Enlaces accesibilidad

La ONU detecta un número récord de personas que intentan huir de sus países por mar

  • 348.000 personas lo intentaron en 2014
  • El Mediterráneo registra la mayor cifra de muertos
  • La mitad de los refugiados son sirios o eritreos

Por
Refugiados sirios desmantelan sus tiendas en el campo de Al Rafid, en Líbano
Refugiados sirios desmantelan sus tiendas en el campo de Al Rafid, en Líbano REUTERS REUTERS/Shawky Haj

La cifra de personas que abandonaron su país por mar en busca de refugio o de una vida mejor aumentó de nuevo en 2014.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) cifra en 348.000 las personas que se han echado al mar en lo que va de año en todo el mundo. De ellas, 4.272 murieron en el intento.

El Mediterráneo concentra el mayor número de migrantes (207.000) y también de muertes (3.419), mientras que la mayor proporción de este flujo humano la constituyen, por primera vez, sirios y eritreos.

La ruta del Mediterráneo, la más transitada

La cifra de personas que intentaron cruzar el Mediterráneo supone el triple del récord alcanzado en 2011, cuando 70.000 personas partieron de las costas del norte de África por la guerra de Libia.

En Europa, el conflicto de Ucrania, la inestabilidad en Libia y las guerras de Siria e Irak son algunos de los principales factores productores de refugiados.

Este mismo miércoles, un barco oceanográfico español ha rescatado a 194 refugiados sirios que viajaban a bordo de un barco.

Sin embargo, el Mediterráneo no es la única ruta. Más de 82.000 personas han cruzado el Golfo de Aden y el Mar Rojo, desde la región del Cuerno de África (Eritrea y Somalia) una de las más pobres del mundo, hacia los ricos países del Golfo Pérsico.

En el sureste asiático, se estima que 54.000 personas han huido por mar, en su mayoría desde Bangladesh o Myanmar (Birmania) en dirección a Tailandia o Malasia. Muchos de ellso pertenecen a la minoría rohingya, mayoritariamente musulmana y no reconocidos por ningún país.

En el Caribe, fueron casi 5.000 personas las que buscaron asilo o emigraron por razones económicas.

ACNUR ha recordado también que muchas de estas personas caen en las redes de las mafias de tráfico de personas, y sufren todo tipo de abusos.

ACNUR denuncia las políticas de los estados receptores

ACNUR ha hecho públicas estas cifras en el primer día de una reunión internacional convocada en Ginebra para tratar sobre la manera en que los países deberían responder a estos flujos.

El alto comisionado para los refugiados, el portugués Antonio Guterres, ha lamentado que la respuesta de los países receptores sea "mantener afuera a los extranjeros, en lugar de apoyar el asilo". "Esto es un error y la mala reacción en una era en la cual un número récord de personas están huyendo de guerras", ha asegurado.

Las vidas humanas no se pueden convertir en daño colateral

"La seguridad y la gestión de la inmigración son preocupaciones para todos los países, pero las políticas deben estar diseñadas de manera que las vidas humanas no se conviertan en un daño colateral", ha añadido.

El alto comisionado ha pedido que se aborden las causas profundas de esta situación y que los países receptores distingan entre los inmigrantes por razones económicas y los potenciales solicitantes de asilo. El Gobierno español, sin embargo, ha insistido este mismo miércoles en que no suprimirá las llamadas "devoluciones en caliente" en la frontera de Ceuta y Melilla, que violan el derecho de asilo según han denunciado organizaciones no gubernamentales como CEAR e incluso la Comisión Europea.

Noticias

anterior siguiente