Anterior Los padres del bebé Charlie Gard abandonan la batalla legal para tratarle: "Es demasiado tarde" Siguiente Unanimidad parlamentaria para sentar las bases del pacto de Estado contra la violencia de género Arriba Ir arriba
Cala de San Vicente en Ibiza
Cala de San Vicente en Ibiza. Getty Images

El Gobierno balear aprueba un impuesto turístico con el que espera recaudar 50 millones de euros en 2016

  • Cobrará entre 0,25 y 2 euros diarios a los visitantes que se alojen en hoteles

  • Esta tasa pretende "compensar el impacto ecológico de la actividad turística"

  • Espera que la recaudación sea de entre 70 y 80 millones de euros el próximo año

|

El Consell de Gobierno balear ha aprobado el Proyecto de Ley del impuesto sobre estancias turísticas y de medidas de impulso del turismo sostenible, con el que espera recaudar 50 millones de euros este año.

Este impuesto supondrá el cobro de una tasa diaria de entre 0,25 y 2 euros para los visitantes del archipiélago mayores de 16 años que se alojen en establecimientos reglados. Esta cuota se bonifica en un 50% para estancias en temporada baja, y también para estancias en un mismo establecimiento durante más de ocho días consecutivos.

Junto a las de los menores de 16 años, están exentas aquellas estancias que se hagan por causas de fuerza mayor, las que haga el personal de la empresa turística o los pacientes del servicio de salud y sus acompañantes y las subvencionadas por programas sociales de las administraciones públicas de cualquier estado europeo.

Así lo han anunciado el conseller de Turismo, Biel Barceló, y la consellera de Hacienda, Catalina Cladera, durante la rueda de prensa posterior al Consell de Govern, donde han avanzado que esperan que la recaudación sea de entre 70 y 80 millones de euros en el año siguiente, ya que en 2016 se prevé comenzar a cobrarlo en junio.

Asimismo, el Govern se ha mostrado "tranquilo" jurídicamente con cómo está redactado el impuesto, aunque ha reconocido que en el sector empresarial varias entidades, entre ellas la Federación Hotelera de Mallorca (FEHM), han manifestado, "lógicamente", su punto de vista contrario.

El objetivo, según ha explicado Barceló, es "doble": por un lado, persigue "compensar el impacto ecológico de la actividad turística sobre el territorio" y cambiar el modelo para hacerla sostenible. En este sentido, el impuesto será "un instrumento más, no el único para este objetivo", ha dicho el conseller.

Se crea el fondo para favorecer el turismo sotenible

Para impulsar un nuevo modelo de turismo, se crea el fondo para favorecer el turismo sotenible, nutrido de la recaudación de este nuevo tributo, así como la Comisión de Impulso del Turismo Sostenible, órgano en el que "deben participar las administraciones públicas y los agentes económicos y sociales".

El impuesto será aplicable a estancias por días o fracciones, independientemente de si se hace pernoctación, en hoteles, apartamentos turísticos, alojamientos de turismo rural, albergues y refugios, hostalerías y establecimientos explotados por empresas turístico-residenciales, excepto las unidades de alojamiento residencial.

También es imponible a hostales, hostales-residencia, pensiones y posadas, casas de hospedaje, campamentos de turismo y cámpings; viviendas turísticas de vacaciones, embarcaciones de crucero que hacen escala en Baleares (sin incluir salidas o llegadas con destinación final en las Islas) y establecimientos a los que la normativa autonómica otorga la calificación de turísticos.

Las viviendas objeto de comercialización turística que no cumplen los requisitos establecidos por la normativa para ser calificados como tales también están contemplados en el proyecto.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente