Enlaces accesibilidad

El Eurogrupo pospone su decisión porque quiere un estudio más detallado de la propuesta griega

  • Habrá otra reunión de ministros del euro esta misma semana
  • Bruselas: la nueva propuesta de Atenas es "una buena base" para negociar
  • El nuevo plan ofrece subir el IVA a los hoteles y restringir prejubilaciones
  • El BCE sube por tercera vez en 6 días el tope de liquidez para la banca griega

Por
El comisario europeo de Economía y Asuntos Financieros, Pierre Moscovici, junto al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, tras finalizar la reunión del Eurogrupo
El comisario europeo de Economía y Asuntos Financieros, Pierre Moscovici, junto al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, tras finalizar la reunión del Eurogrupo. EFE/Olivier Hoslet

El Eurogrupo no ha logrado adoptar este lunes una recomendación sobre la nueva propuesta de Grecia que pueda elevar a la cumbre extraordinaria de líderes europeos prevista para esta tarde. El documento presentado el domingo por Atenas ofrece algunos cambios respecto a las anteriores ofertas de reformas, pero los ministros de Economía y Finanzas del euro creen que las instituciones de la antigua troika aún deben estudiarlas en profundidad.

"Se trata de un paso positivo en el proceso, pero como las instituciones han tenido muy poco tiempo para evaluar las propuestas, necesitan más tiempo y el eurogrupo les ha instado para que trabajen de forma conjunta con las autoridades griegas y elaboren una lista de actuaciones prioritarias", ha señalado el jefe del Eurogrupo, Jeroem Dijsselbloem, que ha recordado que la propuesta ha llegado el lunes por la mañana a Bruselas.

Así, el responsable de este foro ha anunciado la celebración de otro Eurogrupo para esta misma semana, con la idea de alcanzar un acuerdo antes de finales de la semana.

Según ha resumido el comisario responsable de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, las propuestas griegas son "un paso bueno que permite volver a negociar", pero se necesita "más trabajo conjunto con las instituciones" para repasarlas, comprobar si son coherentes y suficientes.

Moscovici ha explicado que se trata de una base "sólida" y "global", pero que todavía no permite el acuerdo, aunque abre las bases para tratar de lograrlo.

Enfriamiento de expectativas

Antes de la reunión del Eurogrupo, los líderes europeos han rebajado las expectativas de que este lunes pueda alcanzarse el acuerdo definitivo que resuelva la crisis griega. Tanto la canciller alemana, Angela Merkel, como el presidente francés, François Hollande, han querido moderar el optimismo generado por la buena acogida dada el domingo por la Comisión Europea a la propuesta presentada por Atenas el pasado domingo.

La jefa de Gobierno germana ha recordado que la cumbre de jefes de Estado y Gobierno sólo podrá adoptar decisiones si, previamente, existe una recomendación de las tres instituciones que negocian con Grecia, es decir, la Comisión Europea, el BCE y el FMI.

Con el mismo argumento, el jefe del Eurogrupo, el holandés Jeroem Dijsselbloem, explicaba antes del Eurogrupo que las instituciones iban a ofrecer a los ministros "su primera impresión" sobre la propuesta griega, porque era "imposible" tener listo un análisis definitivo.

Hollande, por su parte, ha advertido que es muy posible que no se logre "el gran acuerdo" en las reuniones de este lunes, con las que se busca un acuerdo in extremis, que evite la quiebra del país y su eventual salida del euro. Por eso, ha instado a que la cumbre sí sirva para poner las bases del pacto que debe alcanzarse en los próximos días.

"No conozco ninguna propuesta nueva"

En el mismo sentido se pronunciaron algunos de los ministros de Economía y Finanzas del euro al llegar a la reunión del Eurogrupo, encargado de preparar la cumbre extraordinaria que los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona mantendrán a partir de las 19.00 horas.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, advertía que sin propuestas sustanciales por parte de Grecia no se puede preparar una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno seriamente, lo que reduce mucho las posibilidades de un acuerdo entre Atenas y los acreedores internacionales.

"No conozco ninguna propuesta nueva. La situación es la misma que el jueves pasado", en el Eurogrupo celebrado en Luxemburgo, ha añadido Schäuble.

"No hay nada nuevo salvo que durante el fin de semana muchos intentaron públicamente alentar expectativas sin estar autorizados a generar expectativas", ha concluido.

El titular español de Economía, Luis de Guindos, también insistía en enfriar los ánimos y ha señalado que "las expectativas deben ajustarse a la realidad". "Este tipo de acuerdos necesitan muchísimo trabajo técnico previo, que no se ha hecho" porque no ha habido tiempo, indicaba el ministro, antes de añadir: "No creo que el Eurogrupo pueda pasar mucha información a la cumbre" de los líderes.

Su homólogo austríaco, Hans Jörg Schelling, se mostraba más pesimista: "No hay nuevas propuestas, todo se había propuesto ya antes, lo que muestra un problema de comunicación dentro del Gobierno de Grecia".

Bruselas es más optimista y el BCE eleva la liquidez para la banca griega

Por parte de las instituciones, la Comisión fue la primera en pronunciarse, ya que el jefe de gabinete del presidente del Ejecutivo comunitario aseguró este domingo que la propuesta remitida por Atenas es "una buena base para el progreso" y "un parto con fórceps".

En unas declaraciones posteriores, el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha asegurado que las propuestas de Atenas "van en la buena dirección". El comisario se ha mostrado "convencido de que se logrará un acuerdo [sobre Grecia] esta noche" en una entrevista con la radio francesa Europe 1.

También se ha mostrado optimista el el ministro de Finanzas de Francia, Michel Sapin, quien ha juzgado como de "calidad" el trabajo en torno a las últimas propuestas griegas.

Mientras se multiplican las reuniones, el BCE ha decidido este lunes elevar de nuevo el tope de la línea de liquidez de emergencia abierta para la banca griega en 2.000 millones, según fuentes citadas por la agencia Reuters.

Se trata de la tercera subida en seis días y con ella se trata de cubrir a los bancos del país ante la intensa retirada de depósitos que están sufriendo estos días: la semana pasada, se sacaron más de 4.200 millones de euros y las órdenes de retirada preperadas para este lunes sumaban otros 1.000 millones.

Tsipras: "El objetivo es una solución económicamente viable"

Antes de la cumbre, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se ha reunido con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde; el presidente del BCE, Mario Draghi, y el presidente del Eurogrupo, Jeroem Dijsselbloem.

A la entrada de esa reunión, Tsipras ha señalado que su viaje a Bruselas tiene como "objetivo conseguir una solución económicamente viable".

Así, el jefe del Gobierno heleno ha enumerado que las claves que debe contener ese acuerdo son "dejar atrás los superávit primarios excesivos, salvar los salarios y las pensionesevitar los aumentos excesivos e irracionales de la electricidad (...), restablecer la normalidad en las relaciones laborales y promover reformas estructurales (...) enfocadas a redistribuir las cargas y luchar contra la evasión fiscal y la corrupción". 

"Volver al crecimiento dentro de una eurozona con justicia social y cohesión", ha señalado Tsipras para describir ese objetivo en unas breves declaraciones a la prensa junto al presidente de la Comisión Europea, quien le ha recibido en la sede del Ejecutivo comunitario.

Por su parte, Juncker ha advertido que "se han logrado progresos, pero aún no hemos logrado el acuerdo".

Un nuevo plan para Grecia

El nuevo plan de Grecia mantiene los tres tipos del impuesto sobre el valor añadido (IVA) -el 6,5%, el 13% y el 23%- propuestos con anterioridad, frente a los dos tipos que prefieren las instituciones acreedoras.

Sin embargo, esta vez Atenas estaría dispuesta a cambiar la imposición sobre algunos alimentos y los hoteles para aumentar los ingresos fiscales, como le piden sus acreedores. Por contra, se resiste a subir el gravámen sobre la electricidad, que mantendría en 13%, en contra de lo exigido por las instituciones.

En cuanto a las pensiones, que son junto al IVA una de las cuestiones en que existen los mayores desacuerdos, el Gobierno estudiaría restringir las jubilaciones anticipadas a partir del próximo año -lo que ahorraría unos 200 millones de euros-, así como reducir las pensiones complementarias más elevadas.

En el caso de las prejubilaciones, su limitación ya había sido propuesta por Atenas en los meses pasados, con lo que la principal novedad sería la rebaja de los complementos.

El objetivo, según Atenas, es lograr "un acuerdo mútuamente beneficioso, que dé una solución definitiva y no aplace de nuevo el problema".

Este domingo, unas 7.000 personas se han manifestado en Atenas en contra de la austeridad y en apoyo del Gobierno de coalición, en vísperas de la decisiva cumbre con las consignas del respeto a la “democracia” y la “dignidad” del pueblo griego.

Los manifestantes han defendido el programa del Ejecutivo de coalición salido de las elecciones del pasado enero, que prometió renegociar la deuda con los acreedores internacionales.

Noticias

anterior siguiente