Enlaces accesibilidad

Italia aprueba la reforma electoral del Gobierno de Matteo Renzi

  • Introduce una segunda vuelta para dar el premio de mayoría al partido más votado
  • Conocida como Italicum, la ley ha sido rechazada por una parte del partido de Renzi

Por
La Cámara Baja de Italia aprueba la reforma electoral del primer ministro Matteo Renzi

La Cámara Baja de Italia ha aprobado este la reforma electoral del primer ministro Matteo Renzi, conocida como Italicum, un proyecto de ley polémico que pretende acabar con la inestabilidad de los gobiernos en ese país.

La norma ha sido aprobada por 334 votos a favor, 61 en contra y 4 abstenciones sobre un total de 630 diputados. La inmensa mayoría de la oposición se ha ausentado en señal de protesta por lo que un grupo de diputados del Partido Democrático (unos 50 según Reuters) se han rebelado y han votado en contra de este proyecto bandera de Renzi.

El principal punto de esta reforma es el cambio en el premio de mayoría a la fuerza más votada, que hasta ahora se concedía a una coalición electoral y a partir de ahora se dará a una sola formación política.

Como hasta ahora, el premio garantizará una mayoría absoluta holgada de 340 diputados (el 54% de los diputados) a la fuerza más votada, con la precisión anterior, es decir, a un partido o lista que concurra indivualmente a las elecciones generales.

Pero mientras que hasta ahora no se imponía un mínimo de votos para obtener esa prima, ahora se establece en un 40% de los votos; y en caso contrario, habría que convocar una segunda vuelta entre las dos formaciones más votadas. En este caso, solo el partido vencedor de la segunda vuelta recibirá el premio.

Reforma del Senado

Por otra parte, se divide el territorio italiano en cien circunscripciones electorales en las que cada partido propondrá una lista de candidatos que estará abierta a excepción del número uno, que permanecerá bloqueado.

Esta reforma solo afecta a la Cámara de Diputados, pero no al Senado, donde la mayoría no está garantizada ni tiene que ser del mismo color que en la primera, con la que comparte a partes casi iguales el poder legislativo.

Por tanto, para asegurar una mayor estabilidad, esta reforma electoral se debería completar con una reforma constitucional que rebaje los poderes del Senado, como también pretende Renzi.

El premio de mayoría había sido establecido en la reforma de 2005, denominada Porcellum ("marranada") precisamente tras comprobar sus lamentables resultados para la gobernabilidad, en los que también desempeñaba un papel determinante la ruptura de las coaliciones electorales durante la legislatura.

Desde la Segunda Guerra Mundial, Italia ha tenido casi 40 primeros ministros (con una vida media de menos de dos años) y solo uno agotó una legislatura.

Reacciones encontradas

Tras la votación definitiva celebrada este lunes, los elogios y las reacciones positivas desde las filas del Gobierno no se han hecho esperar.

El primer ministro escribía solo algunos minutos después este mensaje en Twitter: "Esfuerzo mantenido, promesa respetada. Italia necesita de aquellos que no siempre dicen no. Adelante con humildad y valentía".

Renzi se implicó personalmente en la negociación de esta reforma que incluso llegó a pactar en sus principios generales con Silvio Berlusconi al poco de llegar al poder.

Por contra, el también diputado del PD Roberto Speranza ha justificado en la misma red social su desmarque de la línea establecida por su líder: "He votado no a Italicum. Qué amargura ver la Cámara de los Diputados medio vacía. Así el compromiso del PD con el país se hace cada vez más débil. No más fuerte".

Noticias

anterior siguiente