Anterior Jordi Cruz y Ángel León ascienden al olimpo de las tres estrellas Michelin Siguiente Puigdemont renuncia a la pensión de expresidente al no considerarse cesado pero seguirá cobrando como diputado Arriba Ir arriba
Michelle Bachelet
Fotografíra de archivo de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet AP AP Photo/Moises Castillo

Bachelet hace cambios radicales en su gobierno para un nuevo Chile

  • Pidió la renuncia de sus anteriores ministros tras varios casos de corrupción

  • Las novedades más importantes son en las carteras de Economía e Interior

  • La aprobación a Bachelet bajo en abril al 31 %

|

La presidenta de ChileMichelle Bachelet, ha dado a conocer este lunes nueve cambios en la composición de su gabinete de ministros, de los que cinco son nuevos nombres y los otros cuatro ya estaban en el equipo y fueron nombrados como titulares de otros ministerios. El cambio más importante se ha producido en el Ministerio del Interior, donde el hasta ahora ministro de Defensa, el democristiano Jorge Burgos, reemplazará a Rodrigo Peñailillo, del socialdemócrata Partido Por la Democracia (PPD). La semana pasada, la presidenta chilena pidió la renuncia a todos sus ministros tras varios casos de corrupción.

Bachelet también ha sustituido al ministro de Hacienda, Alberto Arenas, cuyo puesto ocupará Rodrigo Valdés, hasta ahora presidente del Banco del Estado. Marcelo Díaz, hasta ahora embajador de Chile en Argentina, ha sido designado ministro Secretario General de Gobierno (portavoz), en sustitución de Álvaro Elizalde.

María Fernanda Villegas, hasta este lunes ministra de Desarrollo Social, ha sido reemplazada por el hasta ahora subsecretario de esa misma cartera, Marcos Barraza, que de este modo se ha convertido en el segundo ministro comunista del gabinete de Bachelet, junto a Claudia Pascual, ministra de la Mujer.

Los cambios también han abarcado el Ministerio de Cultura, en el que la ministra Claudia Barattini fue reemplazada por Ernesto Ottone. Jorge Insunza, un exdiputado del PPD, ha sido designado ministro Secretario General de la Presidencia, para reemplazar a la democristiana Ximena Rincón, que a su vez fue designada ministra del Trabajo. Javiera Blanco, que hasta ahora encabezaba esa cartera, fue destinada al Ministerio de Justicia, mientras el hasta ahora titular de ese puesto se convirtió en el nuevo Ministro de Defensa.

Economía e Interior, los cambios clave

El cambio al frente de las fianzas públicas a mitad de mandato, algo inédito en la política chilena desde el restablecimiento de la democracia, se produce después de la aprobación de una controvertida reforma tributaria cuyo principal objetivo era financiar la gratuidad de la educación superior y que se produjo en medio de una fuerte desaceleración.

Por otra parte, el nuevo ministro del Interior, Jorge Burgos, será el "hombre fuerte" del nuevo gabinete nombrado este lunes. El hasta ahora ministro de Defensa es un abogado que ingresó hace casi cuatro décadas en la Democracia Cristiana, partido en el que ha desempeñado cargos de dirección, y que conoce bien la cartera de Interior, puesto que fue subsecretario (2000), jefe de gabinete y asesor jurídico de este departamento (1990).

En un país con un sistema político de marcado carácter presidencialista, el titular de Interior es la pieza clave del gabinete, porque además de los asuntos relacionados con el orden público y la seguridad, tiene bajo su responsabilidad coordinar el trabajo político del Gobierno.

Proceso de reformas

Bachelet, que había pedido la renuncia a sus 23 ministros el pasado 6 de mayo, ha destacado que su primer equipo ministerial "trabajó intensamente para satisfacer las necesidades ciudadanas", al señalar 56 medidas prioritarias y 123 proyectos convertidos en ley desde marzo de 2014.

En aquella sorpresiva intervención, la presidenta de Chile anunció también que a partir de septiembre iniciará un proceso para elaborar una nueva Constitución. Además de este proceso constituyente, Bachelet también ha presentado una serie de medidas destinadas a luchar contra la corrupción, que serán enviadas al poder legislativo en las próximas semanas.

Entre ellas se encuentran una mayor regulación de las campañas electorales, la eliminación de aportaciones anónimas a políticos o partidos políticos, la elaboración de un registro de lobbies o la obligación de que los políticos pierden su puesto cuando violen la ley electoral.

Durante la ceremonia, en la que los nuevos ministros juraron sus cargos, la gobernante ha subrayado que su Gobierno entra en una nueva fase, "tan exigente e inspiradora" que requiere "poner renovadas energías y rostros nuevos al frente de las tareas que hemos comprometido al país y que la ciudadanía nos demanda".

Según una encuesta difundida la semana pasada por la consultora privada Adimark, la aprobación a Bachelet se mantuvo en abril en el 31 % y el rechazo aumentó hasta el 64 %, tres puntos más que el mes anterior.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente