Enlaces accesibilidad

El exsecretario del consejo de Caja Madrid ratifica que Blesa era el máximo responsable de las tarjetas

  • De la Torre confirma al juez que Blesa las concedía y fijaba límites de gasto
  • Asegura que Barcoj se encargaba de la operativa y que él solo las entregaba
  • Diez de los 11 interrogados este lunes dicen que eran para gastos personales

Por
El exsecretario del consejo de Caja Madrid ratifica que Blesa era el máximo responsable de las tarjetas

El exsecretario del consejo de administración de Caja Madrid Enrique de la Torre ha ratificado ante el juez Andreu que el expresidente Miguel Blesa era el máximo responsable de conceder y fijar los "límites" de gasto para las tarjetas opacas, mientras que el exdirector general financiero Ildefonso Sánchez Barcoj se ocupaba de la "operativa".

Así lo han explicado fuentes presentes en la sala a la salida de la declaración de De la Torre en la Audiencia Nacional, que también han señalado que el interrogatorio del juez y el fiscal a este exdirectivo ha sido "especialmente duro".

El exsecretario del consejo entre los años 1996 y 2009 -que gastó 304.818,36 euros que cargó a su tarjeta- ha sido señalado por la mayoría de los imputados como la persona que les entregó las tarjetas y les explicó cómo utilizarlas. Además, en uno de sus correos electrónicos incluidos en el procedimiento judicial, este directivo reconoció que las tarjetas B tenían "la bendición presidencial".

De la Torre ha confirmado ambos puntos en su intervención ante el magistrado, aunque ha especificado que Blesa era quien decidía a qué directivos se les daban y con qué límites y él solo se las entregaba físicamente.

"Tarjetas neutrales a efectos fiscales"

También ha explicado que había dos tipos de tarjetas, uno para gastos de representación y otro para gastos personales, y que en el caso de los consejeros que tenían dos podían utilizar la segunda para gastos personales, ya que se trataba de un complemento retributivo que, según ha dicho, "tenía el mismo tratamiento fiscal que cualquier otro".

El juez le ha preguntado el motivo por la que bautizó a esas tarjetas como "black", el exsecretario del consejo de administración ha señalado que eligió ese nombre porque "eran neutrales a efectos fiscales de IRPF". "No se tenían que incluir en los certificados de Hacienda, eran un gasto para la entidad", ha apuntado.

Andreu le ha preguntado si le parecía "normal" que los consejeros tuvieran una retribución que no aparecía en sus contratos. "No me pareció irregular", ha contestado. "Le he preguntado si le pareció normal", ha insistido el juez. "Sí, me pareció normal", ha dicho entonces el exdirectivo.

Por su parte, el fiscal Anticorrupción Alejandro Luzón también ha interrogado a De la Torre sobre la razón por la que pedía en sus correos que se extremara la "discreción" sobre este asunto para evitar "filtraciones". En este sentido, el exdirectivo ha defendido que el sistema retributivo es un asunto "muy sensible" para una entidad bancaria y debe ser "reservado".

En este punto, el representante del Ministerio Público ha preguntado si no debería ser "al revés" y el sistema retributivo debía ser "transparente" al tratarse de "una obligación legal". "Es un tema delicado y hay que llevarlo con mucho cuidado", ha insistido el exdirectivo.

Según las mismas fuentes, la Fiscalía no ha solicitado para los declarantes este lunes la imposición de fianzas civiles -como sí hizo con parte de los 27 interrogados en febrero-, al tratarse de directivos de segundo nivel a los que el magistrado atribuye solo el delito de apropiación indebida. A los exconsejeros, por contra, les atribuye dos delitos: administración desleal y apropiación indebida.

Gastos personales sin tributación fiscal

De la Torre ha sido el primero de los once imputados llamados a declarar este lunes por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu.

Según fuentes consultadas por el Canal 24 Horas de TVE, estos diez imputados han coincidido en que las tarjetas se les entregaron eran de "libre disposición" y podían soportar gastos personales, siempre y cuando no sobrepasaran un límite máximo y no extrajeran dinero en efectivo de los cajeros automáticos.

Eso sí, no han sabido explicar la razón que justificara esta última prohibición, mientras que han señalado que intentaban agotar el límite mensual en su utilización y, para ello, apuntaban los gastos "manualmente" o recurrían a su "memoria" ya que la caja no exigía ningún tipo de justificante.

Al ser preguntados por la tributación de las visas, todos han respondido que pensaban que estaba incluida en su certificado de haberes, a excepción del representante de CC.OO. Antonio Rey de Viñas, que ha precisado que pensaba que la caja lo tenía "arreglado desde el punto de vista fiscal".

En este sentido, el exdirectivo propuesto por el PP Javier de Miguel ha añadido que fue consciente de que no estaba en su certificado y entendía que la entidad "se ocupaba" de la fiscalidad.

Otro exdirectivo nombrado por el PP, Antonio Cámara, ha recordado que mostró "cierta sorpresa" cuando la caja madrileña le entregó la tarjeta y le dijo que no tenía que declarar "nada" ante Hacienda. "Me dijeron que había un acuerdo con el Banco de España y Hacienda", ha indicado, en consonancia con Angel Antonio Gómez de Pulgar, que ha citado este acuerdo con la Agencia Tributaria.

El que era presidente de la Comisión de Control y exdirector general de Economía Pablo Abejas -propuesto también por el PP- ha aseverado que simplemente fue un "beneficiario" y no "el contratante" de las tarjetas, las cuales "tenían todas las bendiciones". "Confiábamos en que todo era legal", ha apuntado antes de explicar que el órgano al que pertenecía era "un back office con cierto sentido forensic".

La salida de Araujo de la Audiencia ha sido accidentada, ya que se ha marchado caminando y ha sido increpado por un grupo de personas que protestan en el exterior del tribunal por el fraude de las preferentes.

Spottorno y Corsini declaran al final de la semana

Entre este lunes y el próximo viernes está prevista que comparezcan, entre otros, el exjefe de la Casa del Rey Rafael Spottorno -que gastó 223.900 euros con su visa opaca- y el expresidente de Renfe Miguel Corsini (con gastos por 46.700 euros).

El próximo jueves será el turno de Cándido Cerón, Fernando Serrano Antón, Darío Fernández Yruegas, José María Buenventura, Beltrán Gutiérrez Moliner, Juan Emilio Iranzo, Miguel Corsini y Manuel José Rodríguez Gonzalez (todos propuestos del PP), José Acosta Cubero y Santiago Javier Sánchez Carlos (PSOE), Miguel Angel Abejón y Eduardo Torres Posada (UGT) y Alejandro Couceiro (de la patronal madrileña CEIM).

El viernes tendrán que declarar otros 13 imputados: Rafael Spottorno y Jorge Rábago (nombrados por el PP); Gabriel María Moreno Flores (de CC.OO.); los exconsejeros ejecutivos de Caja Madrid Luis Enrique Gabarda, Carlos María Martínez, Mariano Pérez Claver y Ramón Ferraz Ricarte; Ricardo Morado, exdirector de Organización de la entidad; Matías Amat, director general de Negocio; Juan Manuel Astorqui, exdirector de Comunicación; Carmen Contreras Gómez, exdirectora de Obra Social; Carlos Vela García, exresponsable de Crédito a Empresas, y Ramón Martínez Vilches, de Dirección de Riesgos.

Noticias

anterior siguiente