Enlaces accesibilidad

El 'banco malo' reduce un 14,7% su cartera de activos problemáticos en dos años y medio de funcionamiento

  • Ha recortado en 7.420 millones de euros su cartera de inmuebles y préstamos
  • Desde finales de 2012, ha amortizado 5.400 de sus 50.700 millones de deuda
  • Quiere duplicar este año sus viviendas para alquiler social, hasta sumar 4.000

Por
El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, durante la rueda de prensa que ofreció en marzo para informar sobre las claves estratégicas de 2015. EFE Ángel Díaz

La Sociedad gestora de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria -la Sareb, conocida también como banco malo- ha reducido su volumen de activos problemáticos en 7.420 millones de euros desde que empezó a funcionar en la segunda mitad de 2012, lo que supone un 14,7% del total que posee. Además, en ese período, ha amortizado 5.400 millones de los 50.700 millones de euros de deuda que tuvo que emitir para comprar toda la cartera de préstamos e inmuebles de los bancos que necesitaron ser rescatados.

Así lo ha avanzado el presidente de esa entidad, Jaime Echegoyen, durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Senado, donde ha precisado que la Sareb ha ingresado 10.500 millones de euros, ha vendido casi 30.000 inmuebles a particulares y ha gestionado alrededor de 25.000 propuestas de empresas.

Además, ha realizado 25 grandes operaciones de venta a mayoristas de carteras de activos (principalmente préstamos), una actividad que representa sólo el 20% de los ingresos.

"Durante el tiempo transcurrido, Sareb ha demostrado su capacidad desinversora y de generación de ingresos", ha manifestado Echegoyen, quien ha añadido que su modelo "funciona" y que la compañía "se ha convertido en referencia internacional", además de un "ejemplo" para países que atraviesan situaciones de crisis.

Más provisiones por la retasación de todos sus activos

Echegoyen también ha hecho referencia al nuevo marco contable aprobado por el Banco de España que obliga a la Sareb a retasar todos su activos, lo que le exigirá nuevos saneamientos -sobre todo, en su cartera de préstamos- y le llevará a efectuar nuevas provisiones, con el consiguiente impacto en sus resultados.

No obstante, ha recordado que Sareb ya ha efectuado con cargo a sus resultados de los dos últimos ejercicios saneamientos por 978 millones y, por si surgen necesidades de capital, cuenta con 3.600 millones en deuda subordinada convertible, una "cifra más que suficiente".

Echegoyen ha manifestado que la entrada en vigor de este nuevo marco contable obligará a realizar "un importante proceso de retasación" de activos inmobiliarios y valoración de las carteras de préstamos en los próximos 15 meses.

Según la circular, el 31 de diciembre de 2016, la Sareb debe tener todos su activos valorados a precio de mercado. La compañía, por lo tanto, tendrá que retasar uno a uno 70.000 préstamos, 400.000 inmuebles que sirven de colateral o garantía de los préstamos y 100.000 inmuebles propios.

Unas 4.000 viviendas para alquiler social a final de año

Además, Echegiyen ha incidido en la intención de la Sareb de alcanzar, a finales de este año, las 4.000 viviendas cedidas para alquileres sociales, el doble de las que ofrecía desde la puesta en marcha en 2013 del programa de cesión a las comunidades autónomas y corporaciones locales de vivienda en régimen de alquiler asequible.

Desde que arrancó este plan, Sareb ha alcanzado acuerdos con Cataluña, Aragón, Galicia, país Vasco, Baleares, Canarias y Castilla y León. Echegoyen ha adelantado que la sociedad también mantiene conversaciones avanzadas con Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Cantabria y Comunidad de Madrid, además de con Andalucía, Asturias y Extremadura.

Del mismo modo que se han mantenido contactos con los gobiernos autonómicos, Sareb también mantiene reuniones con las grandes corporaciones municipales para buscar vías de colaboración y atender sus peticiones para atender a los casos más urgentes y de emergencia social.

La Sareb sigue así la tendencia del mercado, después de que el mes pasado, 29 entidades de depósito acordaran con el Gobierno aumentar en casi 4.000 inmuebles el Fondo Social de Vivienda, con lo que el total a disposición de este mecanismo asciende ya a 9.866 pisos.

Ralentización del negocio en el primer semestre

En el primer semestre de este año, la cifra de negocio del banco malo ha caído un 10%. Así, entre enero y junio, ingresó 1.629 millones de euros, aunque consiguió reducir sus pérdidas un 23%, hasta dejarlas en 92 millones de euros.

En cuanto a ventas, también se ralentizaron. En la primera mitad del año, la sociedad vendió un total de 5.345 unidades a clientes minoristas, a un ritmo de 30 inmuebles al día, frente a los 42 de media diaria que vendió en 2014. Además, se ha visto un renovado interés por el suelo, cuyas ventas casi se han cuatriplicado, "aunque con un volumen económico todavía poco relevante" sobre el total de ingresos de la sociedad.

Con ese ritmo, el presidente del banco malo ya reconoció en julio pasado en el Congreso de los Diputados que será difícil cumplir el objetivo para este año de 15.000 inmuebles vendidos en el canal minorista. En la Cámara Baja también apuntó que la sociedad debe defender el capital de sus accionistas -que son bancos privados-, por lo que no hace "ventas a pérdidas".

Echegoyen ha justificado esa reducción general de la actividad con la entrada en operación de cuatro nuevos gestores inmobiliarios, que ha necesitado la migración a esas plataformas de un "ingente" volumen de créditos e inmuebles desde las nueve entidades que los traspasan. Esa migración supone el trasvase de toda la información y documentación de 162.000 activos, lo que representa, por ejemplo, cuatro millones de documentos y 325.000 llaves de inmuebles.

Este "complicado y laborioso" proceso de migración ha ralentizado el ritmo de ventas y la cifra de negocio de la compañía, según el presidente de la Sareb.

Ingresos destinados a amortizar deuda

Echegoyen ha hecho hincapié en que, en la medida en que Sareb ha ido vendiendo activos, ha destinado casi todos sus ingresos a amortizar deuda, lo que ha permitido lograr un "perceptible ahorro de costes financieros".

A 30 de junio, la cartera de activos de Sareb totalizaba 43.361 millones de euros, de los que el 74% eran préstamos y el resto (26%), activos inmobiliarios (fundamentalmente residenciales, suelo y terciarios).

Por otra parte, el llamado banco malo ha puesto en marcha los Planes de Dinamización de Ventas (PDV), a través de los que ha vendido 3.159 viviendas. De ese total, el 60% (5.345 inmuebles) se ha vendido a través del canal para minoristas.

Además, entre enero y junio, Sareb ha gestionado 5.413 propuestas de refinanciaciones, daciones en pago y otras fórmulas de reestructuración crediticia, de las que se han beneficiado unas 4.000 empresas medianas y pequeñas del sector.

Noticias

anterior siguiente