Enlaces accesibilidad

El Parlamento griego aprueba la reapertura de la radiotelevisión pública ERT

  • Syriza cumple su promesa electoral con la readmisión de 1.500 trabajadores
  • El Ejecutivo afirma que la reapertura no supondrá un gasto extra del Estado
  • La medida se ha aprobado con los votos de la coalición de gobierno

Por
Imagen de archivo de un grupo de empleados de la desaparecida ERT emitiendo a través de internet un día después del anuncio del cierre.
Imagen de archivo de un grupo de empleados de la desaparecida ERT emitiendo a través de internet un día después del anuncio del cierre. AFP AFP PHOTO / LOUISA GOULIAMAKI

El Parlamento de Grecia ha aprobado este miércoles la ley de reapertura de la radiotelevisión pública ERT que el Gobierno del conservador Andonis Samarás cerró hace dos años, en una decisión fulminante que provocó duras críticas dentro y fuera del país.

Cumpliendo una promesa electoral, la ley ha salido adelante únicamente con el respaldo del gubernamental Syriza, y de su socio de coalición, Griegos Independientes

El objetivo es crear una nueva ERT basada en la independencia y la pluralidad, que readmita a unos 1.500 trabajadores despedidos, aquellos despedidos con contratos indefinidos, y deje atrás las antiguas prácticas de despilfarro de dinero público, control gubernamental y contrataciones amañadas.

El Ejecutivo ha recalcado que la puesta en marcha de la televisión y la radio pública no supondrán un gasto adicional para el Estado, lo que hubiese podido crear recelo en los acreedores, porque ERT se financia a través de un canon que pagan los ciudadanos.

"El regreso de la radiotelevisión pública ERT es una contundente respuesta de dignidad, una victoria de la democracia", ha dicho durante el debate el ministro de Estado, Nikos Pappás, quien ha encabezado el proyecto.

Está previsto que ERT reabra conforme a su antigua estructura de cuatro canales, uno de ellos internacional, y 19 emisoras de radio regionales y la transición desde la actual cadena pública Nerit, que Samarás abrió en abril de 2014, será progresiva, es decir, el canal no pasará a negro, sino que paulatinamente introducirá los nuevos contenidos.

"Una emisora pública abierta y libre"

La ley pretende garantizar la independencia y la pluralidad informativa y proteger a la nueva ERT de las antiguas prácticas de despilfarro de dinero público, control gubernamental y contrataciones amañadas.

"Necesitamos una emisora pública abierta y libre de los patologías del pasado. Un contrapeso a la propaganda, independiente de cualquier intervención del Estado, pero sobre todo, independiente de los intereses privados, como el proyecto de ley especifica", ha destacado Pappás en el hemiciclo.

La norma recoge la reducción del gasto en las producciones propias y en las externalizadas, y una auditoría sobre el estado de las cuentas.

Readmisiones y concursos públicos

Respecto a la contratación de personal, de los 2.595 trabajadores despedidos, se readmitirá a unos 1.500 que tenían contratos indefinidos, y en caso de que sea necesario más personal se celebrarán concursos públicos.

Los siete miembros del Consejo de Administración de ERT serán elegidos de modo que cinco sean seleccionados por la Comisión de Transparencia del Parlamento y los dos restantes por el personal del medio a través de voto secreto.

El Gobierno ha prometido que desaparecerán los contratos privilegiados con que contaban algunos directivos, para eliminar así las diferencias salariales.

Satisfacción entre los trabajadores

Su reapertura era una de las grandes promesas de Syriza, que criticó duramente el cierre en junio de 2013 tras denunciar la "opacidad" del medio público y los privilegios que tenía en una decisión que provocó duros enfrentamientos sociales y protestas en el extranjero.

De este modo, Grecia se convirtió en el primer país de la Unión Europea sin una radiotelevisión pública, y pese al cierre oficial de ERT su plantilla mantuvo ocupada durante cinco meses la sede central en un pulso al Gobierno y siguió emitiendo a través de la plataforma "ERT Open", creada por los trabajadores que han seguido emitiendo de forma autogestionada.

Vamos a tener voz

Para Fuli Zavitsanu, una de las periodistas despedidas, hoy es un gran día: "Estoy contenta porque parece que vamos a tener voz, no va a ser como antes cuando había gente en puestos de dirección colocada por los partidos para controlar y ganar dinero", asegura a Efe Zavitsanu.

La periodista explica que se siente satisfecha, porque Syriza "ha hecho lo que dijo", pero asegura no poder desligar esta buena noticia de la difícil situación que atraviesa el país en las negociaciones con los acreedores.

Entre las medidas que el Gobierno tiene previsto presentar a sus socios con el fin de aumentar la recaudación de impuestos figuran la licitación de frecuencias de televisión, pues las cadenas privadas griegas no han pagado hasta ahora por la explotación de sus licencias, y la regulación de los impuestos en la publicidad televisiva.

Noticias

anterior siguiente