Enlaces accesibilidad

El riesgo de pobreza alcanza un máximo histórico en España, con casi tres de cada diez personas afectadas

  • Según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN), con datos hasta 2014
  • Señala que el 22% de la población, 10,3 millones de personas, ya sufren pobreza
  • Hay un millón de personas en situación de desempleo, pobreza y privación

Por
Ahorros familiares noticias

La tasa de población en riesgo de pobreza o exclusión, que se mide con el indicador europeo AROPE, alcanzó en 2014 un nuevo máximo histórico en España, con 13,6 millones de personas afectadas, el 29,2% de los habitantes del país, según el informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN), que monitoriza la evolución.

Este indicador cruza datos oficiales como los ingresos por cabeza en el hogar, el nivel de privación de bienes y servicios o la intensidad en el empleo para calcular el riesgo de exclusión. Los resultados para 2014 revelan que la tasa de riesgo aumentó casi dos puntos, cuando 790.801 personas cayeron en esta situación de vulnerabilidad.

Desde 2009 el aumento ha sido del 4,5% con especial incidencia en la infancia, pues el 35,4% de los niños de España están ya en riesgo (31,9% en 2013); y en la juventud, con un 36,4% de la gente entre 16 y 29 años en riesgo de pobreza y/o exclusión, 11 puntos más que un año antes.

Los hogares monoparentales con uno o más hijos presentan la situación más grave, con una tasa de privación material severa de 53,3%, mientras que la tasa del resto de hogares es del 29,2%. "Tener hijos aumenta el riesgo de exclusión social", ha sentenciado el presidente de EAPN España, Carlos Susías, que dudó que mantener a un menor suponga el 30% del gasto de un adulto, como definen los parámetros oficiales para estudiar la pobreza.

Un millón de personas "en la peor situación posible"

Cuando se trata ya de situación de pobreza, el informe refleja que el 22,2% de la población, 10,3 millones de personas, la sufre. Entre menores de edad, llega al 30,1% tras subir un 3,4% en un año, tocando así "la tasa más alta de pobreza con respecto a los grupos de edad desde que se calcula este indicador".

De ellas, 3,2 millones de personas, el 6,8% de la población, la padecen en su forma severa, con menos de 332 euros de ingresos al mes por persona en su hogar.

Además, 3,3 millones afrontan una privación material severa, casi un 3% más que en 2009, personas que no pueden afrontar un gasto imprevisto o que tienen retrasos en el pago de los recibos de su vivienda.

Según el informe, "los que peor lo tienen" es el 2,3% de la población española que padece los tres factores de desigualdad: desempleo, pobreza y privación material. Se trata de algo más de un millón de personas que "se encuentran en la peor situación económica y social posible".

En el plano de la desigualdad, se vuelve a evidenciar la amplia diferencia de rentas que sufre la sociedad española. El 20% con mayores ingresos tiene rentas casi siete veces mayores (6,9 veces) que el 20% más pobre. Si se considera la comparación entre el 10% más rico y el 10% más pobre, la distancia llega a 14 veces (el 10% más rico posee ingresos equivalentes a los de la mitad de la población).

La pobreza y su relación con las políticas

Con la crisis económica, se ha avanzado en el perfil de las personas que se encuentran en ese extremo, pues tener un empleo no garantiza hoy en día no ser pobre.

El sociólogo e investigador que ha elaborado el informe, Juan Carlos Llano, ha incidido en que "la pobreza depende más bien de políticas, más que de economía. Por ejemplo, en Estados Unidos se viene hablando de los pobres con empleo desde el año 2000. Y aquí ya vamos avanzando en ello. Es la política".

Susías también ha subrayado que "fortalecer las estructuras de rentas mínimas y los empleos de calidad ayudaría a erradicar la pobreza", una situación que, en su opinión, "no es un castigo divino", sino "consecuencia de las políticas que se hacen en la UE".

Modelo danés

Por su parte, Graciela Malgesini, responsable de Asuntos Europeos e Incidencia Política de la Red, puso como ejemplo el modelo "danés" implantado en el País Vasco, que junto con Navarra, son las comunidades autónomas con menos pobreza en España, apreciándose notables diferencias entre el norte y el sur del país.

Este modelo, destacó la experta, contempla las políticas sociales como inversión, "no como gasto". La falta de esas políticas en el conjunto del país explicarían que España sea el segundo país "más desigual" entre ricos y pobres.

Por comunidades, Ceuta y Murcia tienen las mayores tasas de riesgo de pobreza según el indicador AROPE, con el 47,9% y el 44,9%, respectivamente, frente al 14,5% y el 15,3% de Navarra y el País Vasco. Es decir, la desigualdad se manifiesta en 30 puntos porcentuales de diferencia entre comunidades.

Noticias

anterior siguiente