Enlaces accesibilidad

Miles de griegos apoyan a Tsipras en Atenas en contra de la austeridad

  • La concentración se ha convocado a través de las redes sociales
  • El Eurogrupo vuelve a reunirse este jueves sin un acuerdo en el horizonte

Por
Vista aérea de la plaza Sintagma, en Atenas, donde miles de griegos se han manifestado en apoyo al Gobierno de Alexis Tsipras por las negociaciones del país con sus acreedores para refinanciar la deuda.
Vista aérea de la plaza Sintagma, en Atenas, donde miles de griegos se han manifestado en apoyo al Gobierno de Alexis Tsipras por las negociaciones del país con sus acreedores para refinanciar la deuda. REUTERS/Yannis Behrakis

Cerca de 7.000 personas se han manifestado este miércoles frente al Parlamento en Atenas para apoyar al Gobierno griego en las negociaciones con los socios y exigir el fin de las políticas de austeridad, según la policía griega, en una concentración fraguada a través de Facebook bajo el título "Tomemos el acuerdo en nuestras manos-Abajo la austeridad".

Asimismo, varias decenas de personas han ocupado este miércoles simbólicamente la sede de la Comisión Europea en Atenas en un acto de protesta convocado por el sindicato META, afín a la izquierda extraparlamentaria, contra la presión de los acreedores sobre Grecia.

"Fin de la austeridad", "Nuestra vida no pertenece a los acreedores" o "La soberanía de Grecia es innegociable" han sido algunas de las pancartas que se han podido leer en la protesta que ha congregado a simpatizantes del partido gobernante Syriza, a muchos ciudadanos anónimos y a miembros de plataformas contra la austeridad como Ilias, que pertenece al movimiento "No pagamos".

"Estamos aquí para protestar contra la Unión Europea y el FMI y para apoyar al Gobierno que trata de salvar a los griegos, pero también le pedimos al Gobierno que cumpla sus promesas electorales y desobedezca las órdenes de los acreedores", ha afirmado este joven economista cuyo movimiento apuesta por no hacer frente a la parte de la deuda pública que se considera "ilegal".

La comisión internacional de expertos que lleva a cabo una auditoría de la deuda pública griega ha asegurado que Grecia no debe pagar la deuda contraída desde 2010 a 2015, porque es fruto de unos acuerdos que infringen los derechos humanos.

Por su parte, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha dado nuevamente prueba de que no está dispuesto a mover ficha y ceder a las pretensiones de los acreedores y, aunque un acuerdo parece improbable en el Eurogrupo de este jueves, no hay indicios de que las negociaciones hayan muerto.

El Gobierno griego ha recalcado que espera la invitación de las instituciones para sentarse de nuevo a negociar.

"Tengo miedo, pero es un miedo bajo control"

"Están haciendo lo que pueden dadas las circunstancias. Les apoyo en cualquier decisión que tomen, porque sé que tomarán la mejor decisión para los griegos", asegura a Efe Stavrula, una de las manifestantes que incluso apoya la salida de Grecia del euro, si las negociaciones llegan a ese punto.

"Será una decisión difícil durante los dos o tres primeros años, pero después la economía volverá al camino del crecimiento. De esta forma no lo conseguiremos nunca", señala en alusión al aumento del IVA en la factura de la electricidad y otros servicios que exigen las instituciones (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).

Stavrula es autónoma y explica que trata de sobrevivir como el resto de trabajadores de su sector, aunque admite sentirse "estrangulada" por la situación económica.

Otros como María, una contable de 47 años, reconocen que tienen miedo a que las negociaciones fracasen. "Claro que tengo miedo, pero es un miedo bajo control. Estoy harta de vivir cinco años de esta manera", asegura.

Noticias

anterior siguiente