Enlaces accesibilidad

'Whiplash', la baqueta metálica

  • Está nominada a cinco Oscars, incluído el de Mejor Película
  • El actor J.K. Simmons ha conseguido el Globo de Oro al Mejor Secundario

Por
RTVE.es os ofrece una secuencia de 'Whiplash', en primicia

5 NOMINACIONES

Mejor película
Mejor guion original: Damien Chazelle
Mejor actor secundario: J. K. Simmons
Mejor montaje: Tom Cross
Mejor mezcla de sonido: Craig Mann, Ben Wilkins y Thomas Curley 

Todos los años hay una película independiente que, gracias a su calidad, se cuela entre las grandes favoritas a galardones como los Globos de Oro y los Oscar. Y este año ese honor le corresponde a Whiplash, dirigida por Damien Chazelle. Una cinta que ya ha conseguido premios tan importantes como el Globo de Oro al Mejor actor de reparto (J.K. Simmons), los premios a Mejor película y del público en el Festival de Sundance... y que tiene cinco nominaciones a los Bafta, más las que podría sumar en los oscar, esta misma semana. Y es que nos hallamos ante una película que tiene tanto de cine como de música. Un auténtico thriller musical nominado a cinco Oscars.

Su joven director, Damien Chazelle, quiso ser músico de Jazz y cuando no lo consiguió dirigió sus esfuerzos al cine, pero casi siempre relacionado con la música, como el guion para la película Grand Piano (Eugenio Mira, 2013) que era casi una partitura en imágenes. Y aquí construye la historia de un joven que quiere ser bateria de jazz, aunque para ello deba sacrificar todo lo demas, y su relación con un profesor tan exigente como un sargento de los marines.

El guión no tiene demasiada importancia (no nos hace falta) y quizá lo único que pueda criticársele es que los personajes sean un poco cliches que ya hemos visto en otras peliculas. El ejemplo más claro es el del profesor, que nos recuerda a militares como el Sargento Hartman de La Chaqueta Metálica (Kubrik) o El Sargento de Hierro de la película de Clint Eastwood. Pero Simmmons está tan bien en su papel que nos mantiene pegados al asiento. Y también tiene frases míticas para desmoralizar a sus pupilos. Lo que pasa es que Andrew (el alumno protagonista) no es el recluta patoso, precisamente.

El film también analiza el problema de convertir una afición en una profesión. ¿Cuando dejamos de disfrutar de lo que nos gusta para convertirlo en una obsesión? ¿Merece la pena?... No lo sabemos, pero el profesor de la película está dispuesto a que sus alumnos crucen cualquier límite por la música, aunque en el proceso pierdan su amor por ella.

La historia

Cuando comienza la película uno piensa que nos vamos a encontrar una nueva versión de Fama, pero esa ilusión se desvanece en cuanto el profesor enseña los dientes. Por cierto, que el director asegura que ese personaje se basa en uno de sus maestros de cuando estuvo en la banda del instituto.

La historia nos presenta a Andrew Neiman (Miles Teller) un joven estudiante de bateria que reside en uno de los conservatorios más prestigiosos de Nueva York, con la esperanza de que un día se fije en él el legendario profesor Terence Fletcher (J.K.Simmons). Cuando esto sucede, Andrew intenta compaginar su vida con la música, pero al final renuncia a todo (incluso al amor) por seguir al profesor, al que idolatra. Un profesor que le empuja hasta el límite de sus ánimos y sus fuerzas, que no sabemos siquiere motivarlo para que triunfe o para que lo deje definitivamente.

Volvemos a destacar la interpretación de J.K. Simmons, al que muchos recordaréis por su papel de J.J. Jameson en la trilogía de Spiderman de Sam Raimi, que nos ofrece otra magistral interpretación de un personaje que parece un villano peor que no es consciente de serlo. El joven M illes Teller también está muy bien y se crece cuando le toca enfrentarse dialécticamente a su profesor en un interesante duelo interpretativo. Pero Simmons tiene el papel del villano y eso siempre luce más.

New York, New York

Otro de los protagonistas es la ciudad de Nueva York, el lugar mágico donde supuestamente uno puede conseguir todos sus sueños, pero que para la mayoría se convertirán en pesadillas. Donde hay una competitividad voraz y son muy pocos los que logran triunfar, y muchos los que terminan devorados. Una visión muy diferente a la que nos suele ofrecer Hollywood sobre la supuesta ciudad de las oportunidades. Eso sí, no busquéis grandes vistas panorámicas de la ciudad porque el director se aleja de la postal.

Resumiendo, una película en la que destacan las interpretaciones de los dos protagonistas (sobre todo la de J.K. Simmons), la dirección, su excelente banda sonora y su montaje visual y musical. Una sinfonía artistica e interpretativa que se nos pasa en un suspiro y nos deja con ganas de un bis.

Noticias

anterior siguiente