Anterior Los sin techo alojados en centros crecen un 20% en dos años hasta 16.437 Siguiente Los Mossos acuden a las escuelas que acogerán urnas para identificar a sus responsables Arriba Ir arriba
 Ilustración de cómo funcionaría el micro-robot que nada en fluidos.
Ilustración de cómo funcionaría el micro-robot que nada en fluidos. IEEE Spectrum

Un micro-robot capaz de nadar en fluidos humanos

  • Fabricado con impresoras 3D, se mueve mecánicamente como una almeja

  • Obtiene la energía del exterior, mediante campos magnéticos

  • Puede 'navegar' nadando a través de diversos fluidos del cuerpo humano

|

Unos investigadores del Instituto Max Planck de Sistemas Inteligentes de Stuttgart (Alemania) están trabajando en la creación de un pequeño micro-robot capaz de nadar en el interior del cuerpo humano, toda una proeza a pequeña escala, según han publicado en la revista Nature.

Apodado micro-scallop (algo así como 'micro-almeja') su particularidad es que puede moverse agitando dos 'aletas mecánicas', obteniendo así cierta autonomía. Sus aplicaciones son principalmente médicas, pues es tan pequeño que puede nadar dentro de los fluidos humanos.

En sus explicaciones, los investigadores describen los materiales y cómo funciona el micro-robot: la complicación y a la vez la clave del invento es que la resistencia de ciertos fluidos varía según la velocidad a la que se mueven los objetos a través suyo, algo que conocen bien los ingenieros que fabrican aviones, barcos y submarinos.

En el caso del cuerpo humano, no es lo mismo moverse a través de agua que a través de la sangre, cuya viscosidad y dinámica son diferentes. Todo esto son complicaciones a la hora de ajustar la velocidad a la que mueve sus aletas el micro-robot.

Fabricación y funcionamiento del micro-robot

En la fabricación del pequeño ingenio se utiliza una impresora 3D industrial y otras técnicas para refinar los detalles. 

Una vez situados en el lugar donde han que actuara (el torrente sanguíneo, el globo ocular, etcétera), la energía la obtiene desde el exterior mediante unos imanes e inducción magnética.

Pero esta técnica magnética no 'arrastra' al micro-robot de un lugar a otro, como sucede en otros inventos similares que aprovechan ese efecto para dirigir los pequeños aparatos, simplemente proporciona la energía necesaria para el 'aleteo'.

Conseguir la autonomía en el movimiento es el primero paso de cara a que los micro-robots con aplicaciones médicas puedan realizar tareas más complejas tales como reparar células, tejidos o llegar a lugares de otra forma imposibles dentro del cuerpo humano.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente