Anterior Al menos dos muertos en un terremoto de magnitud 4 en la isla italiana de Ischia Siguiente La Audiencia Nacional interroga a los cuatro detenidos por el doble atentado en Cataluña Arriba Ir arriba
David Cameron anuncia sus propuestas para reducir la inmigración en el Reino Unido

Cameron amenaza con dejar la UE si no se imponen restricciones a los inmigrantes

  • Anuncia su plan para frenar la entrada de inmigrantes en el Reino Unido

  • Entre sus líneas, limitar los beneficios sociales a los inmigrantes

  • Las considera un "requisito absoluto" en las negociaciones con Europa

  • La Comisión Europea ha señalado que analizará "con calma y prudencia" el plan

|

El primer ministro británico, David Cameron, ha señalado este viernes que su plan para frenar la entrada de inmigrantes de la Unión Europea en el Reino Unido exigiría cambios en los tratados de la UE, un "requisito absoluto" en las negociaciones que busca mantener con sus socios europeos , antes de convocar el referéndum sobre Europa en 2017. El primer ministro británico, David Cameron, propuesto dar a los ciudadanos procedentes de la UE un plazo de seis meses para encontrar trabajo y limitarles el acceso a beneficios estatales como manera de controlar la inmigración. Estas medidas se darían siempre que gane los comicios del próximo mayo en el Reino Unido.

"No hay duda de que el plan general requerirá algunas modificaciones de los tratados y confío en nuestra capacidad para negociar", ha señalado a la prensa en la presentación de sus medidas.

En un discurso pronunciado en Straffordshire, en el centro de Inglaterra, Cameron ha desvelado las líneas generales de su plan para reducir el ingreso de comunitarios, que formarán parte de sus negociaciones de reforma de la Unión Europea (UE) antes del prometido referéndum sobre la permanencia o salida del bloque.

Control del número de extranjeros que entran

Cuando faltan menos de seis meses para las elecciones generales británicas, el jefe del Gobierno ha señalado que no está en contra de la inmigración, pero sí a favor de un control sobre el número de extranjeros que entran en el Reino Unido para buscar trabajo.

Entre otras cosas, el primer ministro quiere hacer más difícil que los inmigrantes comunitarios traigan familiares, mientras que se impedirá volver a entrar a los ciudadanos que han cometido algún tipo de fraude en el Reino Unido. "La gente quiere que el Gobierno controle el número de personas que vienen aquí y las circunstancias en que lo hacen", ha añadido. El jefe del Gobierno ha admitido que se trata de unas reformas "radicales", pero "razonables" y "justas".

El primer ministro ha pronunciado este discurso en momentos en que ha avanzado en las urnas el antieuropeo y antiinmigración Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) de Nigel Farage.

Según sus planes, si es elegido para un segundo mandato en mayo de 2015, un Gobierno conservador dará un plazo de seis meses a los inmigrantes comunitarios para encontrar empleo, de lo contrario deberán abandonar el país, mientras que sólo podrán acceder a algunos subsidios sociales, como las ayudas de vivienda, después de haber residido en el Reino Unido durante cuatro años.

Las principales propuestas de su discurso

Las medidas ya fueron avanzadas en marzo del año pasado. Sus líneas principales, que dependen de si es o no elegido, son:

  • Los inmigrantes de la UE deberán vivir un plazo mínimo de cuatro años antes de poder beneficiarse de las ayudas estatales
  • Reducir la cantidad de inmigrantes comunitarios que solicitan los subsidios que se conceden por cada hijo, sobre todo cuando los menores ni siquiera residen en este país
  • Plantear la salida de inmigrantes del Reino Unido si no han encontrado trabajo al cabo de seis meses
  • Restringir el número de miembros familiares que los inmigrantes pueden traer cuando se establecen en este país
  • Acelerar el proceso de deportación de personas condenadas por delitos
  • Extender el periodo de expulsión de este país para los deportados por delitos relacionados con la mendicidad y el fraude
  • Prohibir la entrada de inmigrantes de países recién adheridos a la UE hasta que sus economías se equiparen con las del resto de socios comunitarios
  • Reforzar la vigilancia para evitar los matrimonios de conveniencia
  • Exigir a los comunitarios que emigren a este país que lo hagan cuando tengan antes una oferta de empleo
  • Obligar a los caseros que verifiquen el estatus de inmigración de sus inquilinos

La Comisión Europea ya ha señalado que analizará "con calma y prudencia" el plan anunciado este viernes por Cameron. El diálogo "comienza hoy" para "acercar opiniones sin dramatización excesiva", ha señalado la portavoz, Margaritis Schinias, durante una rueda de prensa.

La Comisión tiene la intención de "ver lo que podemos hacer sin cerrar la puerta", ha agregado. "Se trata de las ideas británicas y son parte del debate, deben ser examinadas sin dramas y discutidos con la calma y la prudencia", ha añadido Schinias.

Un aumento de la inmigración

Cameron ha hecho esta intervención después de que la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) revelase este jueves un aumento de la inmigración. El Reino Unido ha recibido a unos 583.000 inmigrantes en el año hasta el pasado junio, frente a los 502.000 registrados en ese mismo periodo del año anterior, según la ONS.

Según la ONS, el aumento de la inmigración ha estado propiciado, entre otros factores, por la llegada al Reino Unido de 45.000 personas procedentes de la Unión Europea (UE), mientras que 30.000 lo hicieron desde fuera de las fronteras comunitarias. Asimismo, la inmigración neta a este país -la diferencia entre los ciudadanos que llegan y los que se marchan- fue de 260.000 personas entre los meses de junio de 2013 y de 2014, frente a los 182.000 computados en ese mismo periodo del año anterior.

El líder de la oposición laborista, Ed Miliband, ha acusado al primer ministro de "no tener credibilidad" en materia de inmigración y de haber "roto" las promesas de recortar el número de extranjeros. Por su parte, el líder del antieuropeo UKIP Farage ha señalado que Cameron debería pedir disculpas por no cumplir sus promesas electorales, pues en 2010 había dicho que la inmigración neta caería por debajo de las 100.000 personas.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente