su apoyo a Pujol".

Arrimadas, que se ha reivindicado como líder de la oposición, ha comunicado que la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ya se ha puesto en contacto con ella para comunicarle el acuerdo y ha exigido un "debate digno" en la sesión de investidura que se celebra mañana.

Iceta cree que la CUP se ha subordinado "impudicamente" a JxSí

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha asegurado eque Artur Mas ha subastado la Presidencia de la Generalitat de Cataluña a cambio de ganar tiempo para refundar CDC, después de que haya decidido dar un paso al lado para alcanzar un acuerdo de investidura 'in extremis' con la CUP.

"Ha sido subastada y la CUP ha logrado que no sea presidente a cambio de subordinarse impúdicamente a JxSí", ha dicho haciendo referencia a las palabras de Mas, cuando decía que la Generalitat no era una subasta.

Para Iceta, el pacto supone "un precio muy alto para el país". "Es un buen acuerdo para CDC pero malo para Catalunya y los catalanes", y es un pacto fruto del recelo, la desconfianza y el miedo que tenía el partido que lidera Artur Mas de perder unas nuevas elecciones en caso de que se hubieran convocado automáticamente por la falta de acuerdo, ha añadido.

Ha lamentado el espectáculo que han protagonizado los diputados independentistas desde el 27 de septiembre, y ha dicho que el hecho de que ahora hayan alumbrado un acto "no contribuye a dar prestigio a las instituciones, y se confirma que Catalunya está a la deriva política".

Cree que las negociaciones han hecho que Catalunya perdiera tres meses y su credibilidad: "Nada de eso importa a Mas, que con su nueva astucia sólo busca una prórroga agónica del problema de fondo, que es que su hoja de ruta es equivocada y no hay un mandato democrático para la ruptura".

Iceta ha defendido que buscará amplios consensos en defensa del autogobierno de Catalunya y de los derechos sociales y se opondrá "a cualquier intento de romper la legalidad vigente o de fracturar la sociedad catalana".

Pablo Iglesias pide "un nuevo acuerdo" y critica el inmovilismo

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha destacado que Artur Mas y su partido, CDC, "consiguen atrincherarse" en el Gobierno catalán tras el acuerdo de investidura por el que Carles Puigdemont, será investido presidente de la Generalitat, al mismo tiempo que ha advertido de que "el inmovilismo intentará hacer lo mismo en la Moncloa".

"La solución: plurinacionalidad y nuevo acuerdo", ha señalado en un comentario en su perfil de la red social Twitter, a través del que Iglesias ha reaccionado al acuerdo alcanzado este sábado por Junts Pel Sí y la CUP con el que el presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, da "un paso al lado" y no se presentará como candidato de JxSí para ser reelegido presidente de la Generalitat.

Asimismo, el secretario general de Podemos en Barcelona, Marc Bertomeu, ha denunciado que tres de los cinco puntos del acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP para desbloquear la legislatura "someten" a esta segunda formación y los otros dos la "humillan".

A través de un mensaje en Twitter, Bertomeu se ha referido como puntos que someten a la CUP al compromiso de no votar nunca con los grupos de la oposición del Parlamento catalán; al de incorporar dos de sus diputados a la dinámica del grupo de Junts pel Sí, participando en sus deliberaciones; y al de investir en primera votación al candidato de Junts pel Sí que se proponga, en concreto Carles Puigdemont.

Los que "humillan" a la CUP, según Podemos, son el reconocimiento de "errores" que han podido "poner en riesgo" el proceso y su disposición a renovar "tanto como sea necesario" el grupo parlamentario para escenificar su "autocrítica" y el "cambio de etapa".

También desde Podemos, el diputado electo Iñigo Errejón se ha mostrado "asombrado" por la "flexibilidad de la política catalana" al "inventar espacios donde había bloqueo" tras el acuerdo de investidura por el que el alcalde de Girona, Carles Puigdemont, será investido presidente de la Generalitat de Cataluña.

En un comentario escrito en su perfil en la red social Twitter, el dirigente de Podemos ha saludado el acuerdo aunque, eso sí, ha dicho no entender la "posición de la CUP".

Garzón lamenta el acuerdo y dice que IU nunca apoyaría "un presidente de derechas"

El candidato de IU en las elecciones del pasado 20 de diciembre, Alberto Garzón, ha mostrado este sábado su rechazo al acuerdo y ha asegurado que su partido "nunca apoyaría a un presidente de derechas".

"Para nosotros siempre va a ser una mala noticia que alguien de un partido político de derechas tome decisiones sobre cuestiones políticas y presupuestarias", ha dicho Garzón en declaraciones a los medios poco después del anuncio de acuerdo en Cataluña que evita la convocatoria de nuevas elecciones.

A su juicio, este acuerdo implicará que Artur Mas sea quien siga tomando las decisiones, aunque el presidente sea otra persona de Convergencia. Y, según ha lamentado, esto implicará que "se van a perpetuar las políticas de recortes y contra las clases populares".

En cuanto a la posición de la CUP, Garzón se ha limitado a mostrar su "respeto" por sus decisiones. "Siempre hemos considerado a la CUP una fuerza honesta a la hora de enfrentar determinados retos", ha reconocido, subrayando sin embargo sus diferencias en algunos aspectos, sobre todo la independencia de Cataluña. En cualquier caso, ha dejado claro que "desde IU nunca se contemplaría la posibilidad de apoyar a una persona un partido de derechas para que gobierne la Generalitat".

Garzón ha relacionado esta situación con la generada en España tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre y ha defendido la necesidad de que no haya nuevas elecciones. A su juicio, ahora que hay una mayoría parlamentaria que puede revertir las políticas del PP, "habría que aprovechar la oportunidad".

Por ello, IU hara "todo lo posible" para que no haya nuevas elecciones. "Facilitaremos el diálogo para un acuerdo desde el programa y pensemos en la sociedad y el país", ha asegurado insistiendo en la necesidad de un gobierno de izquierdas con una fuerte "agenda social".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente