Enlaces accesibilidad

Draghi dice que la "pelota está en el tejado" de Grecia pero pide a todos una acción urgente

  • Reclama un acuerdo "robusto y global" con crecimiento y justicia social
  • Para Draghi, la crisis griega muestra que la unión monetaria está "inacabada"
  • El BCE seguirá dando liquidez a los bancos griegos solventes

Por
Mario Draghi comparece ante el Parlamento Europeo
Mario Draghi comparece ante el Parlamento Europeo. AFP AFP PHOTO / EMMANUEL DUNAND

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Dragi, ha pedido a todas las partes implicadas que den el último paso para lograr un acuerdo con Grecia lo antes posible, pero insiste en que "la pelota está en el tejado del Gobierno griego" para tomar las medidas necesarias.

Draghi explica que un acuerdo "robusto y global" implica uno en el que Grecia crezca y salga de la crisis, contenga justicia social, sea fiscalmente sostenible, garantice competitividad y solucione las restantes fuentes de inestabilidad financiera.

La máxima autoridad monetaria de la eurozona señala que la decisión de desembolsar nuevas ayudas a Grecia y de decidir si se finaliza la revisión del actual programa es solo del Eurogrupo, pero que el BCE "está haciendo todo lo posible por lograr un resultado exitoso" en estas negociaciones.

"Un acuerdo fuerte y creíble es necesario con Grecia, no solo en beneficio de Grecia sino también en el de toda la eurozona. Mientras que todos los actores tendrán que dar ahora el último paso, la pelota está de lleno en el campo del Gobierno griego", que tiene que tomar "los pasos necesarios" para cerrar un acuerdo, apunta.

"Que quede absolutamente claro que la decisión final es del Eurogrupo y por tanto en último término de los Estados miembros" de la eurozona, señaló Draghi, quien enfatizó que "se trata pues al final de una decisión política, a tomar por políticos elegidos democráticamente y no por los banqueros centrales", indica.

Reforzar la unión monetaria

Asimismo incide en que lo ocurrido con Grecia es una muestra más de que el proyecto de la unión económica y monetaria "está inacabado". "Hay que dar un salto cualitativo hacia una arquitectura más eficaz y sólida", señala Draghi, que dijo que la institución monetaria con sede en Fráncfort está colaborando en una "hoja de ruta" para trabajar en ese sentido.

"Si en el futuro queremos poder hacer frente a cualquier eventualiad, hay que dar un salto cualitativo y cuántico", subraya.

Draghi ha recordado que la liquidez que el BCE ha concedido a los bancos griegos asciende a 118.000 millones, más del doble que hace un año. Esta cifra representa el 66% del PIB griego.

La liquidez se concederá mientras los bancos griegos sean solventes

La semana pasada, el consejo de gobierno del BCE decidió aumentar el umbral de liquidez de emergencia en 2.300 millones hasta alcanzar los 83.000 millones. "La liquidez continuará concediéndose mientras los bancos griegos sean solventes y tengan suficiente colateral", ha apuntado.

El BCE está además dispuesto a aumentar el límite de letras del tesoro que permite comprar a las entidades helenas, pero sólo lo hará cuando haya un acuerdo entre Grecia y sus acreedores sobre el último tramo del rescate.

Acerca de una posible salida de Grecia del euro, se ha limitado a avisar de que sería "entrar en aguas desconocidas". A su juicio, la eurozona cuenta con "todos los instrumentos" para gestionar la situación lo mejor posible, pero "no estamos en posición de prever cuales serían las consecuencias a medio y largo plazo para la construcción y el diseño de la Unión".

Draghi ha comparecido ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, cita antes de la cual el economista italiano tuvo un almuerzo con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien le puso al corriente del momento que viven las negociaciones con Atenas.

S&P no considera impago que Grecia no pague al BCE

La agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) considera que si Grecia no paga los vencimientos al BCE esto no constituiría en sentido estricto un impago pues no afectaría a "acreedores comerciales".

Grecia tiene que hacer frente en los próximos dos meses al pago de 6.700 millones de euros en bonos griegos que mantiene la entidad bancaria europea, un dinero del que no dispone a menos que no llegue a un acuerdo con los acreedores que permita un nuevo desembolso.

La agencia de calificación detalla que sus calificaciones se refieren a la "capacidad y voluntad del Gobierno con las obligaciones financieras con los acreedores comerciales" y no a los "oficiales" como es el caso del BCE.

Por otra parte, la agencia mantuvo la nota de los cuatro principales bancos griegos en CCC, tras rebajarla el viernes y colocarla en perspectiva negativa debido al creciente peligro de impago durante los próximos 12 meses. Así, S&P señala que a medida que se acerca el final de la prórroga del rescate aumenta la probabilidad de que se impongan controles de capital para detener nuevas salidas de depósitos.

Noticias

anterior siguiente