Enlaces accesibilidad

Los Oscar 2015

Los Oscar de la reivindicación

Por

La actriz Patricia Arquette, en un momento de su discurso tras ganar el Oscar a mejor actriz secundaria.

La 87 edición de los Premios Oscar, además de ser la del triunfo del cine independiente, ha sido la de los discursos reivindicativos, ambas cuestiones poco habituales en la Academia de Hollywood. Desde la reclamación de la igualdad de derechos para las mujeres de Patricia Arquette a la reivindicación de los derechos de los afroamericanos y los de los latinoamericanos. Y hasta Edward Snowden se coló en la ceremonia al ganar el Oscar a mejor largometraje documental Citizenfour, sobre el exagente de la CIA que se esconde en Rusia y está reclamado judicialmente por Estados Unidos.

"A todas las mujeres que han dado a luz y pagan sus impuestos, ha llegado el momento de tener el mismo salario y los mismos derechos para las mujeres en Estados Unidos", ha afirmado Arquette para concluir su discurso como ganadora del Oscar a mejor actriz de reparto por Boyhood.

Sus palabras han sido ovacionadas por los asistentes a la gala y vitoreadas efusivamente por sus compañeras Meryl Streep y Jennifer López, que prácticamente han saltado de sus butacas.

Posteriormente, en la sala de prensa, Arquette se ha reafirmado en sus palabras: "Es inexcusable que vayamos por el mundo hablando de igualdad de la mujer en otros países y no tengamos los mismos derechos en Estados Unidos". Ha denunciado a los periodistas que existe una "sensación" de igualdad superficial y achaca el problema a que la Constitución del país no fue escrita pensando en la igualdad de derechos de la mujer, por lo que cree necesario enmedarla.

En nombre de Martin Luther King

Con el Oscar a mejor canción original para "Glory", el tema principal de Selma, el biopic sobre Martin Luther King, llegó el momento de la reivindicación de los derechos de los afroamericanos. El rapero Common y el cantante John Legend denunciaban la situación de la comunidad negra en Estados Unidos: "Hay más hombres negros en prisión ahora que como esclavos en 1850", ha afirmado Legend.

Por su parte, Common destacó que el "espíritu" de la lucha de Martin Luther King "trasciende la raza y la orientación sexual" y quiso rendir homenaje a "los que marcharon por la libertad de expresión en Francia y Hong Kong".

Previamente, el presentador de la gala, Neil Patrick Harris, ya había lanzado alguna pulla respecto a la falta de reconocimiento de la Academia de Hollywood a los actores y cineastas afroamericanos este año, como cuando bromeó con el hecho de que el británico David Oyelowo no había sido nominado por su papel de Martin Luther King: "Ah, ¿ahora sí les gusta?", espetó al auditorio cuando comenzó a aplaudir a Oyelowo cuando se paró a conversar con él.

Los derechos de los mexicanos

El último discurso tampoco fue desaprovechado para la reivindicación. En este caso fue el cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu, que primero bromeó con el hecho de que algo debía estar fallando en la Academia para que dos mexicanos hubiesen ganado el Oscar a mejor director de modo consecutivo.

Iñárritu ha dedicado su discurso a sus compatriotas mexicanos, y a los que residen allí les ha dicho que reza "para que podamos construir un Gobierno que esté a la altura". Acto seguido ha añadido: "Y a quienes vienen aquí -en alusión a EE.UU.-, ojalá sean tratados con la misma dignidad y respeto que aquellos que construyeron esta increíble nación de inmigrantes".

Acto seguido, el presidente mexicano, Peña Nieto, ha escrito en su Twitter: "Mexicanos talentosos haciendo historia gracias a una vida de esfuerzo y dedicación. ¡Felicidades! Porque su trabajo los siga llevando lejos".

Noticias

anterior siguiente