Enlaces accesibilidad

Algunas concesiones de Atenas acercan el acuerdo con sus acreedores

  • Los líderes europeos avalan la última propuesta griega como base del pacto
  • Aseguran que no han tratado el alivio de la deuda, pero no descartan abordarlo
  • El Gobierno heleno acepta reformar pensiones, pero sin tocar las más bajas
  • Aumentará su recaudación con una subida de varios impuestos
  • El Eurogrupo evaluará las propuestas de Grecia este miércoles

Por
Algunas concesiones de Grecia acercan el acuerdo con las instituciones

La cumbre de líderes europeos terminó sin acuerdo, pero con el mensaje de que la última propuesta presentada por Atenas a sus socios puede hacerlo posible y servir como base para la negociación exprés que comenzó el lunes y debería concluir con un pacto esta misma semana. Para los negociadores de las instituciones, se trata de "la propuesta más completa que han hecho" los griegos en cinco meses de tira y afloja. El Eurogrupo volverá a reunirse el miércoles para tratar de preparar el acuerdo definitivo.

En su documento, el Gobierno de Grecia se muestra dispuesto a reformar con profundidad el sistema de pensiones, poniendo fin a las prejubilaciones, retrasando progresivamente la edad de jubilación y aumentando una parte de las cotizaciones. Y todo ello, sin tocar las pensiones más bajas.

En cuanto a los impuestos, mantiene su esquema de tres tipos distintos dentro del IVA (6%, 13% y 23%), pero reduciendo mucho los productos incluidos en el superreducido, subiendo el tipo aplicado en algunas de las islas y manteniendo la electricidad con el gravamen actual del 13%. 

Con el conjunto de las medidas detalladas en su última propuesta, Atenas obtendría un margen de 8.000 millones de euros en dos años al combinar el ahorro por la reforma de pensiones, el aumento de los ingresos por la subida de impuestos (del IVA, el impuesto a las grandes fortunas y el de Sociedades, unido a la creación de una tasa sobre beneficios empresariales) y el recorte en los gastos de Defensa.

Al término de la reunión, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha señalado que "las propuestas de Atenas han llegado con retraso, pero son un paso importante", y se ha mostrado seguro de que "el Eurogrupo del miércoles producirá resultados para ser presentados en el Consejo Europeo del jueves".

"No es sólo nuestra intención terminar esta semana el proceso de decisión. Estoy seguro: lo terminaremos esta semana", ha afirmado el político luxemburgués. "No puede haber prórrogas", ha añadido.

Merkel: por ahora, no hay más financiación que la del segundo rescate

El presidente de Francia, François Hollande, ha valorado que el Gobierno de Grecia haya puesto sobre la mesa "una propuesta que ha tenido una recepción positiva de las instituciones" y también que haya asumido sus responsabilidades en los últimos días y "especialmente hoy".

Sin embargo, ha advertido que deben encontrarse las condiciones para que el acuerdo sea global y duradero. "No podemos venir dentro de unos meses otra vez al Consejo Europeo con Grecia. Grecia debe quedarse en la zona del euro y hay que hacer todo lo posible para que se quede", insistió Hollande en conferencia de prensa.

También la canciller alemana, Angela Merkel, parece dispuesta a conseguir un acuerdo pronto, aunque se ha mostrado más precavida y ha señalado que no hay garantías de que se pueda llegar a un acuerdo.

La líder germana ha advertido que las negociaciones tendrán que aclarar la financiación de las medidas propuestas, ya que habrá que asegurarla al menos durante un año, tal y como exige el FMI.

"Todos hemos dicho que queremos que Grecia permanezca en la eurozona. Lo que ha presentado Grecia ahora es un cierto progreso, pero también ha quedado claro en la reunión que queda mucho trabajo y poco tiempo, y que por ello habrá que trabajar de manera concentrada", ha señalado la líder germana.

Merkel ha subrayado que, según la legislación alemana sobre el fondo europeo de rescate, "no se pueden dar más créditos" de los que quedan del segundo programa, es decir, 7.200 millones de euros. No obstante, ha indicado que "hasta ahora se han encontrado soluciones" y "el objetivo ahora es hacerlo también", aunque no ofreció más detalles.

La canciller de Alemania ha destacado que el acuerdo estará vinculado, en primer lugar, al cumplimiento de condiciones y, después, la cuestión de la financiación de Grecia se abordará en el Eurogrupo.

Complicada aprobación dentro de Grecia

Igualmente, ha recordado que primero tiene que haber un acuerdo a nivel técnico, con acciones previas que Atenas debe cumplir y que deben aprobarse en el Parlamento griego y, sólo después, los parlamentos nacionales, como el alemán y el finlandés, podrán dar su luz verde.

Precisamente ese paso imprescindible, la aprobación de las medidas y reformas en el Parlamento heleno, es el que más complicado aparece en estos momentos.

Los socios de gobierno de Syriza, los nacionalistas de Griegos Independientes, ya han amenazado con abandonar el Ejecutivo si sale adelante la subida del IVA para la islas, donde hasta ahora se aplicaba el tipo reducido.

Tampoco parece garantizado el apoyo de parte de la propia Syriza. Alexis Mitropoulos, número dos en el Parlamento de la coalición liderada por Tsipras, ya ha lo advertido en una televisión griega: "Este programa, tal y como lo vemos... es difícil que lo aprobemos". 

Caras y alguna cruz entre los líderes europeos

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se ha mostrado optimista al término de la reunión, porque "se ha avanzado", ya que Atenas "ha dado marcha atrás" en algunos de sus posicionamientos.

Según Rajoy, "Grecia sabe que tiene la solidaridad europea, pero hay que combinarla con la responsabilidad y cumplir los acuerdos y los compromisos". "En la vida, cuando uno quiere que le ayuden, tiene que actuar con responsabilidad", ha dicho el presidente del Ejecutivo español, que ha reiterado que la posición española "será constructiva".

Por contra, la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaité, ha considerado que las concesiones de Atenas todavía no son suficientes. "El acuerdo es necesario para todos, para los griegos, para la eurozona y para Europa. Es necesario, pero todavía estamos lejos de él", ha objetado.

"La reunión fue buena en el proceso, pero no en el resultado", ha lamentado la presidenta lituana. "Las próximas 48 horas son absolutamente importantes, pero no estamos sintiendo que el Gobierno griego comprenda realmente lo que podría ocurrir si no asumen sus responsabilidades de tomar el futuro del país en sus manos", ha criticado.

El alivio de la deuda griega "no es lo más urgente"

Desde la llegada al Gobierno de Syriza, Grecia ha insistido en que el alivio de la deuda del país debe formar parte de un acuerdo con los acreedores. En esa línea apuntaban también las declaraciones de Hollande sobre la necesidad de que se resuelva "de una vez por todas" la crisis griega, con un acuerdo "global".

El primer ministro griego puso sobre la mesa de la cumbre esa cuestión, según el portavoz del Gobierno de Atenas. Sin embargo, Merkel ha asegurado que ese asunto no se ha debatido entre los líderes, que se han limitado a abordar los aspectos necesarios para cerrar el programa financiero actual.

Según la canciller, no se ha abordado "en detalle" ni la reestructuración de la deuda, ni la posible prolongación del programa ni la posibilidad de un tercer rescate, "que Grecia, en el fondo, no quiere".

Merkel ha considerado que la cuestión del alivio de la deuda de Grecia "no es lo más urgente" ahora mismo, dado que el país no tiene que devolver los créditos a sus socios de la eurozona los créditos hasta "dentro de muchos años".

Además, la dirigente alemana ha recordado que en 2012 se aprobó una declaración sobre un posible alivio de la deuda bajo ciertas condiciones, con lo que este asunto "no es el más agudo". Ese acuerdo aprobado en noviembre de 2012 se comprometía a suprimir los intereses de los préstamos concedidos a Grecia en el momento en que el país cumpliese con las reformas y ajustes exigidos por sus acreedores.

Noticias

anterior siguiente