Enlaces accesibilidad

Las islas griegas más ricas pagan desde este jueves el mismo IVA que Grecia continental

  • Santorini, Mikonos o Rodas dejan de tener el descuento del 30% en esa tasa
  • El resto lo pierde en junio, salvo las más lejanas, que lo conservarán hasta 2017
  • Jubilados con 15 años cotizados sólo cobrarán la pensión completa con 67 años
  • Se reduce el subsidio del gasóleo para agricultores, que se suprimirá en un año

Por
Terrazas al borde del mar en la isla griega de Mykonos
Terrazas al borde del mar en la isla griega de Mykonos. REUTERS

Este jueves entran en vigor en Grecia algunos de los primeros recortes exigidos por el tercer rescate del país, como la supresión del descuento del IVA en las islas más ricas del Egeo, parte de la reforma del sistema de pensiones -con la que sólo en este año se busca ahorrar 450 millones de euros- y la reducción del subsidio del gasóleo a los agricultores.

Las seis islas del mar Egeo con los ingresos más altos (Santorini, Mikonos, Rodas, Naxos, Paros y Skiathos) son las primeras que dejan de tener el descuento del 30% en el IVA vigente desde hace más de 20 años y que fue uno de los caballos de batalla de la negociación del rescate. Por eso, desde ahora, deberán aplicar las tarifas del IVA del resto del país, el superreducido del 6%, el reducido del 13% y el general del 23%.

El resto de las islas de la región tendrán que aplicar los tipos impositivos generales a partir del 1 de junio de 2016, mientras que las que están más lejos del territorio continental -con mayores dificultades de abastecimiento y conexión- tendrán hasta el 1 de enero de 2017.

Cambios en pensiones, pendientes de una nueva reforma

En cuanto a los cambios en el sistema de pensiones, desde ahora, quienes cumplen la condición mínima de 15 años de vida laboral y ya han solicitado la jubilación, el Estado sólo asegura la pensión mínima actual de 486 euros mensuales para los que tienen 67 años. Los demás verán reducidas sus pensiones hasta en un 40% y sólo la cobrarán completa cuando alcancen los 67 años.

Además, este mes el Gobierno debe aprobar -tras consultas con los acreedores- una reforma más profunda del sistema, con el objetivo de reducir el gasto en pensiones en un 0,25% del PIB este año, lo que supone unos 450 millones de euros.

El Ministerio de Trabajo trabaja con diversas posibilidades que prevén recortes del 6% en pensiones superiores a los 1.500 euros al mes y del 10% en las superiores a los 2.000 euros mensuales.

El pasado septiembre ya entró en vigor la subida de las contribuciones al seguro de enfermedad de los jubilados en dos puntos porcentuales (del 4% al 6%).

A partir del 1 de enero de 2016, la pensión mínima garantizada deberá ajustarse a la evolución del PIB y del Índice de Precios al Consumo (IPC), lo que podría conducir a su reducción automática, ya que Grecia se encuentra en una recesión con deflación.

Hay que recordar que, desde mayo de 2010, cuando Grecia firmó el primer plan de rescate, las pensiones se han reducido en casi un 40%.

También este jueves se inicia la eliminación de la subvención del gasóleo para los agricultores, que se hará en dos fases. Ahora se reduce ese subsidio y, desde octubre de 2016, se suprime por completo, con lo que pagarán el mismo impuesto sobre el carburante que el resto de consumidores, lo que implicará que esa tasa se triplica respecto a la aplicada hasta ahora.

Nuevas reformas y revisión de las previsiones económicas

Según el memorándum de entendimiento del tercer rescate, el Parlamento griego debe votar este mes 31 medidas que los acreedores han puesto como requisito previo para desbloquear 3.000 millones de euros de los 86.000 millones concedidos en el nuevo programa.

Entre ellas figuran dos asuntos extremadamente sensibles: buscar una solución a las deudas morosas que suman 84.000 millones de euros (cerca del 45% del PIB) y la exigencia de los acreedores de levantar la moratoria a las ejecuciones hipotecarias de primeras viviendas.

Además, el Gobierno griego debe presentar el próximo lunes el primer borrador de los Presupuestos Generales del Estado de 2016 y un presupuesto suplementario para 2015, pues la reducción de ingresos causada por la debilidad económica ha abierto un agujero de 4.000 millones de euros en los primeros ocho meses del año.

Según el diario griego Kathimerini, el Ministerio de Finanzas estima que la economía se va a contraer este año menos de lo previsto inicialmente y, en lugar de caer un 2,3%, lo hará un 1,5%. Esa mejora en las previsiones macroeconómicas permitiría cumplir los objetivos de déficit primario fijadas en el rescate (0,25% en 2015 y 0,5% en 2016) sin necesidad de recortes adicionales.

Tsipras: la crisis de refugiados complica el cumplimiento del déficit

Además, si la revisión de octubre muestra que se va cumpliendo con lo estipulado, empezaría a negociarse con Atenas la reestructuración de su deuda pública, la principal demanda del primer ministro, Alexis Tsipras, quien asegura que "si hay una buena decisión sobre el asunto de la deuda, Grecia podría volver a financiarse en los mercados poco después de reestructurar su deuda".

En una entrevista con The Wall Street Journal, Tsipras también ha destacado que la enorme crisis de refugiados a la que se enfrenta su país ha hecho saltar por los aires el cumplimiento de los objetivos de déficit marcados en el rescate, por lo que confía en que sus acreedores permitan cierta flexibilidad en sus cuentas.

Una de las posibilidades que apunta el jefe del Gobierno heleno es que el gasto destinado a lidiar con esta llegada masiva de refugiados se excluya de los cálculos del déficit.

Noticias

anterior siguiente