Enlaces accesibilidad

El accidente del F-16 en Los Llanos pudo estar causado por un objeto sin anclar en la cabina

  • Unos objetos mal colocados movieron el mando que regula el timón de cola
  • Además, no se comprobaron los dispositivos en la cabina antes del despegue
  • Así consta en un informe publicado tras la investigación del suceso

Por
Vista de la base aérea de Los Llanos tras el accidente del F-16 griego, el pasado 27 de enero.
Vista de la base aérea de Los Llanos tras el accidente del F-16 griego, el pasado 27 de enero. EFE

Unos "objetos mal colocados" en la cabina de una aeronave, probablemente una carta de navegación, pudieron ser la causa del accidente que tuvo lugar en enero pasado en la base albaceteña de Los Llanos durante unos ejercicios de la OTAN. Este siniestro se saldó con la muerte de nueve soldados franceses y dos griegos.

Los objetos mal colocados pudieron provocar un ajuste incorrecto de los mandos de unos de los aviones implicados en el siniestro. Así lo establece el informe elaborado por una comisión de investigación en la que participaron militares de seis países, ocho de los cuales eran españoles.

Este texto ha sido publicado por la página web del Ministerio de Defensa de Francia. Este informe, de 40 páginas, establece que las cartas de navegación cayeron de manera accidental sobre un mando, una ruleta manual que hace girar la dirección del timón de cola, de tal forma que el F-16 griego despegó con una descompensación de 12 grados. Ni el piloto ni el copiloto advirtieron ese cambio en los mandos, dado que el botón se encuentra fuera de su campo de visión.

Según se indica en el informe, el diseño del panel del F-16 "no prevé" un movimiento inadvertido del mando del compensador de cola, ni tiene un sistema que pueda avisar al piloto de que el timón de cola está descompensado antes de despegar. Esto provocó que el avión se precipitara contra otros cazas que se encontraban en la pista listos para iniciar el despegue.

No se comprobaron los dispositivos correctamente

El accidente se produjo el 26 de enero cuando un F-16 de bandera griega se estrelló a los pocos segundos del despegue e impactó en la plataforma de estacionamiento de otras aeronaves que participaban en las misiones de vuelo del programa de formación del Tactical Leadership Programme (TLP) de la OTAN.

Seis meses después se ha hecho público el informe sobre la tragedia, que se ha elaborado bajo la presidencia de Grecia y con participación de España, Estados Unidos, Francia, Italia y Alemania, países todos miembros del TLP, el programa de formación de pilotos que desde 2009 tiene su sede en Albacete.

El informe determina que los pilotos griegos revisaron el avión en la plataforma de estacionamiento 20 minutos antes del despegue pero, por el contrario, no hicieron correctamente la comprobación de dispositivos previa al despegue en la cabina, lo que "deja una ventana abierta al incumplimiento de los protocolos" legalmente establecidos.

Confluencia de "factores determinantes"

Por otra parte, el informe también concluye que, además, la confluencia de una serie de "factores determinantes" contribuyó al fatal desenlace. Entre ellos, se encuentran el peso de la aeronave, una configuración asimétrica, la disposición de los asientos, la colocación de los tanques de combustible externos y el viento cruzado.

El avión siniestrado se encontraba participando en el Programa de Liderazgo Táctico (TLP) de la OTAN, en el que participan 750 personas, entre pilotos y personal de mantenimiento y apoyo.

El Programa de Liderazgo Táctico de la OTAN (TLP, en sus siglas en inglés), también conocido como Escuela de Pilotos de la OTAN, es una organización compuesta por 10 países (Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, España, Reino Unido y Estados Unidos). En él se desarrollan formación avanzada para pilotos y tripulaciones con cursos teóricos y prácticos para personal de los tres ejércitos de los países que componen el programa.

Noticias

anterior siguiente